¿Qué edad tiene la tierra en los días

Dijo el experto en árboles, Douglass, en el Tree Ring Bulletin, que la evidencia en este árbol “suministró un cálculo de la edad del árbol de 3.500 años.” Pero agregó, “con 500 años de más o de menos.”—Julio de 1946, página 5; la letra cursiva la hemos puesto nosotros. Edad de la Tierra. Edad de la Tierra: ¿Por qué es importante? La 'Edad de la Tierra' es una búsqueda popular en el Internet en estos días. ¿Por qué? Porque es un asunto crucial, y el mundo entero está dividido en esto. Su respuesta a esta búsqueda de cuatro palabras reflejará su entera opinión del mundo. Los científicos abordan esta pregunta —sobre cómo podemos determinar la edad de las rocas en la Tierra— desde dos puntos de vista principales: la edad relativa y la edad absoluta. Una analogía de la edad relativa sería decir que tu hermana es más joven que tú. La edad absoluta, por otro lado sería decir que tú tienes 32 años y tu ... Calcula tu edad en años, meses, días, horas y minutos. La calculadora ¿Qué edad tengo? te ayuda a encontrar los días, meses y años que han pasado desde que naciste. En otras palabras, podrás calcular cuánto tiempo has vivido en nuestra madre tierra. También puedes calcular cuántos días quedan para tu próximo cumpleaños. Los restos fósiles del río Omo. En Etiopía (África Oriental), tienen cerca de 4 millones de años. Hasta nuevos descubrimientos sería el homínido más remoto de la Tierra y el único resto fósil proveniente de los finales de la Era Terciaria (Plioceno). Las pisadas de Laetoli La Luna se separa de la Tierra a una velocidad de 3,5 cm/año. En el futuro, los eclipses totales ya no tendrán lugar, ya que al alejarse la Luna, no tapará totalmente al Sol. Hace 2.000 años, los días eran ligeramente más cortos que en la actualidad, debido a que la Luna estaba más cerca de la Tierra. La edad de la tierra ha sido un tema de debate entre los cristianos en los últimos dos siglos. Varios ministerios cristianos promover la idea de que la tierra es menos de 10.000 años de antigüedad, que dicen que viene de la Biblia. En realidad, la Biblia no hace ninguna afirmación en cuanto a la edad de la Tierra, aunque no establece una edad mínima. El Sol, la Luna y las estrellas ya existían; formaban parte de “los cielos” creados “en el principio” (Génesis 1:1).Pero parece que su luz no llegaba a la superficie de la Tierra, porque había una atmósfera muy densa (Génesis 1:2).Aunque desde el primer día se podía ver una luz tenue, no se podía distinguir con claridad de dónde venía. La edad de la tierra no es 'clara' en las Escrituras. Tampoco es 'primordial', en el sentido de que la visión que uno tiene de la edad de la tierra no tiene implicaciones necesarias para la visión que uno tiene del pecado, la salvación, la moralidad, el cielo o el infierno. Curiosamente, los días de la Tierra solían ser más cortos que eso, pero desde que tiene océanos líquidos y una luna, su rotación se ha ido lentificando debido a la fricción de la marea.

Es este el mundo que deseamos?

2020.09.08 13:57 enricgine Es este el mundo que deseamos?

https://enricgine.cat/es/2020/08/25/es-este-el-mundo-el-que-deseamos/
Es este el mundo que deseamos?
1) Historia de la Humanidad
Vamos primeramente a hacer un análisis profundo del mundo en el que vivimos para poder responder con esta pregunta!
 Dónde está ahora nuestra civilización? si es que podemos decir civilización ! Pues ahora estamos en el mismo lugar que hace exactamente igual que hace 5000, 4000, 3000, o 2000 años, en los tiempos de los romanos, la persona como persona, no ha cambiado nada, cuando nos referimos conductualmente, estamos estancados, pero tecnológicamente, aquí sí que habido un desarrollo importante, pero estas dos curvas no han sido paralelas, la conductibilidad de la persona no ido paralela con la tecnológica, y esto ha hecho un desfase en la civilización. Podemos ver que aquí, que en nuestro Planeta, viviendo con un medio ambiente entre Plantas y la Naturaleza, como el Mar, Océanos, Ríos, Montañas, Bosques, y además de los Animales entre ellos el Hombre, que son y somos depredadores, además de que el Hombre que ha sido y es un Animal que además de ser depredador, vive aislado en su mundo y no le importa el bienestar de los otros Animales o Vegetación, o Naturaleza, y además que no le importa el bienestar de la Vegetación, Animales, Personas y Naturaleza, además de todo esto, los explota , solamente por la mera intención de sacar provecho para él, solamente, todo lo que pueda beneficiar a él, no le importa el resultado, y así ha sido a través de la humanidad, en miles y miles de años, nada ha cambiado, la humanidad ha sido y está en estado, tanto salvaje, como siempre ha estado y sido. Para poder entender esto, tenemos que hacer un análisis del porqué, estamos donde estamos, en este estado tan salvaje, y si miramos hacia atrás, veremos que nos comportamos de igual manera que hace mucho miles de años, y mi teoría ha sido la poca inteligencia humana, o el mal uso de esta, bien ahora digo yo inteligencia, que se esta palabra, pues vamos a definirla, yo tengo que definirlo todo, todo lo que no entiendo, tengo que definirlo hasta que lo entienda, si no, no puedo continuar , Inteligencia es una palabra que se le ha dado un trato casi diríamos intelectual, y realmente esta palabra es muy primitiva, nuestro cuerpo, lo hace todo primitivamente, pero muy inteligente, si no estaríamos muertos, el corazón bate sin decir nada al igual, que cuando respiramos, crecemos, nuestro cuerpo todo lo que pasa es inteligente, si no, no podríamos vivir, al igual que a la persona, inteligencia es, un plan, una estrategia , de hacer algo, de tener un concepto de innumerables cosas de la vida, pueden ser incluso filosóficas, pero es sencillamente un plan o una estrategia, y ésta puede ser correcta o incorrecta, afortunadamente, el ambiente que nos rodea es correcta , como la Naturaleza, la Vegetación, los Animales, y el Hombre, hasta que apareció su inteligencia, y la usó contra el prójimo, pues este es su peor enemigo, ha sido y es, esta inteligencia humana, le ha servido para hacer guerras matar a miles de Personas y enriquecerse egoístamente, y quizás a un grupo de Personas que le han ayudado a hacer estos Abusos contra las mismas Personas. Allí donde la inteligencia humana ha prosperado mucho, como ya he dicho antes, es en la tecnología que ha tenido un avance espectacular en relación a la conducta. ¿Cómo podemos luchar contra otras Personas? y producir así muertos, miseria, pobreza, infelicidad, cómo podemos ser felices, cuando hay gente, en prisión o en los hospitales, gente que está enferma, gente que están desahuciados, miseria, pobreza, hambre, suicidios, guerras, Personas que pierden el trabajo, epidemias, pandemias, gente que se muere de hambre y muchas cosas más, ¿cómo se puede ser feliz así?, o estar satisfecho con este mundo o Sociedad, sabiendo todo este sufrimiento de nuestro prójimo o de nuestro medio ambiente, sin nosotros hacer nada!! ¿Es este mundo que deseamos? pues así ha vivido el Hombre, desde tiempos inmemoriales sin importarle nada el prójimo, al contrario destrozando todo, solo interesándole el bienestar de él. 
Una realidad es, El 1% más rico de la población mundial tiene más dinero que el 99% restante y además, hay 24 millones de Personas en el mundo, que se mueren de hambre cada año, y el 25% son niños, además hay 850 millones de Personas que cada día van a dormir con hambre.
 Por otro lado tenemos, en al año 2017 un gasto militar de 1.73 billón € que son 1730000000000 € como podemos permitir esta aberración, tan grande. 
También hemos tenido, guerras desde tiempos inmemorables, guerras que duraban décadas y décadas, esclavitud, los derechos no existían, tampoco hoy, por lo menos para la mayoría de humanos, finalmente podemos acordarnos, porque no esta tan lejos, los últimos tiempos de la primera guerra mundial 1914, la segunda en 1940, la española 1.936, la de Vietnam, la de los Balcanes, la del Afganistán, la del Irak, la de Libia y últimamente la de Siria.
Quisiera hacer una observación, de lo que yo entiendo la persona como humana, ¿qué relación tiene con el medio que le rodea? Pues mucha, todo está relacionado, todo tiene un equilibrio y una lógica,
 2) Abuso 
Si miramos hoy dentro de nuestra sociedad y miramos como está construida, veremos, que hay unas leyes que son las que rigen y han regido desde tiempos inmemoriales, estas leyes están en forma jerarquía, como la que conocemos hoy, de arriba abajo, hasta las podríamos considerar como militares, porque todo está construido, de esta forma que el que está arriba de cada eslabón, tiene una influencia, con el de abajo y que puede ser muy importante según las circunstancias de esta jerarquía, por ejemplo una fábrica está construida, por un director, jefes de secciones, capataces, etc.. etc… Todos tienen una influencia, sobre sus subordinados, en todos los lugares de la sociedad existen estas leyes, Industria, Agricultura, etc…pero también existen fuera de los sitios de trabajo, existen en todos sitios, así está implementado y siempre ha estado en nuestra sociedad, y es el eslabón más importante de nuestra Sociedad donde ocurren todos los Abusos.
Cuando queremos que alguien haga lo que nosotros queremos, y esto solo puede pasar a menudo, si tenemos una posición privilegiada en la sociedad, como por ejemplo ser más listo que el otro, o talvez como ya dije antes, un eslabón privilegiado en la sociedad, hay miles de eslabones privilegiados en la sociedad, que son estos los responsables del Abuso feroz, y salvaje, que sufrimos todos, es este el motivo de que nuestra sociedad, está estancada desde hace miles de años.
 Tenemos que analizar minuciosamente la Palabra Abusar, pues es la principal palabra que nos ha paralizado conductualmente a través de estos miles de años hasta la actualidad. Si analizamos la palabra Discriminar, veremos que en el diccionario de la lengua Española, “Ver la diferencia entre dos cosas ”, esto es Discriminar, y nada más, esto es algo que afortunadamente hacemos cada día, todo es diferente, una casa un árbol una piedra, y “Discriminar es ver la diferencia”, ahora bien hay la palabra “Discriminación” que dice en el diccionario de la lengua española que es «Discriminación es el trato diferente y perjudicial que se da a una persona por motivos de raza, sexo, ideas políticas, religión », ya hemos dicho que discriminar es ver la diferencia entre dos cosas, y lo es también la Discriminación, lo que pasa con la discriminación es que cuando ves la diferencia, y tratas diferente a una persona por motivos de raza, sexo, ideas políticas, religión, es otra cosa, pero antes de La Discriminación, tendrás que Discriminar si es blanco negro amarillo u otro color, y después Discriminarás si hay o tienes ocasión de hacerlo. Hay muchos sinónimos de la palabra “Abuso”, muchos, por ejemplo, Discriminación, Esclavitud, etc. que es el carecer de Llibertat por estar bajo el dominio de otra persona, y esto es simplemente Abuso, ahora dejare una lista de 12 que lo le llamo Características, donde suele ocurrir el Abuso, 
Las Personas no son solamente Discriminadas o Abusadas por el color de la piel, sino por la condición de que se encuentren, en la sociedad, si es negro, o blanco, si este se deja lo hará, sea negro o blanco o amarillo, esto no es importante, pero imagínate si fuera el expresidente Obama, entonces puede ser él, el que tiene que ir con cuidado, si es blanco y se deja se trata de que si la persona no es muy lista, también se podrá Abusar o Discriminar tanto si es negro blanco, si es un político listo y que usa todas sus posibilidades para que una persona lista, a lo menos más lista que al que se dirige, o si su posición en la sociedad o en trabajo es más buena, o él está por sobre del que está más abajo que él, esta posición jerárquica de la que hablábamos antes, hará que esta persona al estar en un grado superior en la Sociedad, del que esta abajo, le dé una superioridad que hará que esta persona pueda siempre pueda sacar un beneficio, de él que esta abajo, porque él lo puede hacerlo, y esto es Abusar,
 ¿Qué características son las más destacables para que estos Abusos o discriminaciones ocurran? Pues hay muchas, hoy nuestras sociedades son muy diferentes, pues tenemos desde sociedades muy pobres a sociedades muy ricas, bien, económicamente hablando! pero el Quit de la cuestión es el mismo, para pobres y ricos, lo que se trata es el Abuso de una persona hacia otra, y claro que también la Discriminación clásica que todos nosotros conocemos también lo es, la Discriminación está protegida por la ley pero el Abuso no!! Las Características de grupos más habituales donde se acostumbran a infringir estos Abusos son 12: 
1) Razas
2) Sexo o género
3) Ideas políticas
4) Religiones
5) Culturas
6) Refugiados
7) Inmigrados
8) Jerarquía social
9) Grado de educación, enseñanza o analfabetismo, formación escolar, o universitaria
10) Listo astuto, listo, inteligente, ingenioso, hábil
11) Belleza, Guapo,
12) Edad
La 1) Raza, aquí puede estar un poco en contradicción, porque parece que los blancos Abusan contra los negros, y también es verdad porque así suele siempre pasar, sin embargo, hay situaciones que no!! Que puede ser al revés que un Capataz sea negro, y este pueda Abusar de un blanco, solamente, si una de las 12 Características, tiene lugar, entonces es Abuso, pero hay que ir con cuidado de que esto no suceda.
La 2) Sexo Aquí tampoco hay mucho problema, también como la anterior se podría clasificar como Abuso tanto sexual como de género, el Hombre que seduce o viola, o pretende una relación sin el consentimiento de la otra persona, pero también podría ser que una mujer seduzca a un Hombre para sacarle un provecho. Entonces también es Abuso
La 3) Ideas Políticas, también como anterior un clásico
La 4) Religión, también como la anterior un clásico
La 5) Cultural, Bien, aquí ya se complica un poco la cosa, porque la cultura, son muchas cosas, y muy diferentes entre ellas, incluso Religión, Culturas Musulmanas, Culturas Ortodoxas, Cristianas, Protestantes, Tibetanas, etc… pero el hilo de la cuestión no es religioso si no cultural tal que unas culturas no estén tan desarrolladas de otras o quizás más modernizadas, sobre todo culturas minoritarias que estén dentro de otras culturas, puede haber alguien que pueda sacar provecho con esta cuestión
La 6) Refugiados, este Colectivo, es muy vulnerable, de ser discriminado, pues casi siempre, no tienen ningún derecho y tienen que acogerse a lo que puedan
La 7) Inmigrados, este colectivo es también muy vulnerable, también por las circunstancias, como los Refugiados, no tiene ningún derecho.
La 8) Jerarquía Social, En todas las sociedades hay unas capas social muy bien definidas, entre ellas las económicas, que están también muy relacionadas con las culturales, éstas también tienen un peso muy importante, a la hora de posicionarse a un Abuso, las jerarquías sociales son muy extensas, por ejemplo, los puestos de trabajos, de hoy, están formados por una jerarquía que va de arriba abajo, y esto está en toda nuestra sociedad y en todas las demás sociedades, y es aquí donde se producen muchos Abusos , además hay colectivos, gitanos, etc. etc. .
La 9) Grado de educación, enseñanza o analfabetismo, formación escolar, o universitaria. Esta podría estar incluida con la 8, pero aquí está más bien definida, según una persona sea más culta, que tenga una formación escolar, casi siempre tendrá una superioridad, con una persona que no lo sea.
La 10) Listo astuto, listo, inteligente, ingenioso, hábil, Aquí también se podría confundir con la educación o formación, pero esta característica no siempre va ligada con la educación o formación educacional, una persona lista o inteligente, pueden fácilmente Abusar de una persona con una capacidad limitada.
La 11) La belleza, Esta tiene una importancia claramente muy alta, al hora de tratar una conducta que puede conllevar un Abuso.
La 12) La edad, un Hombre puede sacar un provecho, o de un niño o niña, o de una persona mayor.
3) Un eslabón del Universo
 Si nos observamos a nosotros mismos veremos lo que somos, simplemente una persona, una unidad, dentro de nuestro Universo como son las células dentro de nuestro cuerpo, si nosotros nos retro miramos hacia dentro de nuestro cuerpo veremos que está cubierto de una piel, y aquí se termina todo, pero si tomamos un microscopio, veremos que debajo de la piel, hay unas células, y después veríamos los «ADN», y si continuamos al final veríamos los Protones y Electrones, todos bailando al alrededor de ellos mismos con un equilibrio fantástico. 
Todo esto es cuando miramos hacia dentro de nosotros, pero si ahora miramos hacia fuera de nuestro cuerpo, y volvemos a hacer la misma observación, fuera de nuestro cuerpo, también con nosotros, con la persona en el centro, y mirando hacia el cielo, si es de día veremos el sol, sino es que no está nublado, si es de noche y no está nublado veremos la luna y las estrellas y quizás alguna Nebulosa, pero aquí también se acabado todo, pero si ahora en lugar de coger un microscopio cogemos un telescopio, veremos que hay más estrellas de las que nosotros podíamos ver a simple vista, veremos que la Luna, los Planetas, el Sol, y las Estrellas también todos están bailando alrededor de ellos mismos, los planetas girando alrededor del sol, como si bailaran con equilibrio, al igual que lo hacían en cuanto mirábamos hacia dentro de nuestro cuerpo, los Neutrones que giraban alrededor de los Protones .
Parece que hay un paralelismo en el interior de la persona y en el exterior, parece que hay una relación muy íntima, un equilibrio, que no podemos romperlo, quiero decir que no podemos sacar un eslabón, como por ejemplo sacar un planeta, o una estrella sin que todo vaya abajo, al igual que tú no puedes sacar un electrón o cualquier otro eslabón, sin que todo vaya abajo, esto también es válido, con la Naturaleza, todo está en equilibrio y no podemos destruir un eslabón como por ejemplo una especie tanto Vegetal como Animal, y cuando digo Animal incluyo también a la Persona, al Hombre, es como romper un eslabón, y eso no lo podemos hacer sin que nos comporte fatales consecuencias.
También esta teoría es válida, con la Humanidad, las Personas como los electrones o como los planetas estamos en pleno contacto y con equilibrio, las Personas están a nuestro lado, como la Naturaleza y tenemos que tener cuidado, de cuidarlos y cuidarnos porque no podemos prescindir de ellos, no podemos prescindir de ningún eslabón, eso lo tenemos que tener bien presente.
Hubo un Hombre que dijo, «Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos» éste era Martín Luther King.
Esto nos da una reflexión, que es, que tenemos que estar con equilibrio con nuestros compañeros de viaje que son La Naturaleza, La Vegetación, los Animales, y el Hombre, estos cuatro medios, que siempre han existido, desde hace miles de años y han estado siempre en equilibrio, hasta la aparición del Hombre inteligente, con la aparición de la inteligencia de este todos fuimos y estamos amenazado de muerte, es aquí donde tenemos que reflexionar, para nuestra supervivencia del Planeta y nuestra propia.
 Porque tenemos que contaminar, el Mar, el Océano, el Aire, los Ríos, la Tierra, porque tenemos que destrozar los Bosques, la Vegetación, porque tenemos que matar a los Animales, porque tenemos que matar a los Hombres, si nos organizamos bien y entendemos de que va la cosa, el equilibrio, ya no sería necesario este holocausto que estamos haciendo, esta destrucción, pues necesitamos todo lo que nos rodea, la Naturaleza, la Vegetación, Los Animales y el Hombre. 
Yo no soy religioso, pero hay una frase que a más de que me gusta mucho, tiene mucho sentido y sin esta frase, vamos directos al precipicio, y es «Ama a tu prójimo como a ti mismo», si así pudiera ser, iríamos más bien, seríamos más felices, sin guerras, sin militares, sin policía, en fin un buen sueño ,
¿Porque tenemos que amar a nuestro prójimo? ¿Es porque, es palabra de Dios? El motivo de amar o no, es una cuestión de supervivencia de equilibrio, es el Universo que está montado así, con equilibrio, las células de nuestro cuerpo están en contacto todas ellas mismas y todas son necesarias, en cuanto una muere otras nacen , unas y otras están siempre en equilibrio, cuando no es así, viene la muerte del sistema, por eso, tenemos que llevarnos bien, con las Personas que estamos viviendo al igual que nuestras células de nuestro cuerpo, y todo el universo se comporta así, y si así lo tenemos que hacer, no podemos ir en contra del Universo,
4) Bondad y Maldad
El estar en equilibrio con el Universo, con todo lo que nos rodea, como el Hombre, con los Animales, con la Naturaleza, el amar todo esto a esto se llama la Bondad, y si no lo hacemos se llama Maldad, y la Maldad es el Abuso que hacemos, en la Naturaleza, la Vegetación, Los Animales y el Hombre, también podemos y tenemos que decir no!! A las violaciones de las 12 Características, si!! a la Bondad, de amar a La Naturaleza, La Vegetación, Los Animales y el Hombre, porque esto es nuestra única supervivencia, si tenemos en cuenta estas cuatro primicias, y las perseveramos , y las amamos como nosotros nos queremos a nosotros mismos, el problema se habría terminado, también los Abusos, y podríamos empezar a progresar como Personas con los cuatro hermanos nuestros «La Naturaleza, La Vegetación, los Animales y el Hombre» y salir de este estado tanto salvaje que nos encontramos , si no es así, lo veo muy mal, sólo tenemos esta salida, y es una salida de supervivencia y felicidad.
Quisiera definir, que es para mí la Bondad, describiendo una experiencia que conviví cuando era yo un niño, Mi familia estaba bien posicionada en la sociedad, y era costumbre en aquel entonces, de que las personas necesitadas pedían limosnas, y venían a las puertas de las casas, mi abuela, salía muchas veces para abrir la puerta, y cuando era una persona que pedía limosna, algunas veces les daba y algunas veces no, yo un día llamaron a la puerta y fui yo que salí y vi a una señora anciana que me pedía limosna, yo, me la saque de encima y de mala manera, bien esa noche no pude dormir, y juré que no lo haría nunca más, este episodio, me ha perseguido toda la vida, no por el solo hecho, de que hice algo malo, pero la experiencia de este episodio, me persiguió toda la vida, y me obligo hacer cosas buenas, porque las malas no las podía hacer, no porque yo era bueno, sino porque si hacia una cosa mala mi cuerpo lo rechazaba, y lo pasaba mal, era mejor hacer cosas buenas y no sentirse mal, esto era egoísmo puro, pues hacer el bien para no sentirse mal !!!! No es Bondad, y ¿que esto es la Bondad o la Maldad?, este es el quit de la cuestión!! Mi conclusión es si haces la Bondad, porque por tú no puedes hacer la Maldad, esto no tiene ningún valor, como también hay muchas Personas que hacen el mal, y es imposible para ellos hacer la Bondad, bien no quiero alargar me mucho con esto porque es muy extenso, mi conclusión de la Bondad, no es esta mía, que lo tengo que hacer porque físicamente no me siento bien, si hago la Maldad.
Mi versión de Bondad o Maldad es en general, la descripción que hago a través de todo el Análisis o Razonamiento desde el principio al final, donde la Bondad no es un sentimiento, sino casi una obligación, entender nuestro universo donde nosotros vivimos, y ver la conexión íntima, entre los diferentes eslabones, incluyendo el trato que tenemos que tener con los eslabones próximos, aquí está la verdadera Bondad, hay que hacerlo, no hay aquí más alternativa, que amar, que es Bondad, ayudar, todo ello quiera o no nuestro cuerpo, solamente hay Bondad, y nada más, por eso saqué la conclusión de que la Bondad, solamente existe en cuanto no se violen las 12 Características, Hoy mismo en Brasil un Señora Cura de una Iglesia, ordeno a sus hijos para que mataran a su marido o padre de los hijos, esta señora adopto a 37 niños después que estos tuvieron una desgracia, un acto de Bondad y ordeno a sus hijos el asesinato de su padre, un acto de Maldad, La Señora Cura tiene inmunidad penal ya que ella es política y está protegida, Aquí tenéis La Bondad y La Maldad
5) Conclusión
¿Qué conclusión podemos sacar de todo este razonamiento o análisis, Es obvio, que hay algo que no nos dejó desarrollarnos como hubiéramos tenido que hacerlo, y hay un eslabón de todo este equilibrio que parece que no funciona, y este eslabón es el Hombre, este eslabón esta con discordancia consigo mismo y con todo el sistema que le rodea es el entorno donde él vive, que está en guerra consigo mismo, y también con la Naturaleza, la Vegetación , y los Animales. Es un panorama, muy triste y desolador, y lo peor de todo, es que va contra la misma humanidad, y no puede haber arreglo posible, si no se cambian estas reglas de juego, que ya he mencionado con este análisis o razonamiento, y cambiarlos ahora en la actualidad es muy difícil, porque hay que cambiar toda una mentalidad, todo un sistema de producción, distribución, enseñanza, en fin es empezar de nuevo, habiendo perdido más de 5000 años, que yo veo como imposible hacer este cambio, pero por otro lado, no hay una solución posible, no hay una alternativa, tenemos que comprender, que somos un eslabón de un sistema que está en equilibrio consigo mismo, porque su entorno así está hecho, y no es posible Abusar de los Hombres con aquellos que él es mismo convive, al igual que con La Naturaleza La Vegetación y Animales, entender esto y amarlo, y ejecutarlo, es una tarea que llevará muchos cientos, quizás miles de años, pero si el Hombre quiere subsistir, no tiene otro camino.
Veremos aún cuánta miseria el Hombre tiene que sufrir, ¿continuaremos con los 25 millones de muertos de hambre cada año?, ¿con los 850 millones de Personas que pasan hambre cada día?, y ¿con guerras cruentas? lo que el Hombre ha sufrido a través de su historia y el que sufrirá es inhumano, pero así es, y la lástima es que si hubiéramos sido capaces de haber trabajado con nuestra inteligencia para poder ayudarnos a nosotros mismos, en otro lugar estaríamos, con prosperidad y felicidad.
Bien, estamos al final del razonamiento o análisis, y la pregunta es igual que al principio, ¿Es este mundo el que deseamos???
Enric Giné
http://enricgine.cat/es
Tossa 25-08-2020
submitted by enricgine to filosofia_en_espanol [link] [comments]


2020.08.16 07:00 iria1997 EP01 Taza de café.

Los rayos del sol que penetraban por la ventana y el canto de los pajaros la despertaron de su sueño. Bostezando se levantó quedando sentada sobre su cama y arrascándose los ojos pusó los pies sobre el suelo y se inclinó para buscar sus zapatillas para andar por casa.
Domingo. Aquel día, como cualquier otro, los miembros de la academia se despertaban temprano para entrenar y estar activos durante todo el día. Al contrario que ella, una chica ordinaria y a la que su padre solo llamaba si necesitaba algo, rara vez ocurria. Mas a veces la dejaba observar a sus hermanos en sus entrenamientos y misiones. Aquello la acercaba algo a ellos pero al no ser parte de su día a día solo podía comunicarse con ellos en raras ocasiones. A veces se colaba en la habitación de Allison y discutían sobre su día, casi siempre sobre el día de la mayor ya que era más interesante. Con sus otros hermanos también se comunicaba pero de forma distinta. Klaus por ejemplo era muy juguetón y se acercaba a ella para jugar, Ben siempre merendaba con ella y con el resto era más complicado pues solo estaban interesados en mayor parte en entrenar y ser mejores. Aun así amaba a su familia, y era lo único que tenia.
Unos ruidos por el pasillo la espabilaron. Todos debian estar ya en su habitación tras el entrenamiento matutino pero alguien habia salido. Se levantó de la cama decidida a hablar con quien hubiese salido y convencerle de desayunar con ella, así que rapidamente sale de la habitación. Algo nerviosa ve a su hermano Cinco andar por el pasillo, no le dió tiempo a alcanzarlo cuando lo vio entrar a la oficina de su padre.
– ¿Qué quieres? -se escucha una voz desde dentro tras unos segundos de silencio.-
– Sabes que quiero perfectamente. ¿Por qué no me entrenas para ello? ¿Por qué no me dejas intentarlo?
Vanya sabia que no era correcto escuchar tras la puerta pero ambos sonaban muy serios y habia empezado a preocuparse. Así se quedó allí poniendo la oreja.
– Ya lo hemos discutido antes. El tiempo no es algo que se pueda controlar o usar a nuestro antojo, centrate en viajar por el espacio. Si empiezas unos centimetros y entrenas puede que lleguen a ser metros.
– No me interesa mejorar en eso, ya soy lo suficientemente bueno. ¡Quiero más! -el chico levantó el volumen de su voz.-
– ¡Cinco!
– ¡No! Padre. -cinco le interrumpe.- Creo que tiene miedo a que no lo necesite, que tiene miedo a que me vaya y ya no quiera volver aquí y puedas seguir utilizandome a mi y mis poderes.
Un golpe fue seguido por un silencio. Vanya volvió a su habitación antes de que alguien la descubriera. Parecia que nadie tenia suficiente en la academia. Ella solo pedia que la vieran. Pero el resto parecian más ambiciosos. Tenia miedo a quedarse sola allí y solo le quedara su violin.
– ¡Vanya! -una voz la sacó de sus pensamientos.- ¿Has desayunado ya? -Ben le preguntó llegando hasta ella.-
– No, y-yo.. -una mano le interrumpe. Ben la arrastraba escaleras abajo.-
– Será mejor que desayunes antes de que baje papa y te regañe por levantarte tarde.
Tarde. Tarde era las 9 de la mañana.
– ¿Klaus? ¿Qué haces?
Ambos hermanos se sentaron en la mesa, ya estaba servido su desayuno y su madre no se veia por allí.
– Nada, cosas de mayores. -respondió el chico escondiendo algo.-
– ¡Somos de la misma edad!
– Ben, Ben, Ben. -Klaus niega con la cabeza diciendo su nombre.- la edad no tiene nada que ver con esto. -señala su cabeza.-
– Pues si es por eso tú eres el menor.
Ben y la chica rieron al ver la cara de ofendido de su hermano y al fin dejó ver lo que escondia con tanto esmero.
– ¿Café? ¿Eso es de mayores? -preguntó la chica y su hermano solo asintió a lo que se acerco y le sirvió un vasos a los tres.-
– ¿Intentas malinfluenciarnos? -Ben pregunta mirando dudosamente su vaso.-
– Venga, hermanos. Podemos sellar nuestro amor con un sorbo. -Klaus levanta su vaso y lo lleva al centro, a lo que ellos le imitan y chocan sus vasos antes de beber.-
1, 2, 3.
– ¡Arg! -todos gritan a la vez por el sabor tan escandaloso que sumergia en sus paladares.-
– Dios, Klaus. Esto es asqueroso. -Ben se levanta huyendo de la cocina.-
– ¿Qué es este escandalo? -un nuevo hermano entra a la cocina.-
– Cinco. ¿Qué crees? Nada. -Klaus responde huyendo también.-
Un silencio carcome la cocina. Cinco se sienta frente a ella mirándola intensamente. Vanya no soportaba su mirada. Era tan... penetrante.
– ¿Café? ¿Por eso estáis así?
El chico descubrió todo al ver las tazas en la mesa. Aquellos dos la habian abandonado.
– S-si. Nos ha espantado a todos. -sonrie levemente.-
Cinco levanta la taza mirándola, se la llevó hasta la nariz oliendo y finalmente se llevo la taza a los labios saboreando el liquido.
– Hmmm. -cinco cierra sus ojos.- no está mal. -dice tras unos segundos y con una sonrisa.-
¿Cinco sonriendo? En su vida habia visto tal cosa y menos viniendo de él. El silencio entre ambos era bienvenido, Vanya con Cinco se sentía comoda. Pero hoy estaba deseosa de preguntarle sobre la discusión con su padre.
– Cinco. -le llamó haciéndole levantar la mirada hacia ella.- hoy... tú y papa habeis discutido.
– ¿Cómo lo sabes? ¿Nos estabas espiando? -su voz estaba calmada pero su rostro se tensó.-
– No, no. Y-yo iba a hablarte pero entraste allí y os escuche.
– Vamos que si. Número siete no puedes ir escuchando conversaciones ajenas. -se levanta con la intención de salir de la cocina.-
– No, Cinco. -le sigue levantándose detrás de él.- Yo no queria. Solo estaba preocupada por ti.
– Pues preocupate más de ti misma y no te metas más en los asuntos de los demás. Y menos si son asuntos de la academia.
Aquello le dolió. Sabia que no era una de ellos pero no le gustaba escucharlo de sus hermanos. La dejó en blanco y Cinco ya se habia marchado cuando volvió en sí.
∞∞∞. ∞∞∞. ∞∞∞. ∞∞∞. ∞∞∞. ∞∞∞. ∞∞∞. ∞∞∞.
La tarde se estaba yendo trayendo con sí la tranquilidad de la noche y la luz de la luna. Vanya estaba ida jugando con la funda de su violin. Sentada sobre su cama no se dio cuenta cuando Allison habia entrado a su habitación.
– Tierra llamando a Vanya. -la chica puso la mano delante de su cara moviéndola.- ¿Estás bien?
Allison se sienta a su lado sobre la cama moviendo los pies de delante a atras.
– Yo le he hecho daño a alguien, creo. Y me siento mal.
– ¿Y por qué no te disculpas? Si te importa tanto seguro que las palabras salen solas.
– No se. -baja la mirada.- no estoy segura.
– ¡Ya está! Puedes llevarle algo de regalo.
¿Algo de regalo? ¿Qué le gustaba a Cinco? Tenia que hacerle sentir bien. ¡Un cafe! Con solo darle un sorbo habia sonreido tontamente. Pero, ¿cómo iba a conseguir café a las 10 de la noche? Una idea se le vino a la mente, era arriesgado pero no quedaba de otra.
∞∞∞. ∞∞∞. ∞∞∞. ∞∞∞. ∞∞∞. ∞∞∞. ∞∞∞. ∞∞∞.
Se encontraba delante de la puerta de la habitación de Cinco, con café en mano y con nervios para morirse. Iba a tocar pero la puerta se abrió antes.
– ¿Vanya? ¿Qué haces ahí?
– Solo... queria disculparme. No ha estado bien que os escuchara y... he traido café. -lo lleva hacia adelante nerviosa y temerosa del rechazo.-
Se quedaron mirándose unos segundos cuando Cinco se hizo a un lado dejándola entrar a su habitación.
– Perdón. -baja la mirada jugando con las puntas de su cabello. No queria mirarlo.-
– Vanya. -su nombre sale en un susurro y eso la hace sonrojar.- está bien. Creo que soy yo quien debo disculparme.
– ¿Tú? -sube la mirada y siente las manos de Cinco contra las suyas. Fueron unos segundos en los que él tomada la taza de café pero fue suficiente para que su corazón se alocara.-
– Si. -antes de explicarse toma un sorbo y lo escupe poniendo una cara estraña. Sin remedio empieza a toser sin parar.-
– ¿Cinco? -pregunta preocupada. Se acerca agarrándole la mano.- ¿estás bien?
– No, ¿quién ha hecho eso?
Vanya aparta la mirada avergonzada. Era su primera vez haciéndolo pero habia seguido todos los pasos que ponia en el paquete.
– Emm, yo. -dijo en voz baja y sintió un apretón en su mano seguido de una risa.-
¿Cinco riéndose? Si que era raro ese día.
– ¿Y qué querias? ¿Matarme? -soltó aquellas preguntas aun riéndose.-
Vanya no sabia que hacer de lo avergonzada que estaba. Cinco la arrastra por su mano sentándola en su cama.
– ¿De quién fue la fantastica idea del café?
Aquella noche se acercó a su hermano más que nunca antes. Ya lo queria de antes pero sintió una conexión que no habia tenido con el resto de su familia y eso la asustaba pero le gustaba demasiado para poder ignorarlo. Lo que no sabia es que aquella seria la primera noche de muchas.
submitted by iria1997 to theumbrellaacademy [link] [comments]


2020.08.07 22:26 Juani_Reig Rodaje 04/08/2020: Las Etapas de la vida

0- Video para ver antes del rodaje: https://www.youtube.com/watch?v=_OHDssbQPlY
1- Empezamos yendo todos al zoom que vamos a pasar por el grupo.
2- Texto para leer antes de los grupos:
Es loco ponerse a pensar en cómo la vida pasa, en cómo ya estamos en Agosto cuando hace 4-5 meses estábamos recién arrancando la cuarentena, y decíamos… “Esto en un toque se termina”, que después fue cambiando ese “en un toque” por un “Cuándo”. “Cuándo se termina todo esto?”… Es el día de hoy que todavía seguimos con restricciones, con gente que lamentablemente que por más que se cuide se contagia igual, y otras malas suertes…
“Este es un año perdido”, una de las frases más escuchadas en el día de hoy. Todo triste parece… imagínense una persona que viene del espacio sin saber qué está pasando en la tierra y se deja llevar por todos esos comentarios… yo creo que vuelve al espacio de nuevo je. Pero bueno, la idea no es deprimir a nadie como dijo Juani, ni irnos mucho de tema. En lo que sí queremos hacer hincapié es en este FRENAR que nos trajo la cuarentena, en este aislamiento social pero conocimiento de uno mismo que se nos pudo dar. Es genial como a la mayoría de la gente está cuarentena le vino bárbaro para poder conectar con ellos mismos, sea en una forma negativa, o positiva, pero conectaron. Frenamos, y me incluyo, y dejamos de hacer lo que veníamos haciendo para tratar de encontrar esos espacios con nosotros mismos. Y se que a vos te pasó también en algún momento de este tiempo.
Estamos en una etapa, en una edad, donde si bien ya no todo es novedad, podemos seguir encontrando esas novedades en un montón de formas. “A cada uno le toca la vida que le toca vivir”, algunos estarán de acuerdo, otros no, pero en lo que estoy seguro que estamos “in agreement” es que en base a lo que nos toque vivir, el CÓMO vivirlo, la FORMA en cómo tomárnoslo, depende totalmente de nosotros. Sea encontrándole lo positivo o quedarnos fácilmente con lo negativo, porque criticarnos a nosotros mismos o a los demás, es cosa sencilla. Es un gran desafío, obvio, pero creo que es un muy lindo desafío que nos da la vida, Dios, para ir llevándolo a cabo en nuestro día a día. E ir constantemente recordándonoslo. Porque es gracias al modo en el cómo encaramos nuestra vida, que la vamos a vivirla de una forma o de otra. Y esto vale para cualquier etapa de la misma, ahora o en 30 años.
“Tenés que valorar lo que tenés” “agradece esto, lo otro”, son frases que a veces ya como que nos hinchan un poco… que no las queremos escuchar más. Me pregunto ahora, no sienten que después de esta cuarentena cada momento que vivamos con nuestros amigos, familias, conocidos, van a ser diferentes? Que se van a valorar muchísimo más que antes. Que feo pensar que las cosas se valoran cuando uno no las tiene, cómo hoy en día la mayoría de nosotros preferimos juntarnos con uno o dos amigos a tomar unos mates y reírnos, o ir a un pre y después boliche, mucho más antes que un Iphone, por ejemplo. Y si, la verdad que a cada uno le pegó de una forma distinta la cuarentena, pero creo que si tratamos de encontrarle el lado positivo, o tratar de ver hacia dónde nos está llevando, vamos a poder decir en un tiempo si valió la pena, o no… Lo que más nos acordamos de nuestra vida, son de los momentos, esos momentos que después recordamos con melancolía, y que por ahí en el momento que lo viviste, no lo apreciabas. Por eso siento que va a ser diferente el post cuarentena, y que no todo va a seguir como antes.
Y por último y ya no te jodo mas, imagínate que mañana viene Dios y te dice… en un mes, te vas a ir a dormir, y no te vas a volver a despertar… concéntrate en la pregunta, tomate un tiempo para ponerte en esa posición…Ahora yo te pregunto, ¿Qué harías de diferente a lo que venís haciendo hoy en día, en este mes de vida que te quedaría? (relacionado a tu dia a dia, nada de viajar a Hawaii, Miami etcétera…) El objetivo no es ponernos mal, ni mucho menos, sino tratar de ver o asimilar la vida que estamos viviendo y si estamos contentos, satisfechos con eso. Por qué no hacer eso que pude haber hecho y no lo hice? Tan fácil decirlo, tan difícil llevarlo a cabo… pero el hecho de hacernos estos planteos creo nos hace muy bien para vivir nuestra vida de una mejor forma, y asi, en cada etapa que vivamos, vivirla de una forma mucho más pura y diferente, en el buen sentido.
3- Preguntas para los grupos (disparadoras - no es obligatorio responder todas)
4- Cierre todos juntos

submitted by Juani_Reig to ParaElServicio [link] [comments]


2020.08.01 05:57 vicvegajuas_36 Aquellas veces que vi a la muerte.

Supongo que para estar al borde de llegar al 20% de mi vida (suponiendo que no muera antes de los 80) la muerte ha estado muy presente en mi corta vida. Tengo 5 "historias" que creo que valen la pena contar. En cada una el miedo estaba presente, y más que nada en la última. Pero empecemos por el principio.
Si no mal recuerdo, la primera experiencia que tuve fue con algún pez. Siempre he sido un fan de la acuariofilia. Obviamente que a mi temprana edad de 3 o 4 años no podía meter mano en la pecera, ese era un asunto más de mis padres. Pero era el que más la miraba. Vaya, que mi vista estaba perdida en ese tanque lleno de peces coloridos y hermosos. Y sin venir a cuento, miro por donde la vista usualmente no llega, y ahí está... Un pez que le han arrancado la cabeza mientras es devorado por los demás. Por aquellos compañeros con los que compartió su vida. No sabía muy bien qué pasaba, así que lo trataba de ignorar, aun cuando me daba cierto disgusto.
Pero eso solo fue el principio. Me gustaría que, en beneficio de la narrativa pudiera ir subiendo las cosas poco a poco, pero la vida no me dejó. Mi siguiente experiencia fue no un peldaño más arriba, sino un piso.
Vacaciones, en algún punto entre 2009 y 2011. Un pariente lejano fue asesinado a tiros. Yo no sabía quién era, ni siquiera a que familiares debería apuntar la mirada para medianamente comprender a quienes estábamos yendo a visitar al otro lado de país. Un viaje en carretera sorprendentemente divertido de unas 7 horas fue lo primero que me tocó. Hasta hubo una "canción de viaje" (Vuela Vuela, de Magneto. Aunque estoy seguro que realmente me estoy equivocando). Vamos, que por al menos un rato, todo parecía un viaje de vacaciones. Hasta que llegamos a una parte donde un cartel verde enorme anunciaba en una forma medio tenebrosa el nombre de aquel pueblo. Recuerdo que, casi de forma automática, apagaron la música. Pregunté el por qué, y la respuesta fue "Respeto al muerto"
No creo que pueda entender, incluso aun hoy en día el porqué de eso. No creo que ningún muerto pierda el tiempo en ir a regañarte, gritando "¡Apaga tu puta música, o no me muero!" Da igual.
Y la duda en mí no paró. Llegamos a la casa de esas personas una hora después. Me quedé pensando si el muerto me estaba oyendo. Y en el momento que una nota saliera del auto, reviviría o algo. Llegamos a la casa de la madre de este chico, todo era lúgubre. En este hermoso país (México), la muerte es diferente en cada lugar. Hay algunos que celebran casi de forma literal, va medio pueblo, tiran cohetes, sirven comida... y en otros es más ligero. Entierra y vámonos. Esa vez, era lo primero. Dios, pero vaya que era raro. Medio mundo estaba pálido. La madre del chico no la recuerdo mucho, pero era la que mejor se lo tomaba por lo que podía ver. Y ahí estuve, preguntándome si debía estar triste, o normal por una persona que ni siquiera sabía cómo era su cara, pero cuyo cuerpo en medio de la casa, guardado en una caja blanca. (y la vida me enseñaría, casi una década después de lo mal que estaba en sentirme "normal" ante la muerte de un desconocido, pero en un momento vamos a eso)
Siguiente día. Toda la familia está con mejor "ánimo". Era hora de llevar el cuerpo. Llegamos al cementerio, y nosotros nos mantenemos alejados del lugar de la familia. Y la madre, abrió el cajón, miró el cadáver, lloró, y lo cerró. Fue algo corto. Pero mi mente me ponía esa morbosidad de querer ver el cuerpo. Pensaba que aún tenía agujeros, o que estaría sangrando. Cierran finalmente ese cajón, y con una grúa, en un hoyo probablemente hecho en la madrugada, metieron el cajón. Ahí pasaron muchas cosas que pude comprender a medias. Alguien se tira a ese hoyo, lleva una especie de jícara con lo que creo que eran gusanos, y los coloca dentro del ataúd, abriéndolo lo justo para meter eso. Después, a todos nos dan una rosa. Aun me pregunto qué estaba pasando por mi cabeza, pero sentía que era un juego. Quien pudiera tirarla en el mero centro del cajón, ganaba. ¿Por? No lo sé, ideas retorcidas de un niño. Y se acabó. Cuando nos largamos de ahí, ya en la noche, me puse un poco feliz.
Al fin podía escuchar música de nuevo.
El tiempo pasó, e ignorando a la muerte de un perro que convivió con nosotros menos de una semana, y uno que otro pez... todo estaba tranquilo.
Lo más cercano que llegué a ver a eso, fueron mis propios intentos de matarme. No, nunca fue nada peligroso, pero supongo que estuve cerca. Lo peor que me pasó es que me drogué con unas pastillas que ni siquiera sabía para qué eran. Y, ahora que lo pienso, diablos. Tenía unos 9 años cuando eso pasó. En ese momento estaba mal, pero no sé qué me llevó a pensar a hacer eso. Supongo que la idea de que jodería a todos haciendo que no pudieran escuchar música por semanas jeje. Y lo peor no me llegaría, eso sería para la secundaria. Pero eso ya es harina de otro costal, otro costal feo y enorme.
Mi abuela falleció a la mitad de la secundaria. No te engañaré, era una persona que amaba mucho. No solo por la gran persona que era, si no por su relación conmigo. Vamos, que era el nieto preferido (de entre unos 15) y era un honor. Más que nada creo que porque éramos amigos. Buenos amigos...
Todo fue repentino. Esteba en el cine junto a mi papá en una noche de jueves, viendo el estreno de "Star wars: Los ultimos jedi", y mi madre le habla a mi padre. Me dice con cierta tranquilidad que mi abuela está mal, y si deberíamos salirnos e ir a verla. Pero su tono de voz era muy casual. Demasiado... No era la primera vez que ella se ponía mal. Venga, que ya llevaba 85 primaveras. Así que le dije que mejor la buscaríamos mañana.
Viernes. Es un día espectacularmente feliz. Tenía mi clase favorita, a mis amigos, y simplemente era el hecho de ser viernes. Pero a la salida veo a mi madre, vestida de negro. La saludo, y la noto muy seria. Mi primera pregunta, era como estaba mi abuela. No hay respuesta. Insisto. No hay respuesta. Me enojo un poco, y tratando de dejar de lado ese pensamiento que estaba dominando mi cerebro le pregunto una vez más. Todos los hijos conocemos a ese lado inusual de nuestros padres, aquel lado frio e incómodo. Y ese lado se manifestó al decirme que me diría en el auto.
Y sentado, un poco mareado y con mi corazón desbocándose fue como me enteré que mi abuela había muerto. Trataron de decirme de una forma dulce, pero creo que fue para peor. La verdad, fue todo muy triste al principio. Y fue por un par de años la vez que más miedo pasé. Llegar a una funeraria, y entrar a aquella sala privada, con mis familiares llorando y vestidos de nuevo de negro.
Pero cuando el miedo llegó sin avisar, fue cuando mi madre me obligó a ver al cadáver de mi abuela. Me resistí. No quería. Definitivamente no. Pero, una cuestión de religión, o, quizás la necesidad de que yo también sufriera lo que todos pasaban, tuve que verla tras ese cristal. Y ahí estaba. No sé qué decir realmente sobre esto. Se veía en paz al fin. Y eso era un poco reconfortante.
Las horas pasaron, y más gente llegaba. Hubo un rezo, en la última noche. No aguante. No, no podía soportar estar por media hora rogando porque el alma de mi abuela no fuera al purgatorio. Era algo horrible. Y, con todo respeto a la gente que cree en dios, todo aquello fue una de las razones por las que hoy en día me considero agnóstico. Ese tiempo durante el largo rezo fue horrible. No me sentía "agarrado" por dios. Me sentía simplemente abandonado, rezándole al aire por el alma de una persona que en vida fue un pan de... dios.
Pero llegó el siguiente día. Al entierro llegaron, al menos creo yo, más de 70 personas. Ahí me di cuenta de una cosa. Por más triste que fuera la cosa, mi abuela tuvo 85 años para hacer lo que quisiera con su vida. Y se veía reflejado en la cara de los demás. Más de 70 personas, deprimidas por la partida de una persona así. Y ahí... ahí más que nada empecé a sentir respeto. Su tiempo en esta tierra había terminado, pero la había usado para ser una gran persona. Y para sacar a adelante a los demás. Y, cuando la enterraron encima de mi abuelo, quien se había adelantado hacía más de 18 años, si, estaba llorando... pero al mismo tiempo no podía sentirme tan orgulloso y suertudo de haber compartido una buena parte de mi vida con alguien así.
Al menos yo sí... porque mis tíos... tremendos bastardos. Me reía de los chistes de los terrenos de la abuela, pero santo dios. No creía que en menos de 72 horas tras estar bajo el suelo, mis familiares mostrarían su verdadera... saña.
Cuando la navidad llegó, la familia estaba destrozada. Y no tenía miedo de que jamás nos veríamos de nuevo. De hecho... me sentía tranquilo al entender lo pendejos y roñosos que eran.
La muerte quiso divertirse una vez más. Y, en menos de un año, se llevó al tío más veterano. No habría pasado un mes de la muerte de mi abuela cuando el cáncer llegó.
Él fue una buena persona durante 60 de sus 61 años vividos. Pero cambió. No sé si culpar a algo en específico. Pero simplemente, algo salió de él. La verdad es que no me daría miedo decir que fue un poco cabrón un par de meses antes de la tragedia. Pero es lo que hay con la muerte. Y mi tío, mi tío sabía cuándo moriría. No creo que estuviera listo para ver a la muerte de frente los primeros meses (de ahí porque se convirtió en un cabrón), pero al final, él y su familia lo aceptaron. Y, la vida, como queriendo jugar con nosotros, de nuevo nos informó con una llamada mientras que estábamos viendo una película, de que estaba grave. Pero al menos esta vez, estábamos seguros de que "eso" pasaría.
Supongo que la historia se repite en gran parte. De nuevo entre a una funeraria llena de gente llorando, y de nuevo me obligaron a ver su cadáver. Si, se veía muy diferente a aquel tío que conocí en las reuniones familiares, fiestas y quien había sido la primera persona en darme dinero por trabajar.
No me sentía tan mal. De hecho, me sentía mal por no sentirme mal. Y peor aún me sentía porque me reí en su funeral. Estaba con una buena amiga, y la verdad, solo tratamos de animarnos un poco. No, no me burlaba de él. Si no, solo trataba de buscarle la irreverencia a todo esto. Además, si no lo hacía, mi ansiedad me mataría. No soporto los funerales. Es un NO para mí. Ese rollo de tener un cadáver rodeado de gente me parece medio diabólico. Más para ser algo usual en la religión. Aquí solo puedo decir que me sentí... triste de nuevo. Pero, también un poco... ¿agradecido? Por el hecho de que dejó de sufrir. Y, eso siempre es bueno.
Pero nada me prepararía para ver la transformación de la muerte en carne propia.
Pasaron 2 años. Y finalmente estaba en la preparatoria. No me iba mal. Me sentía en un lugar donde, aunque aún estaba la inmadurez clásica de adolescente, no todos eran unos sínicos de morondanga. Las personas que odiaba se habían ido, y aquellos que no, pareció que el hecho de que los "malotes" dejarán el colegio, les había dado la libertad para actuar como eran realmente.
Llega el día. Viernes, última clase. Aquel maestro de Física que era apodado de forma cariñosa como "Frozono" por su aspecto ridículamente parecido al personaje de Pixar dejó un proyecto:
Ir a un parque de atracciones y hacer los cálculos para medir cuanta velocidad hace un juego.
¿Sencillo, no?
Además, iría con mi equipo de física. Sería la primera vez que saldría con mis amigos un día entero por decisión propia (bueno, obligada por un maestro solo un poco).
Sentí un poco como si creciera. Que ya estaba haciéndome el "adulto" (con 14 años...)
Y llegó el sábado. Inclusive me levanté temprano ese día. Salí con mi madre y llegué al lugar donde debíamos ir. Y los encontré en la mera entrada. Nos saludamos, reímos y entramos... sin saber que habíamos entrado en una ruleta rusa de 20 personas.
Hicimos esa madre de experimento. Y, algo que noté desde el principio era que todo era viejo. Pero suponía que era normal, con la "historia" tan larga de ese lugar. Tras subirnos a ese juego, y tomar el tiempo, suponíamos que era todo. Pero, la única adulta que estaba en ese momento con nosotros, decidió que nos compraría un pase para todo el día. Su hijo es una persona solitaria, y se sentía feliz de vernos juntos como amigos.
Y el revólver con veinte balas comenzó a girar. Con las balas yendo y viniendo. Sin saber si dispararía las veinte, o si se atascaría...
Mi amigo estaba aterrado de mi propuesta de subirnos a todas las montañas rusas. Y yo quería empezar con la más vieja. Una bella montaña de madera blanca. Pero a él le aterraba. Y no lo negaré, a mí también. Pero yo estaba convencido que debía perderles el miedo. Por lo que di la idea de finalmente ir primero a la más nueva. Una de metal que parecía no tener más de 5 años ahí.
Vamos, y la fila es sorprendentemente corta. No más de 30 personas. Llegamos. Va la primera vuelta. Seguimos siendo treinta. Hablamos de cosas banales. Segunda vuelta. La fila preferencial nos mantiene con 25 personas. Ahora nos quedamos sin temas de conversación. Tercera vuelta. No había muchos en esa fila preferencial, por lo que ahora somos 16. Bromeo con la película de Destino Final 3 al ver bien el juego, que estaba en terrible estado. Risas. Silencio. Cuarta vuelta. Parece ser nuestro turno. Pero esa fila preferencial... esa cosa salvó a aquellos que pagaron un poco más. El número se queda así y seguimos de pie... Quinta vuelta. Durante esta, llega un par de parejas. Jóvenes. Nunca me dirigieron la palabra, pero automáticamente me cayeron bien. No llega nadie por la fila preferencial. Al fin vamos todos. Estoy un poco nervioso, pero sorprendentemente feliz para lo que estaba a punto de hacer. Los tres queríamos ir en la parte de atrás. "¡Se siente mejor!" o "está con madre el jalón"
Pero, hubo algo en mí, que me dijo que deberíamos respetar la fila. Casi cuando mis amigos estaban por entrar en el vagón. Y nos metimos al penúltimo. Ahora estaba muy feliz. Y la máquina comenzó a andar justo cuando el dichoso último vagón estaba siendo asegurado. Ahí iban esas dos parejas. El juego comienza. Una enorme cuesta nos presenta el camino. Y sin saberlo, el revólver ya estaba listo, cargado y apuntando. Llegamos a la bajada. El juego para un poco sin detenerse.
Y caemos. Empiezo a gritar. Estoy gozando esto. Estoy feliz. Ya no le tenía miedo. Bajamos a más de 60 kilómetros por hora. Tomamos una curva y el juego vuelve a subir.
Y caemos. Pero esta vez llega mi mayor miedo. Los loops. 2. Los tomamos sin siquiera darnos cuenta de lo que pasaba. Volvemos a subir una vez más a por el último loop.
Y caemos. Tomamos el loop, estoy gritando a todo pulmón. Una fuerza gigantesca provoca que mi cuerpo vaya hacia abajo. Un fuerte golpe se escucha. Mi pierna. Mi pierna duele mucho de la nada. Subimos de nuevo.
Y caen. Una pequeña bajada es tomada con mucha fuerza, pero la subida ya no. El tren empieza a columpiarse al no tener fuerza. Puedo levantar al fin la mirada.
Mi primer pensamiento fue que había sucedido un error. Que pronto volvería a su normalidad y terminaríamos el recorrido. Mi siguiente pensamiento fue que estaban ya preparándose para Halloween desde septiembre, ya que había un vagón estrellado en el suelo. Simulando un accidente.
Tuvieron que pasar segundos para que mi mente se coordinara con mis ojos. Ese adorno tenía a dos personas. Y aquel vagón no era un adorno. Hace menos de cinco segundos estaba detrás de nosotros.
A algo se dirige mi vista. Como cuando la pecera. A ese lugar incómodo donde la vista no debía ir.
Ahí estaba el pez. Solo que era el joven simpático. Y al igual que ese pez, le faltaba una parte de la cabeza. Sentí una coordinación bizarra, ya que cuando comprendí lo que estaba pasando, y empecé a gritar, todos los demás se me unieron.
Miré a mi amigo. Tenía sangre en la cara. De nuevo voltee a mirar el juego. La sangre estaba hasta lo más alto de este. Y vuelvo a mirar a ese joven. Está aún vivo. Con un espacio en su cabeza donde hay un charco de sangre, más otro que hay en el suelo con restos de carne. Y ahí fue la vez que más miedo sentí en mi vida. Estaba viendo por primera vez a la muerte en todas sus fases. Ví como el chico, desorientado y con su playera blanca que revelaba la cantidad de sangre que perdía, tratando de mirar a su pareja. Tratando de abrazarla. Tratando de levantar su cabeza, ya que por la posición del carro literalmente se le estaba saliendo el cerebro. Y finalmente, se dejó de mover, en los brazos de su novia.
Casi dos minutos después alguien se asoma a ver que estaba pasando. Cuando esas personas que parecían no ser las que deberían salvarnos, hacían lo que podían por sacarnos de ahí me dí cuenta de algo. Faltaban los otros dos. Y le preguntaba a mi amigo que tenía la cara pálida, y la sangre cayendo por su mejilla donde estaban. Nada. No hay respuesta. Y sin saberlo, uno de ellos estaba tirado un poco adelante del vagón, sin que ninguno de nosotros lo viéramos. Muerto. Y la otra chica, estaba viva, pero aun así tirada.
Nos quitan la seguridad y nos ayudan a bajar. Sigo aterrado por ver como ese tipo esta palidecía más y más con una cara perdida. Y su novia solo lo abrazaba. Aún caía la sangre de su cabeza.
Cuando pude bajar sentí el dolor en mi pierna. Casi tropiezo. Doy una mirada al charco de sangre. Y escucho algo que me parte el corazón. Una niña. No debía de tener más de 10 años. Le llora a su papá por que pisó un pedazo de cerebro. Alguien comienza a vomitar. Una guardia nos abraza y nos dice que todo estará bien. Y, como una última broma de ese macabro juego, miro al suelo tratando de tranquilizarme. Como en una película veo gotas de sangre que cada vez se hacen más grandes hasta que llegan a un pedazo de cráneo con un poco de cerebro. Con una voz débil le pregunto a la guardia si eso es lo que creo, a lo que me dice que sí, y que siguiera.
Nos encerraron en una habitación.
No revisiones médicas, ni tranquilidad.
No escucho nada. Mi cabeza repite una y otra vez la escena.
Cuando recuperé un poco el sentido de todo, solo era caos y más caos. Gente llorando. Gente abrazando a sus familiares. Mi amigo peleando con un guardia y la madre de mi amigo abrazándolo entre lágrimas.
Y al fin, tras lo que pudieron ser 5 minutos, pero se sintieron horas, comprendí lo que pasó.
Vi a alguien morir.
No creo que sea necesario detallar que pasó después. Simplemente tuvimos que salir corriendo de ese lugar. Tuve que dejar la escuela por un mes. Y tuve que tomar hasta una medicación. Me hundí en una depresión y la ansiedad me asesinaba.
Lo pienso, y es irónico. Pero la muerte por la que más he sufrido fue de un completo extraño.
Reflexionado un poco sobre esto, ya a casi un puto año de eso, aquí me doy cuenta de que esa fue la vez que más miedo pasé. No solo por la impresión. Fue algo tan fuerte que hizo que un escritor de horror, que le gusta escribir y ver escenas gore estuviera perturbado por algo así.
No solo porque el tipo murió en manos de su novia.
No solo porque no debía tener más de 20 años.
No solo por la sangre.
Si no por el hecho de ver todo. A lujo de detalle. Y pensar que de alguna forma esa persona estaba viva. Y además, por el hecho de que por nada pude haber sido el que hubiera tenido la cabeza partida. Por un largo momento me culpé a mí mismo. Que yo los había asesinado. Y que era mi culpa. El miedo estuvo conmigo por más de 5 meses. Empecé a verlo. Con la cabeza abierta, sangrando y parado en la puerta de mi cuarto en la madrugada. Ese mismo miedo me perturbó el sueño. Cada que soñaba, era lo mismo. Sangre y montañas. (Inclusive ahora, me tiemblan un poco las manos y me cuesta tantito respirar al escribir esto)
Y, si lo de mi abuela no me había hecho completamente agnóstico, esto si.
Todo mundo le agradecía a dios que estaba vivo. Cosa que creo entender. Lo que ya no, es que me pidieran que yo hiciera lo mismo. ¿Qué le voy a agradecer a dios? ¿Qué me salvó por alguna razón a mí, mientras dejaba que otros dos murieran en mi cara? ¿No pudo evitar todo desde el principio?
Lo dejé en claro. Dios me ha abandonado. Desde hace mucho tiempo. Y yo no tengo ningún problema con eso. Es más, me siento más libre. Y no pienso en creer en algo así. Pero por favor. No me hagan creer en que debo de estar en deuda o algo.
Como dijo en su tiempo el Sr. Ricky Gervais: "Al final se morirán tus padres, tus amigos, y tú"
Y como dijo... (¿Era un filósofo o un científico?) Una persona más inteligente que yo hace mucho tiempo: "El orden de los factores no afecta a el producto"
Juro por dios (espera...) que no quiero terminar en una nota baja porque puedo. Así que tomen esto como una nota cruda, realista y atemorizante que puede que casualmente sea baja.
La muerte es inevitable. Eso es obvio. Y cada quien la verá sí o sí. Si tienes suerte de que de alguna forma nadie de tus cercanos muera, tú lo harás. Ella nos está acechando. Y debemos vivir con eso. Ya ni siquiera creo que debamos actuar como paranoicos. Digo, no te estoy pidiendo que seas imprudente. Matate tú, no a otros. Y si es mejor, deja que algo más allá que tus propias manos lo hagan. No vale la pena. Y si lo vas a hacer, asegúrate de que funcione. Porque si no... Sigues vivo, y arruinado. Da igual. Solo hay dos formas de morir. Sabiendo que lo harás, o no. Vive la vida con prudencia. No te estanques en pensar que de algo hay que morir. Solo acéptalo y continua.
Estoy marcado por la muerte. Mi "corta" edad ya sirve para contar malas historias con ella. Y mi futuro estará ligado con ella. Me gusta el horror. Matar gente con solo el poder de los dedos. Y, además quisiera ser un paleontólogo. Básicamente investigar cosas que están tan muertas que son rocas. Rayos. Yo solo me metí el pie con esto. Mi mayor miedo, creo que no es que me muera, si no que los demás lo hagan. Y tremendas profesiones agarré para tener miedo.
Pero supongo que está bien. Al fin y al cabo la vida termina de un momento a otro. "Estás vivo" "¡Pues ya no, felicidades!"
Es, por más rudo que suene, es un 50% suerte y un 50% tu responsabilidad mantenerte vivo. Una ruleta rusa que te dará sí o sí. Creo que lo que quiero concluir es que por algo estamos vivos. Y también por algo nos morimos tan fácil. Al final eso no importa. Como dicen "Vales más por cómo viviste que por cómo moriste" Cuando estés en el suelo sangrando, en el hospital entubado, cayendo de un avión, o siendo prendido en llamas por un loco, al final solo valdrá la pregunta "¿Hice algo bueno con mi vida?
Y mirarás a la muerte directo a los ojos por primera y única vez, mientras todo se apaga lentamente y tu existencia termina...
submitted by vicvegajuas_36 to eldiario [link] [comments]


2020.07.27 19:40 FormerAlex El Jinete de la Noche

Nunca había contado esta historia pues me da miedo simplemente recoda aquellos días, fue hace más de treinta años. Mis abuelos, ahora fallecidos residían en un rancho en la sierra de sonora, normalmente era un lugar tranquilo y callado. Ellos tenían ganado y caballos, los cuales eran de nuestro agrado, éramos un grupo de cinco niños entre primos y hermanos de los cuales yo era el mayor y que nos juntábamos cada cierto tiempo para convivir en familia. Nuestros padres y abuelos se quedaban en el jardín platicando y tomando café mientras nosotros corríamos y jugábamos, gritando y haciendo tanto escándalo como se podía, después de todo, no siempre teníamos esas libertades en nuestras vidas cotidianas en la ciudad. Siempre eran días buenos.
Sin embargo, había algo que no nos gustaba de ir al rancho y era pasar la noche, mi abuelo, en lugar de tranquilizarnos nos contaba terribles historias de terror aun con el disgusto de mi abuela y nuestros padres. Nos decía que su padre vivió ahí antes que él y su abuelo antes que su padre y que todos ellos coincidían en algo y es que en ese lugar había algo, algo que solamente salía por las noches, algo a lo que los animales le tenían miedo.
Yo ya tenía la edad suficiente como para saber que simplemente eran historias de mi abuelo asi que intentaba no darle mucha importancia, pero en la noche y al escuchar ruidos no podía dejar de pensar en esas palabras. Escuchaba como los caballos relinchaban y se agitaban y eso no me dejaba dormir. Como la casa de mis abuelos no tan era grande mis primos y yo dormíamos en la sala; Tendíamos y hacíamos casas con las sabanas y cobijas. esa noche todos estaban dormidos, pero yo no podía dormir, recordaba esa voz de mi abuelo diciéndome “hay algo ahí afuera, algo que solo sale por las noches” escuché ruido y me asuste, con mucha valentía hice el esfuerzo para asomarme hacia donde venía el ruido y mire a mi abuelo a un lado de mí.
-Ven – me dijo en voz apenas audible para no despertar a los demás. - Acercate.
Se acercó a la ventana y movió la cortina y se comenzó a asomar, Me levante en silencio intentando no despertar a mi hermano y me pare atrás de mi abuelo. El había notado mi presencia pues con un gesto de su mano me hizo señas para que me acercara. El sonido de los caballos agitados era mas y mas fuerte. Me acerce a el aun con mucho miedo pero un poco mas tranquilo por estar con el.
-Mira – me dijo, haciéndose a un lado para que me acercara yo a la ventana.
No quería asomarme, pero miraba a mi abuelo tan tranquilo que no penseque fuese algo malo.
-Mira los caballos – me dijo, casi con una sonrisa en su boca.
Con un poco de valentía hice a un lado la cortina, al principio no pude ver nada, pues estaba demasiado oscuro afuera. Aunque mis ojos estaban acostumbrados a la oscuridad por estar intentando dormir.
Al fin lo mire, logre ver el caballo que estaba mas agitado, el que relincho varias veces. Había alguien montándolo. Al principio contuve el aliento, pero después comencé a respirar agitado y mi abuelo lo noto asi que cerro la cortina.
-tranquilo – me dijo, con una voz muy calmada – no te hará daño, nunca entra a la casa, en los 65 años que llevo viviendo aquí lo he visto muchas veces, así como mi padre lo miro y mi abuelo
Mire a un hombre – le dije, mi voz se quebraba casi hasta llorar - tenia un traje negro y estaba intentando calmar al caballo. – recordar esa imagen en mi mente me hacia temblar de miedo, no podía entender por qué mi abuelo no le temía, pero supuse que por el hecho de haberlo visto tantas veces.
-Yo no tuve un hijo – comenzó a contarme mi abuelo, mientras se alejaba de la ventana – no me quejo, las hijas que tuve son hermosas y las amo, pero mi padre me dijo que este rancho se lo dejara a mi hijo. El nunca espero que no iba a tener uno. Pero sabes que, tu eres mi nieto mayor y te he elegido a ti para quedarte con este lugar cuando yo muera, pero es importante que sepas esto; Lo llamamos el jinete y él ha estado aquí desde mucho antes que nosotros. Cuando tu tatarabuelo llego a este lugar comenzó a trabajar la tierra, el solo tenía dos caballos y un pequeño cuarto de madera que construyo. Me conto cuando yo tenía más o menos tu edad que la primera noche que paso aquí fue un terror, pues el jinete le golpeaba la puerta durante toda la noche y los caballos no dejaban de relinchar, me decía que él se aferro y no salío hasta en la mañana por el miedo que le daba, y cuando salió miro los caballos, pero tenían una diferencia. El cabello que tenían en la cabeza y parte de su espina había desaparecido. Cuando paso eso, el jinete desapareció por un tiempo, pero a los meses volvió y se dio cuenta que pasaba lo mismo.
- ¿Lo has visto de cerca? – le pregunte, interesado en la historia ahora, con un poco menos de terror.
- -No – me contesto – tu abuelo lo miro de cerda un día y mi padre también. y a mí me toca verlo ahora– me dijo, dándome una cálida sonrisa – después de todo, el siempre ha cuidado este rancho y lo seguirá haciendo cuando tu seas el encargado.
En ese momento no entendía lo que me decía mi abuelo pues todo me parecía extraño y confuso.- porque el cabello – le pregunte –-No lo se – contesto – seguramente lo averiguare cuando hable con el.
Un estruendo en la puerta sonó de golpe. Tres toque toc toc toc, como si alguien tocara con todo el puño y con suficientemente fuerza como para despertar a toda la casa, sin embargo nadie se movió un centímetro.
-Bueno – dijo mi abuelo – ha llegado el momento de conocerlo. Con esfuerzo se paró y se puso a un lado mío. – se que serás un gran cuidador de este lugar después de todo tienes nuestra sangre y a nuestro amigo, vuelve a dormir.
Se acero a la puerta y yo extrañado no pude moverme, estaba como paralizado. Mire que mi abuelo tomo su sombrero del perchero a un lado de la puerta, se lo puso y volteo a mirarme una última vez, sonrió y dio ese paso. La puerta se cerró de golpe que me hizo saltar y me di cuenta que podía moverme libremente, me acerque lentamente a la ventana e hice el mismo movimiento que había hecho mi abuelo, moví un poco la cortina solo lo suficiente para que mi ojo pudiera asomarse hacia afuera y mire a mi abuelo y al jinete alearse poco a poco hasta acercare de nuevo a los caballos, estos empezaron a relinchar y agitarse como antes. Mi abuelo se acercó a uno de ellos y lo acaricio, el caballo al instante se calmó. Pocos segundos después mire a mi abuelo desapareciendo poco a poco en la distancia, junto a él, ese hombre misterios, con su traje negro y su sombrero.
Me recosté nuevamente pues tenía la impresión de que todo lo que acababa de suceder había sido solamente un sueño extraño y con esa sensación me quede dormido. Sin embargo desperté temprano pues había un gran alboroto en la casa, mis padres corrían y escuchaba llantos, al instante recordé el extraño sueño y supe lo que pasaba, realmente el abuelo se había ido con El jinete.
Al despertar mi abuela noto que el se encontraba muerto en su cama, al parecer había muerto mientras dormía en la noche, todos estaban tristes como era de esperarse pero yo me sentía extraño y mientras todos estaban reunidos en su cuarto yo Salí un momento, me acerque a los caballos y comencé a revisarlos, uno a uno, esperando una confirmación de que lo que había visto la noche anterior era real, había terminado de revisar todos excepto uno y al acercarme note que mi abuela estaba junto a el, lo acariciaba y lloraba.
- Abuela - le dije antes de que ella notara mi presencia – El abuelo se fue con El Jinete anoche.
Ella me miro y yo note que al caballo le faltaba su cabello. Era negro, quizás era por eso que el Jinete lo había elegido.
- Lo se hijo – me dijo ella, aun con lagrimas en sus ojos – este lugar es tuyo ahora.
Han pasado treinta años desde que mi abuelo se despidió de mi y quince desde que tome su lugar como cuidador de este rancho, bueno, compartiendo ese crédito con nuestro amigo misterioso, se que un dia el vendrá y tocara la puerta y ese dia lo conoceré al igual que lo hizo mi abuelo, su padre y el padre de su padre. Pero hasta ese dia, compartimos el rancho..
El Jinete vuelve de vez en cuando y aun no sabemos para que quiere el cabello y porque se llevo a mi abuelo, pero lo que si sabemos es que es real y que aquí en la tierra de sonora pasan cosas que mucha gente cree que es simplemente fantasía, muchas gracias por leer mi historia.
Yo tengo un Jinete negro que toca la puerta por las noches, pero tu, que es lo que ira por ti ese dia, cuando debas conocerlo.


F.A
submitted by FormerAlex to HistoriasdeTerror [link] [comments]


2020.07.27 19:15 FormerAlex El Jinete de la Noche

Nunca había contado esta historia pues me da miedo simplemente recoda aquellos días, fue hace más de treinta años. Mis abuelos, ahora fallecidos residían en un rancho en la sierra de sonora, normalmente era un lugar tranquilo y callado. Ellos tenían ganado y caballos, los cuales eran de nuestro agrado, éramos un grupo de cinco niños entre primos y hermanos de los cuales yo era el mayor y que nos juntábamos cada cierto tiempo para convivir en familia. Nuestros padres y abuelos se quedaban en el jardín platicando y tomando café mientras nosotros corríamos y jugábamos, gritando y haciendo tanto escándalo como se podía, después de todo, no siempre teníamos esas libertades en nuestras vidas cotidianas en la ciudad. Siempre eran días buenos.
Sin embargo, había algo que no nos gustaba de ir al rancho y era pasar la noche, mi abuelo, en lugar de tranquilizarnos nos contaba terribles historias de terror aun con el disgusto de mi abuela y nuestros padres. Nos decía que su padre vivió ahí antes que él y su abuelo antes que su padre y que todos ellos coincidían en algo y es que en ese lugar había algo, algo que solamente salía por las noches, algo a lo que los animales le tenían miedo.
Yo ya tenía la edad suficiente como para saber que simplemente eran historias de mi abuelo asi que intentaba no darle mucha importancia, pero en la noche y al escuchar ruidos no podía dejar de pensar en esas palabras. Escuchaba como los caballos relinchaban y se agitaban y eso no me dejaba dormir. Como la casa de mis abuelos no tan era grande mis primos y yo dormíamos en la sala; Tendíamos y hacíamos casas con las sabanas y cobijas. esa noche todos estaban dormidos, pero yo no podía dormir, recordaba esa voz de mi abuelo diciéndome “hay algo ahí afuera, algo que solo sale por las noches” escuché ruido y me asuste, con mucha valentía hice el esfuerzo para asomarme hacia donde venía el ruido y mire a mi abuelo a un lado de mí.
-Ven – me dijo en voz apenas audible para no despertar a los demás. - Acercate.
Se acercó a la ventana y movió la cortina y se comenzó a asomar, Me levante en silencio intentando no despertar a mi hermano y me pare atrás de mi abuelo. El había notado mi presencia pues con un gesto de su mano me hizo señas para que me acercara. El sonido de los caballos agitados era mas y mas fuerte. Me acerce a el aun con mucho miedo pero un poco mas tranquilo por estar con el.
-Mira – me dijo, haciéndose a un lado para que me acercara yo a la ventana.
No quería asomarme, pero miraba a mi abuelo tan tranquilo que no penseque fuese algo malo.
-Mira los caballos – me dijo, casi con una sonrisa en su boca.
Con un poco de valentía hice a un lado la cortina, al principio no pude ver nada, pues estaba demasiado oscuro afuera. Aunque mis ojos estaban acostumbrados a la oscuridad por estar intentando dormir.
Al fin lo mire, logre ver el caballo que estaba mas agitado, el que relincho varias veces. Había alguien montándolo. Al principio contuve el aliento, pero después comencé a respirar agitado y mi abuelo lo noto asi que cerro la cortina.
-tranquilo – me dijo, con una voz muy calmada – no te hará daño, nunca entra a la casa, en los 65 años que llevo viviendo aquí lo he visto muchas veces, así como mi padre lo miro y mi abuelo
Mire a un hombre – le dije, mi voz se quebraba casi hasta llorar - tenia un traje negro y estaba intentando calmar al caballo. – recordar esa imagen en mi mente me hacia temblar de miedo, no podía entender por qué mi abuelo no le temía, pero supuse que por el hecho de haberlo visto tantas veces.
-Yo no tuve un hijo – comenzó a contarme mi abuelo, mientras se alejaba de la ventana – no me quejo, las hijas que tuve son hermosas y las amo, pero mi padre me dijo que este rancho se lo dejara a mi hijo. El nunca espero que no iba a tener uno. Pero sabes que, tu eres mi nieto mayor y te he elegido a ti para quedarte con este lugar cuando yo muera, pero es importante que sepas esto; Lo llamamos el jinete y él ha estado aquí desde mucho antes que nosotros. Cuando tu tatarabuelo llego a este lugar comenzó a trabajar la tierra, el solo tenía dos caballos y un pequeño cuarto de madera que construyo. Me conto cuando yo tenía más o menos tu edad que la primera noche que paso aquí fue un terror, pues el jinete le golpeaba la puerta durante toda la noche y los caballos no dejaban de relinchar, me decía que él se aferro y no salío hasta en la mañana por el miedo que le daba, y cuando salió miro los caballos, pero tenían una diferencia. El cabello que tenían en la cabeza y parte de su espina había desaparecido. Cuando paso eso, el jinete desapareció por un tiempo, pero a los meses volvió y se dio cuenta que pasaba lo mismo.
- ¿Lo has visto de cerca? – le pregunte, interesado en la historia ahora, con un poco menos de terror.
- -No – me contesto – tu abuelo lo miro de cerda un día y mi padre también. y a mí me toca verlo ahora – me dijo, dándome una cálida sonrisa – después de todo, el siempre ha cuidado este rancho y lo seguirá haciendo cuando tu seas el encargado.

En ese momento no entendía lo que me decía mi abuelo pues todo me parecía extraño y confuso.- porque el cabello – le pregunte –-No lo se – contesto – seguramente lo averiguare cuando hable con el.
Un estruendo en la puerta sonó de golpe. Tres toque toc toc toc, como si alguien tocara con todo el puño y con suficientemente fuerza como para despertar a toda la casa, sin embargo nadie se movió un centímetro.
-Bueno – dijo mi abuelo – ha llegado el momento de conocerlo. Con esfuerzo se paró y se puso a un lado mío. – se que serás un gran cuidador de este lugar después de todo tienes nuestra sangre y a nuestro amigo, vuelve a dormir.
Se acero a la puerta y yo extrañado no pude moverme, estaba como paralizado. Mire que mi abuelo tomo su sombrero del perchero a un lado de la puerta, se lo puso y volteo a mirarme una última vez, sonrió y dio ese paso. La puerta se cerró de golpe que me hizo saltar y me di cuenta que podía moverme libremente, me acerque lentamente a la ventana e hice el mismo movimiento que había hecho mi abuelo, moví un poco la cortina solo lo suficiente para que mi ojo pudiera asomarse hacia afuera y mire a mi abuelo y al jinete alearse poco a poco hasta acercare de nuevo a los caballos, estos empezaron a relinchar y agitarse como antes. Mi abuelo se acercó a uno de ellos y lo acaricio, el caballo al instante se calmó. Pocos segundos después mire a mi abuelo desapareciendo poco a poco en la distancia, junto a él, ese hombre misterios, con su traje negro y su sombrero.
Me recosté nuevamente pues tenía la impresión de que todo lo que acababa de suceder había sido solamente un sueño extraño y con esa sensación me quede dormido. Sin embargo desperté temprano pues había un gran alboroto en la casa, mis padres corrían y escuchaba llantos, al instante recordé el extraño sueño y supe lo que pasaba, realmente el abuelo se había ido con El jinete.
Al despertar mi abuela noto que el se encontraba muerto en su cama, al parecer había muerto mientras dormía en la noche, todos estaban tristes como era de esperarse pero yo me sentía extraño y mientras todos estaban reunidos en su cuarto yo Salí un momento, me acerque a los caballos y comencé a revisarlos, uno a uno, esperando una confirmación de que lo que había visto la noche anterior era real, había terminado de revisar todos excepto uno y al acercarme note que mi abuela estaba junto a el, lo acariciaba y lloraba.
- Abuela - le dije antes de que ella notara mi presencia – El abuelo se fue con El Jinete anoche.
Ella me miro y yo note que al caballo le faltaba su cabello. Era negro, quizás era por eso que el Jinete lo había elegido.
- Lo se hijo – me dijo ella, aun con lagrimas en sus ojos – este lugar es tuyo ahora.

Han pasado treinta años desde que mi abuelo se despidió de mi y quince desde que tome su lugar como cuidador de este rancho, bueno, compartiendo ese crédito con nuestro amigo misterioso, se que un dia el vendrá y tocara la puerta y ese dia lo conoceré al igual que lo hizo mi abuelo, su padre y el padre de su padre. Pero hasta ese dia, compartimos el rancho..
El Jinete vuelve de vez en cuando y aun no sabemos para que quiere el cabello y porque se llevo a mi abuelo, pero lo que si sabemos es que es real y que aquí en la tierra de sonora pasan cosas que mucha gente cree que es simplemente fantasía, muchas gracias por leer mi historia.
Yo tengo un Jinete negro que toca la puerta por las noches, pero tu, que es lo que ira por ti ese dia, cuando debas conocerlo.
submitted by FormerAlex to nosleepenespanol [link] [comments]


2020.07.21 06:04 scaredwifey La familia en Alto Maullín (part2-final)( nosleep)

Cuando acabé mi trabajo al día siguiente se me había hecho tarde, lloviznaba y estaba oscureciendo, pero aún así el Sr. Manuel, el chofer de ambulancia, cuidador y ocasional guardia del hospital estaba esperándome pacientemente junto a la camioneta de visitas, su parka descolorida bien abrochada dejando ver sólo unas colitas del delantal blanco que usaba a diario con tanto orgullo. Era un honor trabajar en el hospital, para la mayoría de la gente del pueblo: en mi inconsciente juventud, una crítica leve que hice al encontrarme con el equipamiento antediluviano del laboratorio al llegar me había costado la antipatía del personal más antiguo, que creía a patas juntas que un mechero Bunsen era lo más científico de la científico. Me habían perdonado supongo cuando empecé a traer computadores y apilar más exámenes, pero nunca iba a ser popular gracias a la antipatía de la vieja que era supuestamente mi asistente. El Sr. Manuel era uno de los más simpáticos funcionarios antiguos que había encontrado, y era quien me había ayudado a rescatar a uno de mis perritos, así que teníamos algo de lo que hablar.
- Cómo está el Remus, señorita?- me preguntó mientras me subía a la camioneta con su cruz al frente ( sí, era tan antigua que tenía el símbolo de la cruz roja, no AMBULANCIA escrito. La versión anterior había sido tirada por bueyes)
- Está poniéndose gordito, señor Manuel.- le dije, pero antes de que él pudiera echar a andar el motor, alguien se apoyó en mi ventana y di un salto con una colorida puteada en voz alta. Bajo la llovizna estaba la asistente social, una mujer diminuta que vivía en el pueblo hacía cincuenta años ( pero que aún era considerada " de fuera" por haber nacido en Talca, vaya) en la que a veces veía mi futuro, porque era soltera y por eso mismo considerada algo excéntrica.
- Qué necesita, Srta Raquel?-
- Vas a ir a ver a los Schwerter? Dicen que se va a poner feo el temporal más rato. Y no hay necesidad de que vayas, ya irá la ronda, si avisamos por teléfono a la posta!-
- Y si el cabro tiene una embolia, Srta Raquel? Preguntaron si tiene eritema o hematomas...?- pregunté, pero la verdad la mujer no me escuchaba. Había algo en su cara, algo raro y aprensivo, y aunque nunca había oído nada malo sobre ella me pregunté si acaso no quería que viera en qué estado vivían esa familia: si iba a repercutir sobre su reputación como asistente social si yo los encontraba en mal estado, si quizá tenía miedo de un sumario si yo destapaba alguna situación de abuso o abandono. Pero luego se me ocurrió que me miraba con lástima.
- Mira, si algo pasa, lo traerán al hospital, pero no hay ninguna necesidad de que vayas, es más de una hora, y tampoco es tu función...- insistió, y su mano muy huesuda emergió del montón de chales que usaba para agarrar mi parka mojada.- ... en realidad no deberías...-
Lo único que podía oír, es " a quién le importa que a un niño retrasado mental y con enfermedades genéticas se muera". Pues me importaba a mí, diablos.
- No me quedaré tranquila si no voy.- le dije secamente y me volví a la camioneta. Juraría que le oí un comentario de " Es porque eres tonta" cuando nos íbamos en la camioneta, pero mientras salíamos del pueblo y tomabamos el camino asfaltado que nos llevaba hacia el oeste, el Sr. Manuel me habló.
- La señorita Raquel se preocupa, sabe. Ustedes los del Laboratorio siempre están encerraditos, no tienen porqué ir a ver cosas feas.-
- Pero si estoy encerrada con una.- le dije, a lo que el chofer soltó la risa, porque detestaba a Katy y era su cuñada.
- Es que la gente al otro lado del río, los Schwerter, los Nikleschek... son gente rara, señorita. Son así desde que llegaron en los tiempos de mi abuelito. Unos iban a robar y a hacer cosas malas al pueblo cuando era nuevo... dicen cosas muy feas de ellos. A lo mejor por eso Diosito los castigó y les mandó tantos hijos enfermitos. Hay como dos nomás que son normales... una niña que se fue a estudiar y no volvió más y el chico Schwerter ese que dicen que va a heredar todo...-
- Si tienen algún dinero deberían tener algo mejor para cuidar a esos niños. No tienen un casa en el pueblo, más cerca del hospital?- le dije, agarrándome del marco de la puerta, porque tras un poco de asfalto, el camino se volvía tierra. La lluvia había parado un poco, y seguíamos los restos de lo que alguna vez había sido un camino apisonado, pero ahora estaba lleno de hoyos: y aunque sólo podías ver bosques de pinos de las forestales en todas direcciones, a veces veías las ruinas de una casa, un tejado roto, ladrillos rojizos entre el verde. Antes del terremoto del 60, habian tenido fábricas, y había ido en camino de ser un pueblo grande. Aún había interés en algunas de sus casas antiguas medio abandonadas en el pueblo: a mí me habían ofrecido una para arrendar cuando estaba buscando, con nueve dormitorios y dos pisos, un hoyo en el techo sin reja. (Dije no gracias)
- No se puede tener a esos niños en el pueblo, no sabe? Son peligrosos. Pueden ser muy violentos. Por eso la señorita Raquel no quería que fuera, señorita. Yo voy a entrar con ustedes porsiaca.- dijo, ceño fruncido. Estuve a punto de decirle que no necesitaba ayuda para controlar a un chico de ocho años, pero recordé que en mi práctica, al hacer un tiempo de sangría, una chiquita de nueve había visto su sangre y se había vomitado inmediatamente como el exorcista sobre mí, mi profesora y sus padres, y cerré la boca.
Nunca había estado en ese camino, y cuando el bamboleo ya parecía capaz de volcarnos, divisé un puente sobre el río barroso que llegaba al pueblo. A la altura del pueblo no era más que un canal barroso, de un color chocolate rojizo, lento y espeso: aquí era torrentoso, espumante, borboteando tanto que daba la ilusión de que hervía. Había un gran puente de cemento partido al medio, con barandas bajísimas, a un costado, cargado de líquenes: lo que atravesamos para cruzarlo era uno de esos puentecitos mecanos de metal que son casi una jaula, que te dejan mirar el agua debajo tuyo entre los barrotes de un modo enervante. Cuando atravesamos, fue como si se hiciera de noche de repente y se largó una lluvia intensa: a pesar de los limpiaparabrisas, no sé cómo el Sr. Manuel podía ver adónde íbamos. No hablamos más, porque necesitaba concentrarse en la conducción: y era poco más que una huella de bueyes lo que seguíamos, arriba y arriba, lo que se sentía raro porque esa zona de la décima region es bastante plana. Pero entre la oscuridad y el barro de repente vi unas luces amarillentas, y al fin dos postes de luz de neón naranja, que aparentemente le daban luz a la casa entre ambos.
El señor Manuel se estacionó y yo me quedé paralizada con la mano en el vidrio empañado. No sé qué me había imaginado, pero no era eso. No parecía un pueblito de posta: había visitado algunos en mi internado, pequeñas parcelas alrededor de colegios rurales y algún minimarket colorido. No, esto más que un pueblito, era una casa: una sola casa. Tenía varios edificios, grandes y sombríos: parecían galpones, un bungalow abandonado, unas mediaguas en círculo, más atrás otra casa con las ventanas tapiadas y pintadas. Conté al menos nueve estructuras, varias de ellas con vidrios rotos, recubiertas con plásticos, techos hundidos, pasto en todas direcciones. No sé cómo se habría visto con luz de sol, pero esa noche de tormenta cubierta de barro y bajo esa luz naranja era algo siniestro, con sombras negras como el carbón, y yo, con mi bolsita con tubos y mi botellita de sulfato de cobre, me sentía muy chiquita de repente.
Pero, diablos, había venido a ver a ese niño y lo iba a hacer. Me bajé de la ambulancia, hundiéndome hasta medio pie en el baro espumoso, y caminé a lo que parecía la mediagua más cercana, con el Sr. Manuel detrás. Había luz, esa luz amarilla de las ampolletas antiguas en varias de las estructuras, y sombras se movieron, como si mucha gente se asomara al verme pasar: pero no veía a nadie, y cuando llamé " Aló!" mi voz sonó muy delgadita.
Un GONG me hizo saltar. No había visto una campana grande, extrañamente lujosa y muy anticuada, sostenida por una mano de bronce, que colgaba amarrada con una cuerda del poste de cemento de la luz, que el Sr Manuel hizo sonar. Lo miré bastante descolocada, pero él estaba muy serio, y cuando volví a mirar, vi que de una de las mediaguas salían dos mujeres altas y gruesas, a las que no conocía. Puse mi mejor sonrisa de profesional, y luego me pregunté porqué diablos me había espírituado tanto: la mayor de las mujeres, con el pelo blanco ya, un vestido de lana y un especie de chubasquero encima me sonreía, y la segunda, una mujer de mediana edad con pelo muy rubio y cara arrugada pero simpática, traía media sopaipilla en la mano.
- Buenas noches. Perdónenos por molestar. La señorita es la tecnóloga del hospital, y se preocupó porque le salieron malos los exámenes a uno de los niños. Como no está el doctor quizo venir...- explicó el Sr Manuel, a lo que me pregunté si lo de la llamada de la posta había sido mentira o qué, porque deberían haber sabido que veníamos. Pero las dos mujeres asintieron, y la mayor hizo una mueca mientras me hacían gestos para que me pusiera a salvo de la lluvia, en el techito sobresaliente de su casita.
- Miren que amable... que linda es la señorita... pobre señorita, con esta lluvia venir para acá...-
- Quisiera ver a... Adrián.- dije yo, revisando mi agendita.- Donde está? Sus exámenes son malos, debería estar hospitalizado...-
- No, su mamá lo sabe cuidar, está arriba ya...- dijo la mayor, su voz calma. Por un momento pensé que hablaba del cielo y que el niño se había muerto, pero luego caí que señalaba la casa detrás de las mediaguas, que se veía oscura, enorme, y tenía al menos tres pisos. Alguna vez debía haber sido una casa bastante señorial, pero era prácticamente una ruina.
- Lo tienen ahí arriba?- dije con horror, porque parecía que el lugar no sólo se llovía, sino que parecía abandonado.
- Es que necesitan más espacio.- dijo la primera señora en un tono dulce.- Y como llueve tanto no pueden jugar afuera...-
Traté de sonreír, pero seguro era como una mueca.- Puedo verlo?-
- Pero si él estará bien ya, su mamá lo trató...-
- Me gustaría verlo.- insistí, ya un poco irritable: no me había dado semejante paseo para irme contenta con ese comentario. Por sobre mi cabeza, pesqué una mirada sombría de la vieja con el Sr. Manuel, que fue a la ambulancia, y sacó una linterna enorme, y para mi espanto, una ganzúa de metal.
- Yvonne es la mamá de Adrián?- preguntó, a lo que las viejas asintieron. Echó a andar a la casa sin decir nada más, y yo troté detrás suyo, tropezándome en los charcos.
- Para qué es eso?- exclamé alarmada.
- Es uan casa vieja, pueden haber ratones.- me dijo con esa voz que yo ya identificaba como Es Usted Una Niña De Ciudad Estúpida.
- Ah.- dije, idiotamente. Tras las mediaguas, la casa era realmente muy grande, y tenía literalmente encima unos robles que habían crecido hasta apoyar las ramas en los techos. Parecían ser tres pisos y un ático, y seguramente alguna vez había sido grande y bonita, pero ahora era una horripilancia, y toda parecía ser del mismo color barroso.
No había puerta: la entrada era una arco de cemento goteante. Lo seguí por un piso de cemento encharcado, pero aún sin linterna nos habríamos podido guiar: la casa no tenía luz, pero el resplandor naranjo del exterior entraba bien a través de ventanas y puertas arrancadas. En lo que debía haber sido la sala, había pasto de medio metro de alto y lo que parecían una hojas de plantas de papas. me mantuve a distancia del pasto, pensando en lo que había dicho sobre ratones- no me dan miedo ni asco: lo que me habría dado pena sería pisar alguno- y al dar una vuelta, encontramos una escalera de ladrillo que era más amplia que la del hospital en donde hice la práctica. Tenía descansillos y todo, pero si alguna vez había estado alfombrada o enlosada, ahora sólo quedaba los ladrillos. Dimos dos vueltas, y me estremecí un poco al ver un largo pasillo totalmente oscuro: pero en la siguiente vuelta, en el piso tres, vi con alivio la luz de unas ampolletas, y lo que parecía un grupo sentados alrededor de un hornillo, de esos de carbón, envueltos en mantas y con tazas de latón enlozado en la manos.
- Yvonne?- llamó el Sr Manuel, y una de las mujeres se volvió. Parecía una anciana, con su poncho oscuro abrigándola. Después iba a enterarme de que tenía mi edad.- Es la señorita del laboratorio...-
- Hola, buenas noches. Yo hago los exámenes en el hospital. Vi el de Adrián y me preocupé. Como no está el doctor con la ronda, vinimos a verlo.-
- Ah, del hospital!- dijo otra de las mujeres, habían unas cinco.- deben tener frío, no quiere un matecito...-
- Cómo le ofreces esa mierda a la señorita fina...-
- Adrian esta arriba con los niños, ya es hora de acostarse.- me dijo Yvonne, y me di cuenta que se tambaleaba un poco. Dios me perdone, mi primer pensamiento fue que estaba borracha, pero la palidez de su piel, y las arrugas en su cara parecían dolor no alcoholismo.- Ya lo atendí, de la posta dijeron... dijeron que de nuevo tenía la sangre espesa?-
- Sí, traje todo para una flebotomía...- le dije, un poco asustada por su rostro algo ido, atontado.- Cómo lo atendiste...?- pregunté, un temor creciente a su gesto perdido.
Se me acercó, y se tropezó con sus propios pies: pero cuando se agarró de mí para no caerse, su cara tan blanca tan cerca, bañada en sudor, me apuntó con la mano, y vi, a la luz de la hornilla, un viejo lechero descascarado, que tenía adentro lo que parecía un machete, y estaba todo rojo.
Soy tecnólogo. Nuestro uniforme en rojo vino precisamente para que no se vean las manchas de sangre. La sangre nos da lo mismo: en las películas, soy la primera en chillar que oigan, ese zombie está super anémico. Pero las gotas dentro de ese lechero viejo me dejaron helada y entonces me di cuenta, porque conozco ese olor a la perfección, que Yvonne olía a sangre.
A mucha sangre.
Retrocedí bruscamente y a ella se le doblaron las piernas. Manuel se lanzó adelante a sostenerla, y entonces vi que el poncho le goteaba oscuro, goteaba en el suelo, sobre mis botas embarradas, y las mujeres se lanzaron también a sujetarla, aunque no se veían realmente preocupadas.
-... deje, si tenías que tomarte el mate primero, señorita no se asuste el que el Adriancito no quería...-
-... No te vas a desmayar por un mordisco de tu hijo, cabra tonta, cuando tenía tres a la vez ahí te quiero ver, me dejaban como chicle...-
- Qué le hiciste a ese niño?- exploté, espantada, tratando de controlar mi voz.- Dónde está?!-
- Está arriba, pero déjelo que bote un poco más de sangre para que se ponga más tratable...- me dijo una de las viejas. Alcancé a oír NO! SEÑORITA! que gritó el señor Manuel, pero agarré mi bolso y corrí al último piso, al ático: y los dejé ahí con la mujer herida, porque todos mis nervios decían que habían hecho algo terrible. Dejar sangrar a un niño? Solo? Qué clase de monstruosidad toleraba esa gente?
No había puerta al final de la escalera: sólo una abertura a una sala enorme, que parecía tener el largo de la casa. La luz no era naranja ya: era de un blanco pálido, lechoso, porque afuera se habían abierto las nubes y había algo de luna entre la lluvia. La sala estaba sembrada de pilares cuadrados, que asumí eran estructurales de la casa.
Y junto a uno de esos pilares había algo encadenado.
Lo único que puedo decir es que la idea de un niño encadenado me volvió loca. Me lancé adelante casi sin mirarlo: estaba dispuesta a pelear con toda esa familia y hasta con el señor Manuel, y dispuesta a cargármelo a la espalda y armar la de Dios hasta llevármelo al hospital, aunque tuviera que defenderlo a puñetazos. Agarré la cadena, que tenía un candado enorme, y empecé a hablar como una histérica, asegurándole que lo sacaría de ahí, que iríamos al hospital, que iba a ayudarlo...
Lo que se dio vuelta y me atacó no era un niño.
Recuerdo una boca enorme, con varias filas de dientes como un tiburón. Recuerdo brazos: brazos huesudos, musculosos, que parecían tener venas como mangueras bajo la piel y que se movían como las patas de una araña: y un sonido ronco, gutural, como el que hace la gente muy vieja o muy loca. era más grande que yo: era como un fardo enorme, que cayó sobre mis piernas, y trepó, y el olor de la sangre se mezclaba con un olor más viejo, como de pescado podrido, intenso, algo tapándome la cara sintiéndose como piel suelta que me ahogaba, y entonces me mordió, y el dolor era como la picadura de una abeja, de muchas abejas, de cientos de abejas subiéndome por el brazo.
Traté de gritar y se me llenó la boca de esa carne suelta: y entonces algo lo arrancó de mí, vi el relampaguear de la linterna, y el señor Manuel le tomó de la cintura como un bulto y recuerdo en flashes, la escalera, la lluvia, el portazo de la camioneta. Me miré el brazo, y me faltaba un pedazo de carne junto arriba del codo. No podía hablar. No podía decir nada. Me tomó un rato, incluso mientras mecánicamente me hacía un torniquete y la camioneta saltaba como una resortera por el camino empapado, darme cuenta que gritaba con toda la voz que tengo sin parar, casi sin respirar, como aúllan las sirenas de incendios.
Parte 1: https://www.reddit.com/Miedo/comments/htt4oo/la_familia_en_alto_maull%C3%ADnnosleep/
submitted by scaredwifey to Miedo [link] [comments]


2020.06.26 04:00 Piteas_de_Adunte [O] Buscando una farmacia de guardia en plena madrugada.

Pues ayer tuve que volver a salir de madrugada en busca de una farmacia de guardia. Esta vez era por medicacion para mi mujer, por lo que era un poquito mas urgente y me propuse no volver a casa sin ella.Además, la farmacia de guardia estaba al otro lado del parque.
Aunque eran las dos de la mañana (y el viento hacia la noche algo desapacible), aun habia bastante movimiento: gente con perretes, tardanos en las terrazas... ambiente de barrio.Saludé a un vecino que saca a pasear su pitbull al volver del curro y llegué hasta la farmacia.
Tras esperar mi turno (habia una pareja hipernerviosos comprando condones), le di la tarjeta a la farmaceutica y esperé.Tardó bastante en volver, con gesto algo preocupado: tenian la medicacion, pero no la dosis pautada. Tendria que ir a otra farmacua mas lejana.
Estuve mirando varias con la chica: una estaba en pleno centro (20 minutos de paseo no me los quitaba nadie), pero al chica me recomendó que cruzase el rio y fuera a Vadorrey.
Vadorrey es uno de esos barrios de casuchas y huertos que la gentrificacion mastica, escupiendolos en forma de pisos inocuos y plazas de diseño.No me pareció mal destino para un paseo nocturno, y la chica me juro y perjuró que estaba al lado.
Me dió indicaciones acerca de por qué puente ir:
Asi que ¿por qué dudar? Llame a la farmacia, reservé la medicacion y me puse en camino sin consultar antes google maps.
Ya en la ribera, el viento soplaba considerablemente mas fuerte. En todo el parque lienal solo se veñian figuras embutiads en chaquetas demasiado finas, marchando cabizbajos y a toda velocidad (por algo los de Huesca nos llaman cheposos) A mi el frio, la verdad, me anima. Comencé a cruzar el puente de hierro mientras leia algun creeppypasta para entretenerme.Iría por medio camino cuando escuche a un grupo de chavales borrachos detras de mí: comenzaban a cruzar en ese momento entre aullidos y risas.
No me gusta nada la gente en ese plan. Me hacen sentir muy inseguro y, seamos sinceros, soy bastante alfeñique. Como alguno se ponga violento (me ha pasado mas de una vez), llevo las de perder.Aferre el movil y apreté el paso, esperando perderme por las callejas del otro lado.
Los chavales se dieron cuenta y me metieron un par de gritos, entre divertidos y enfadados. Os juro que me cagué en todo el santoral y parte del panteon griego.Aceleré el paso, enfrentandome a una volada de viento, y despues... el silencio.
Me volví, mirando de reojo, pero no habia NADIE en el puente (y en este no hay sitios donde esconderte, si lo conoceis). Me dió un poco de mal rollo pero... oye, mas mal rollo me dieron los chavales.Suspiré tranquilo termine de cruzarlo, sumergiendome en una ciudad VACIA Cuando me refiero a que la ciudad estaba vacia no quiero decir que hubiese poca gente o que apenas pasasen coches, no.En toda la avenida yo era la unica persona: sin coches, personas, ni siquiera luces en los bloques de pisos o algun restaurante tardano cerrando de madrugada.
La luz de las farolas a este lado del rio era mas suave, por lo que parecia que el viento arrastrase consigo una oscuridad densa que aletargaba todo su alrededor.Los semaforos, sin embargo, jugaban a ignorar la noche y seguían impasibles el mismo ritmo, como marionetas locas.
Fue allí, con un poco de desazon, donde consulté por primera vez el mapa; me di cuenta que la chica de la farmacia me habia mandado por el camino mas jodidamente largo en la primera noche ventosa del verano.Resoplé, le pedi una ruta al movil y atajé por la primera callejuela.
Los nuevos bloques de pisos fueron dejando paso a casas humildes y solares derruidos, cada vez peor iluminados.Iba intentando concentrarme en la lectura del movil, ignorando la opresiva soledad de mi alrededor, hasta que escuché una algarabía a la vuelta de la calle.
Con curiosidad - y algo de miedo- crucé la esquina y miré mas allá. Ante mi se extendia una gran plaza, bordeada por edificios en obras.La mayoría apenas tenian las vigas y unos cuantos andamios. Eran esqueletos de acero -del que se crea ya oxidado- y blanqueados de hormigon.
La plaza aun no habia sido invadida por el cemento y las esculturas cutres, asi que seguía teniendo el aspecto de una parque de las afueras: oscuro, verde y lleno de vegetacion espesa. Y entonces, ocurrió.
Me estaba cagando encima.
Si, lo siento, no es muy digno, pero ya os habreis dado cuenta que yo y dignidad no solemos ir de la mano. Aparte, tampoco os voy a mentir en algo tan simple solo por intentar que quere mejor una anecdota cutre.
Aunque estaba solo, me metí en la plazoleta para hacer de vientre entre unos arbustos (mientras bendije la costrumbre de llevar siempre clinex conmigo).Como estoy algo mal de la tripa, aquello no fue algo "rapido y limpio", asi que -tras limpiarme- me acerque a una fuentecilla.
Y ahí me teníais, andando como un pinguino, con los pantalones bajados en mitad de esqueletos de 10 pisos de altura y rezando porque no me apareciese ningun asesino psicopata de la nada mientras estaba de esta guisaPero, mientras me lavaba en condiciones, los edificios hablaron El viento, chillando cual demente, dava una voz unica a cada uno de esas ruinas en construcción. Algunas eran agudas, como animales agonizantes, mientras que otras eran zumbidos graves que retumbaban en el pecho. Incluso los edificios bajos, a los que el viento apenas azotaba, murmuraban con voz de ahorcado usando las gruas que se levantaban de sus corazones destartalados.Lejos de asustarme, aquella escena me fascinó. Era como espiar un concierto secreto o un ritual vedado a los legos.
Los edificios siguieron cantando bastante rato, y yo encandilado hasta que me di cuenta que ya no soplaba viento, pero les seguía oyendo.Ahora se me ocurren muchas razones para ello, pero en su momento me asusté muchísimo, me subí los pantalones y seguí mi camino nocturno.
Abandoné la avenida encogido, buscando la acera menos iluminada, con miedo de que los gigantes detuviesen su canto para fijarse en mi.Distinguí la silueta de un Centro Deportivo; podia oler el agua clorada, y este aroma me recordaba a mañanas luminosas.
Apreté el paso para llegar cuanto antes pero, justo cuando cruzaba la avenida que nos separaba, escuche una voz chillona y átona clamandone al oido.
El GPS.
Os juro que no sé como se activa ni cuando elige avisarte, pero ahora me repetía insistentemente que me alejase de la piscina girando a la izquierda.Eché un ultimo vistazo, oliendo ese aroma que evocaba tardes de sabado y casi me hacia verme bañandome.
Y me giré.
Luego, consultando mas tarde el mapa en un rato muerto del curro, he visto que la piscina de esa zona aun esta en construccion. Las pozas, segun la info en la web del CDM, son solo unos huecos mal encofrados. Desde la vista satelite incluso recuerdan un poco a tumbas abiertas.
Pero lo importante es que me alejé, tomando un desvio por una calle repleta de graffitis con simbolos raros, y llegué a mi destino: La farmacia de Valbino Orensanz.
El trafico en esta zona era mas fluido: se veía algun coche que otro y un camión de la basura traqueteaba de vuelta a cocheras.Me planté ante la farmacia, recogida dentro de una plazoleta abierta del edificio, y llamé al telefonillo.
La farmaceutica me atendió enseguida, algo dormida pero muy eficiente. Me preparó una bolsita para llevarlo todo, aunque yo me lo metí a los bolsillos porque era mas facil para andar.Me despedí y, cuando me daba la vuelta para irme, me advirtió que tuviera cuidado con perderme.
Me volví para decirle que estaba usando el GPS, pero ya se habia metido al interior de la farmacia y apagado las luces.Y volví a sumergirme en la oscuridad ventosa, con todo el camino de vuelta ante mi.
Al salir de la farmacia, decidi plantearme otro camino para la vuelta, pues no quería volver a pasar por la zona de obras y tampoco aquella piscina oscura se me planteaba muy apetecible.Tras una mirada rápida al movil, me percaté que tenia el rio considerablemente cerca.
Por si no sois de Zaragoza, desde hace ya diez años se ha limpiado y podado toda la ribera. Llegar hasta el rio significa poder ver limpiamente toda la zona, orientandose mucho mejor que entre calles o con un gps cutrecillo.
Visto esto, resolví llegar hasta la ribera. Desde alli, iria paralelo al rio hasta coger el puente que mejor me viniera. Me ubique medianamente con la brujula y eché a andar.Casi tan rápido como antes, los bloques de pisos dejaron paso a parques y descampados vacíos.
Aqui tambien se adivinaba la construcción alocada, pero aqui se habian limitado a dividir la tierra mediante calles y colocar algunas farolas (la mayoria de las cuales aun no funcioaban).
Era como pasear en una ciudad hecha con sombras de la otra, azotada por oleadas de cierzo.
Aún con la poca luz y las sombras moviendose en casa esquina, agradecía mas esta zona.
Con la mirada podia dominar bastante lejos y, de cuando en cuando, se escuchaba algun coche pasar a toda velocidad, adivinandose una autopista lejana.
Hasta que vi al hombre en la rotonda. Me percaté de repente de su presencia, auque seguramente llevaba mucho tiempo ahí (como esos cuadros con dibujos escondidos, en los que la figura surge de repente).
Estaba quieto dentro de una rotonda, con una espesura de oscuridad a sus espaldas y una gran sonrisa en la cara. Vestía un abrigo barato, pero tampoco parecía ningun indigente, y en seguida me di cuenta de que tenia su mirada clavada en mi.
Yo me cagué en todo por haber hecho contacto visual, pero no dejé que se me notase. Quizas, si parecia un borracho volviendo cabreado, me dejase en paz. Cuando llegué a su altura, aun con la calzada separandonos, el me chisto de forma suave. Yo quería seguir andando pero, por alguna razón, algo me saltó en el pecho y me quedé clavado en el sitio, tan acojonado como interesado en lo que me pudiera decir.
Las tardes de mi infancia, inacabables y llenas de aventuras. Los sabados de piscina de mi adolescencia, que auguraban dias llenos de ilusion. La euforia de enamorarme por primera vez y ser correspondido. La oportunidad de solucionar ESE error y que, esta vez, todo saliese bien.
Todo esto estaba bajo el abrigo, dentro de esas botellas que se adivinaban en sus bolsillos interiores, y cualquier precio que le pusiese me iba a parecer poco.
Encandilado, di un paso hacia la rotonda, pisando ya la calzada que nos separaba.
El hombre volvió a poner ESA sonrisa (la que ponemos los vendedores cuando percibimos un trato cerrado, la que precede a sacar un boli de la nada, comentar un precio de pasada y dejar todo atado y bien atado).Ni siquiera me importaba que el abrigo no se moviese con el viento.
Y entonces me sonó el movil.
Era una alarma ridicula ("Mierdaseca", del grupo Cariño, por si teneis curiosidad). La tonadilla popera y las voces aniñadas desentonaban totalmente con el lugar y la situación.
Comencé a buscar el movil bajo la mirada contrariada del hombre. Era una simple alarma, pero me habia confundido en la hora. Al dia siguiente tocaba revisión en la veterinaria (nada grave, pero tocaba).
La foto que acompañaba a la musica era mi mujer haciendo el tonto con la perra, jugando a tirar de una manta descosida a mordiscos.
Cuando silencie la alarma, mi vida habia vuelto a asentarse en mi cabeza con toda la fuerza - y ridiculo- que era posible.
El hombre seguía alli, intentando ocultar que se estaba poniendo mas impaciente por momentos.
Le devolví otra sonrisa, mientras retrocedía hasta la acera.
Seguí mi camino con paso agil, pero sin correr, esperando que el señor no se avalanzase sobre mí.
Cuando ya llevaba un ratillo andando, volví la mirada. El señor seguía dentro de la rotonda, aunque la farola que tenia encima se ahbia apagado y ahora apenas se distinguía su sonrisa recortada contra la noche de su silueta. Se volvió al interior de la rotonta y llamo a alguien.
No lo voy a negar: me alegré mucho de no pararme. A mi cabeza llegaban historias de atracos truculentos, de criminales psicopatas esperando en descampados y creepypastas muy desagradables.
Aceleré el paso hasta que me dolieron los gemelos, echando miradas furtivas hacia atrás.
De la negrura enmarañada salió un tipo -una silueta mas bien- algo mas alto que el señor y de movimientos un poco torpes. El hombre me señaló y aquel tipo hecho a caminar detras mio: no correr, solo caminar, con calma y decisión. Esto ultimo fue lo que mas me asustó.
Calculaba que, tras una elevación al fondo de donde estaba, podría ver el río, decidir mejor como escapar y aprovecharia que mi perseguidor me perdería de vista un poco y podria sacarle mas distancia.
Me volví, para comprobar si seguia caminando igual, y se me heló la sangre: la silueta seguia avanzando tan lenta y silenciosamente como antes, pero en un momento ya habia recorrido la mitad de distancia entre los dos.
En ese instante eché a correr como alma que lleva el diablo.
Subí a lo alto del camino en lo que me pareció una eternidad. Me detuve unos instantes para recuperar el aliento y miré delante mia para ver... mas y mas solares vacios.
El rio no estaba por ninguna parte y, cuando me volví para mirar atrás, el señor se encontraba aún mas cerca. Mientras escribo esto, a la luz del día, me acuerdo de ESA escena de los Caballeros de la mesa cuadrada y casi me da la risa. Pero en ese momento no tenia ninguna gana de reirme: me sentía solo, perdido y desprotegido. Rodeado de campos sembrados de noche y a punto de llorar.
Y entonces comenzo el repiqueteo. Era rápido y constante, como los martillazos que les dan a las campanas en las ferias; y, de alguna manera, sentí que me estaban llamando a la desesperada.
Comencé a correr a toda velocidad, sin mirar atrás e intentando orientarme hacia el sonido.
Soy asmatico desde pequeño, asi que intento controlar mucho mi respiracion cuando corro (o luego paso un mal rato recuperando el aliento, mas si no llevo el salbutamol a mano).
Aspira, paso, aspira, paso, expira, paso, expira, paso. Era facil coordinarse con la campana e, intentando mantener la calma, fui contando los tañidos: undos, trescuatro, asi hasta treintaiseis. Luego una pausa -que se me hacia eterna- y vuelta a empezar.
No llevaria ni siquiera cuatro series cuando se despejó la maleza a mi alrededor y apareció el rio ante mí. Me había desviado muchisimo mas al este de lo que pensaba, saltandome casi el puente del azud (el último antes de salir de la ciudad).
Enfile hacia él y os juro que nunca me habia resultado tan agradable el aroma de la ribera. Recuerdo haber pasado la pasarela sin casi tocar el suelo y plantarme al otro lado en un suspiro. Solo entonces me atreví a mirar atrás. Era imposible. Aquello no habia hecho NINGUN ruido, pero estaba a mitad de puente.
El asma me deja jodido, pero no me hace ser mas lento: me habia marcado un sprint la mar de majo, pero aquella cosa -que seguía avanzando lentamente- me habia recortado distancia.
Pero ahora habia una diferencia: de este lado del rio, ya estabamos en mi barrio; y no le iba a poner facil el cogerme. Me lancé por la primera calle lateral que vi, perdiendome entre las sombras de los bloques y recovecos de los patios.
"Las Fuentes" es un barrio peculiar de Zaragoza, atado como uña y carne a los ultimos 50 años de la ciudad. Si vienes de visita, seguramente, no lo pisarás jamás: los pocos encantos que tiene para los foranos tan solo se los puede sacar un buen ojo de fotógrafa.
Al principio, como bien dicen los yayos, todo era campo. Aprovechaba la ribera del Huerva y todos los pozos (de ahi el nombre) para las huertas de los monasterios cercanos. Las unicas casas eran bloques de dos pisos, construidos alrededor de patios pedregosos, para los curritos.
Casi todo eran gitanos que pensaban les iria mejor asentandose aqui que como temporeros. A estos se les unio, cuando abrieron las primeras fabricas en la zona, una miriada de obreros del Bajo Aragon. Era un barrio lleno de casas viejas, habitadas por pobres y emigrantes. Quizas por eso la ciudad miraba a otro lado hasta el incendio del 73. Un incendio en una tapiceria -por culpa de un cableado de mierda- se extendió a las casas cercanas. Murieron 23 personas y muchas mas se quedaron sin nada.
Entonces, ese barrio caótico -que alternaba chamizos con bloques vetustos y casas de proteccion oficial- respondió con una sola voz. Y desde ese momento, no ha parado de luchar. En los 80, la droga le hizo mucho daño y el paro lo masacró, pero sigue en pie, bullendo de vida.
Imaginaos un trazado de locura: calles serpenteantes perdiendose en callejones llenos de maleza, o rotos por moles de cemento y ladrillo. Un barrio donde todavia, cuando aprieta el calor, muchos vecinos salen con sillas y guitarras a la noche.
En ese laberinto corría yo, sin mirar atrás. Cada vez que podía, tomaba un desvío o me metía por algun callejón para alcorzar.Y, en uno de esos patios donde la maleza reconquistaba el sitio a hierros oxidados, me encontré por fin mas gente.
Como la noche era fria, habian prendido una fogata y cantaban a su alrededor, tocando una guitarra (que sonaba mas bien a corneja). Sobre una caja convertida en mesita improvisada, descansaban los restos de una recena y un par de botellas de vino que explicaban la alegría.
Imagino que, si cualquier otra noche me hubiera encontrado con esto, me habria cruzado de calle esperando que no me vieran (que leñe, esa misma noche ya habia esquivado a un grupo de borrachos), pero en ese momento mepareció un coro celestial, y me acerqué a ellos sin dudar.
Me recibieron sin perder la sonrisa, pero algo alarmados por mi cara de susto. Incluso un perrazo de pelo enmarañado, que descansaba en las sombras de un portal, vino a consolarme. Pero nadie acertaba a ver a mi perseguidor.
Me fui a volver, seguro de que eso estaría allí, pero aun mas cerca, cuando una voz cascada me ordenó estarme quieto.
Era el gitano que tocaba la guitarra, un viejecillo enjuto y amojamado, con una piel tan oscura que parecía un pedazo de noche recortado contra la hogera. El gitano dejó la guitarra en la silla y se acercó de dos zancadas a mí, arrastrando olor a tabaco sin filtro y vino peleon. Me puso la mano en el hombro y miró fijamente detrás mía con ojos cansados. El resto se cayaron, esperando ver que tenía que decir el anciano.
Me puso su mano, cayosa y nervuda, sobre la cara, y clavo sus ojos en los mios. Su mirada era oscura, como las aguas de un lago profundo, pero en ella parecían tililar los pequeños brillos de las estrellas.
El señor sonrió, mostrando unos dientes de nacar, pero gastados por la edad.
La verdad es que me intrigaba saber que le iban a hacer, pero estaba tan asustando que no pretendia llevarle la contraria al señor, así que saqué el movil y saque una foto sobre mi hombro. Sin mirarla siquiera, me alejé a buen paso de allí.
No se muy bien como volví a casa. En algun momento, las callejas me devolvieron a la vera del Huerva y, desde allí, alcancé el bloque donde vivo.Subí a casa agotado, sin mirar atras ni un solo momento hasta no cerrar la puerta tras de mí (con dos cerrojos, por supuesto).
Mi mujer dormía placidamente, con la perra espatarrada en mi sitio. La desperté para que se tomase la medicación y volvió a dormirse al instante.
Yo me desvestí y me fui un isntante a la galeria, a meditar lo que me habia pasado.
Nuestra galería es interna, da a un enorme patio cerrado donde confluyen casi todas las casas. A esas alturas de la noche los vecinos dormían y la unica luz venía de la luna sobre los bloques de casas. El viento -domado por murallas de 10 pisos- jugaba en el patio como un niño.
Me quedé un isntante preguntandome por qué aquella casa -vieja, llena de viento y carente de glamour- me inspiraba tanto cariño y la seguridad. Todo lo contrario de aquella parte nueva, aun en construcción, pero que ahora recordaba como ruinas exangües.
Tras un tiempo acunado por el cierzo, supuse que eran precisamente los fantasmas.
Los fantasmas de cada vida que ha habitado esta casa, los sueños etereos que tenían mis vecinos en esos momentos, y las promesas quiméricas de los que estaban por venir. Y todas, a mis ojos ya entrecerrados, bailaban al son del viento y de una guitarra desafinada -que sonaba cual corneja- tocada por un viejecillo renegro.
Me despertó el frio y marché a la cama, recordando de repente la foto que habia sacado hacia un rato. La encontré enseguida, pero estaba oscura de narices, así que toquiteé el brillo y el contraste hasta que pude ver mejor los perfiles. Y, por primera vez, vi el rostro de mi perseguidor.
La calidad era una mierda, pero reconocí enseguida los rasgos. Los veía todos los dias, aunque ahora estaban envueltos de odio e impotencia: era mi propio rostro.
Y entonces ¿Que iba a hacer? Borré la foto, puse el movil a cargar y me peleé con mi perra por un hueco en la cama. Me dormí en menos de cinco minutos, tranquilo y sereno.
Estaba en casa.
submitted by Piteas_de_Adunte to nosleepenespanol [link] [comments]


2020.06.24 20:13 El-Pensador Mi Set de Propuestas para la Sexta República.

24 Junio del 2020
Introducción:
Mucho se ha hablado sobre las ideas para salir del narcoregimen, lo cual es fundamental y tiene que ser tomado como prioridad para quienes desde la disidencia aún creemos que es posible, pero esta vez no hablaré sobre eso, sino quisiera enfocarme sobre el día D, el día después de la salida del narcoregimen, que en estos momentos no he visto que nadie del acontecer publico haya formulado una idea concreta y puntual sobre qué hacer en Venezuela en la construcción de una nueva república en la que no fracasemos de nuevo como país y que las nuevas propuestas ofrezcan los resultados deseados para ver si abandonamos este mal camino que lleva ya 200 años de miseria y sufrimiento.
A continuación me gustaría presentar una serie de propuestas que considero sería el inicio o la señal hacia el camino que deberíamos tomar para no solo abandonar estos malos vicios que nos ha aquejado toda la vida como estado y como sociedad, sino que sirva para evitar que en el futuro no vuelvan a surgir otros romulos bentancourt y luego otros hugos chavez que hagan repetir los diferentes infiernos que nos tocó a los de nuestra generación.
En primer lugar y a modo de desglosamiento, viene la parte gruesa, en donde enfocaré de una manera generalizada y global, los diferentes puntos sobre qué hacer en este territorio a nivel de estado y sociedad civil. y posteriormente, viene la parte fina, en donde se puntualizará y se entrará más en detalle en que consiste cada ítem, explicando cómo ir resolviendo las diferentes temáticas.
Nota: quisiera aclarar que varias de estas propuestas no son de mi autoría, digamos que es un compendio de diferentes autores, de los que leído y visto y que con alguna añaduría, he moldeado la idea para adecuarla a nuestros tiempos, cualquier es libre de refutar o modificar o mejorar estas propuestas, lo cual sería estupendo, ya que enriquecería enormemente el contenido, y vaya que lo necesitamos, necesitamos muchísima ayuda para esto.
Aquí vamos pues...
1) Reducir el Estado Venezolano a la Mínima Expresión:
Digamos que este es el paradigma central de la propuesta para la sexta república hacia donde debemos dirigirnos, y digamos que hay razones (racionales y empíricas) para decir que la idea de un estado paternalista representa un fracaso para nuestro país, y que dado el éxito que en otros países ha tenido, la vía contraria (es decir acabar con el paternalismo estatal) entonces es momento de implementarla en Venezuela.
La reducción de estado venezolano es justamente lo que usted imagina, y las implicaciones que tiene son aún más radicales y extremista, dado la cultura imperante que vivimos en Venezuela. El Estado se convirtió en un monstruo (un leviatán en palabras de Thomas Hobbes) y es momento de detener a este monstruo y la manera de hacerlo, es quitarle los poderes pleni-potenciarios que le hemos otorgado desde hace muchísimo tiempo.
Y una forma es mediante la PRIVATIZACIÓN de la administración pública, esto es, vender gran parte de los activos y pasivos que hoy son llamados empresas básicas, empezando por su principal industria que es la petrolera.
2) Eliminar el Curso Forzoso de la Moneda en Venezuela.
Significa que en Venezuela puede operar libremente cualquier divisa extranjera y el estado no debe interferir en las políticas monetarias que deriven del mercado monetario, cada particular o empresario es libre de comprar o vender en la moneda de su elección.
3) Desmantelar la Fuerza Armada Nacional.
Este desmantelamiento se puede hacer de la siguiente manera, ELIMINAR toda la estructura actual y crear un solo componente militar cuyas funciones se limiten a acciones fronterizas, un militar no tendrá funciones ni jurisdicción sobre los civiles venezolanos y estará sometida a decisiones tomadas desde el congreso nacional y no desde el presidente, previo acuerdo y votación de la población.
4) Descentralización y Desconcentración del Territorio Nacional, Federalismo
La idea es eliminar la centralización del estado venezolano, que cada zona del país tenga autonomía propia y no dependa de un gobierno central para tomar y ejecutar sus propias decisiones, digamos que el modelo suizo sería una excelente propuesta en donde el poder del ciudadano (a nivel municipal) sea quien dirija las diferentes acciones del gobierno (un auténtico gobierno local) y que no haya una autoridad central dando órdenes en competencias que no entiende ni tiene la capacidad para manejar.
Las implicaciones que esto conlleva es desconcentración completa de la capital del país y la región central, ahora que no hay un territorio en donde hay una única autoridad central, diferentes organismos de importancia política/económica y diplomática, podrán establecer sus sedes en el interior del país, dependiendo del desarrollo que en competencia estos lleven a cabo.
5) Demarquía y El Servicio de Funcionariado Público.
Hay que reformar el poder electoral actualmente vigente, y reformarlo en serio, nada que ver con esos sistemas tipo d'hondts de listas completamente vulnerables a cualquier tipo de trampas "gerrymanderianos" en los que el ciudadano no vota, sino que es engañado por una falsa distribución en las circunscripciones y de paso por representantes corruptos que se alían para cercar las opciones que se tienen en Venezuela a la hora de elegir un candidato.
la propuesta es una demarquía, un sistema de votación que se hará por sorteo y en el que cada ciudadano del país, deberá al menos una vez en la vida, prestar un servicio social de trabajar como funcionario público para el estado venezolano.
6) filtrar las condiciones sobre quienes pueden votar.
por ejemplo, no podrán votar aquellos que reciban subsidios del estado venezolanos, no podrán votar aquellos que tengan interdicciones judiciales o cumplan penas en prisión y por supuesto aquellos que no tengan la ciudadanía venezolana.
7) ser ciudadanos es algo más que haber nacido en Venezuela.
observen que siempre hablo de ciudadanos, al referirme sobre las propuestas para la sexta república, porque ser ciudadano no es algo que se tome a la ligera, para ser ciudadano en Venezuela, hay que cumplir una serie de condiciones primero, para ser ciudadanos venezolanos, hay que ganárselo con méritos, acciones y responsabilidades. Aquel que no demuestre con integridad y honorabilidad, esfuerzo y que es un miembro útil a la sociedad, no debería ser llamado ciudadano.
8) Reformar el Sistema Judicial
punto de gran importancia para la construcción de la sexta república, digamos que a grandes rasgos, el poder judicial hay que convertirlo en un verdadero poder AUTÓNOMO e INDEPENDIENTE de cualquier otra autoridad, a excepción de las decisiones que tomen los ciudadanos previa consulta vía referéndum.
9) Reformar el Sistema Educativo
segundo punto de importancia, el sistema educativo nacional hay que reformarlo, hay que evolucionar y adaptarse a las nuevas tendencias mundiales en materia de ciencia y tecnología, y ya que la educación NO es un derecho sino un bien económico, entonces la oferta de carreras universitarias estará sujeta a la demanda del mercado local y extranjero dependiendo de lo que para el país sea los más beneficioso desde el punto de vista económico.
10) El tema de los Subsidios y Subvenciones
tema espinoso que algunos probablemente no compartirán,
yo si soy claro al respecto, mi posición es anarcocapitalista, pero soy pragmático que llegar a ese escenario en estos momentos, representa una utopía, así que la idea es ir de manera paulatina.
y en este sentido, la propuesta (más allá de plantear que el estado deje de regalar cosas a la gente), lo haga solo en condiciones muy específicas, pero ayudado por la empresa privada a través de la filantropía (organizaciones sin fines de lucro o propuestas tipo INCE)
la idea es ofrecer subsidios mixtos de acuerdo a la condición socio económica de cada quien, pero en base a una serie de requisitos (que para nada sean ideológicos sino de aptitudes o condiciones físicas).
10.1) El caso de la Educación Pública
las universidades publicas ya NO recibirán subvenciones del estado, y el estado subsidiará a los estudiantes directamente (previo estudio señalado anteriormente), esta idea en otros países se conoce como el voucher educativo.
10.2) El Sector Salud
se podría hacer un esquema mixto en donde las pólizas de seguros son pagadas mitad aportes laborales y mitas estado, pero en proporción dependiendo del estudio señalado anteriormente. Para ser más específicos, algo parecido al sistema sanitario que tienen montado en Singapur.
10.3) en el sector de los jubilados y pensionados.
hay que eliminar el sistema de reparto e implementar el sistema de capitalización mixta (tipo AFP chile o reino unido), que cada quien ahorre para su vejez y que éste dinero se invierta, capitalice y genere dividendos, y que este fondo pueda ser dispuesto por voluntad del pensionado a su propio juicio (heredarlo, gastarlo, prestarlo, etc.)
11) El Petróleo NO es nuestro, es de quien sea dueño del pozo!!!
Hay que acabar con ese mito en Venezuela, que el petróleo es nuestro y que cada quien nos merecemos parte de la renta petrolera, eso es la más grande mentira que se ha contado aquí!!!!
el petróleo es de quien sea el dueño de la tierra que se encuentre encima del pozo, para ello durante el proceso de transición (proceso del que más adelante sacaré otro tema) la junta de transición tiene que comenzar a repartir tierras a los habitantes de este país, incluyendo pozos y minas de metales preciosos, y que luego ellos decidan qué hacer con eso.
12) Libre Porte de Armas a la ciudadanía.
Aquí no hay mucho que agregar, si quiere indagar más, lea sobre la segunda enmienda a la constitución de EE.UU. y su NRA (Asociación Nacional del Rifle)
por supuesto que a diferencia de EE.UU., en Venezuela no se debe corromper el proceso para adquirir un arma, porque deben haber requisitos básicos mínimos para portar un arma, como no estar loco, ser menor de edad o haber estado en prisión.
Bueno y esto ha sido a grandes rasgos de lo que a mi parecer debe ser parte de un verdadero plan de corte liberal que necesitamos implementar en Venezuela, si es que en verdad queremos salir de este eterno socialismo que nos ha llevado de abismo en abismo y de infierno en infierno.
Es usted bienvenido a realizar aportaciones o criticas al tema. En verdad lo necesitamos, el país lo necesita, las próximas generaciones depende de usted y de mi para con el futuro de la República de Venezuela.
submitted by El-Pensador to vzlalibre [link] [comments]


2020.05.20 06:38 Neobiblismo La personalidad de los Discípulos de Jesucristo.

13) Los atributos o cualidades.
Los atributos o cualidades de Dios influyen en la forma o manera de ser de la persona y está relacionado con la esencia del ser en Cristo Jesús Señor nuestro. Esta esencia hace alusión a lo inherente, por ser inseparable, también a lo innato, porque es connatural, o sea, nacido con el mismo ser de forma intrínseca desde lo más interno. La Biblia dice: “¿Quién nos apartará del amor de Cristo? tribulación? ó angustia? ó persecución? ó hambre? ó desnudez? ó peligro? ó cuchillo? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo: Somos estimados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas hacemos más que vencer por medio de aquel que nos amó” (Romanos 8.35 al 37 – RVR1909). Es una esencia inmanente por la inherencia al ser y por estar unida de modo inseparable a la existencia: “Por lo cual estoy cierto que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, Ni lo alto, ni lo bajo, ni ninguna criatura nos podrá apartar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 8.38 al 39 – RVR1909).
Algunas personas con la iniciativa propia desde la niñez, descubren y observan en todo el transcurso de su vida, la imperante búsqueda y necesidad sobrenatural de amar y obedecer a Dios, aún perdura hasta en su longevidad. Esta relación la encontramos entre Dios Padre y su Hijo: “Y el niño crecía, y fortalecíase, y se henchía de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él… Y Jesús crecía en sabiduría, y en edad, y en gracia para con Dios y los hombres” (Lucas 2.40 y 52 – RVR1909). En este caso Jesús aclara y menciona lo siguiente:
“Estas cosas habló Jesús, y levantados los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora es llegada; glorifica á tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique á ti; Como le has dado la potestad de toda carne, para que dé vida eterna á todos los que le diste. Esta empero es la vida eterna: que te conozcan el solo Dios verdadero, y á Jesucristo, al cual has enviado. Yo te he glorificado en la tierra: he acabado la obra que me diste que hiciese. Ahora pues, Padre, glorifícame tú cerca de ti mismo con aquella gloria que tuve cerca de ti antes que el mundo fuese” (Juan 17.1 al 5 – RVR1909).
Dios antes de Moisés se manifiesta como Dios Omnipotente, pero después de Moisés se da a conocer con el nombre de Yahvé o Jehová: “Habló todavía Dios á Moisés, y díjole: Yo soy JEHOVÁ; Y aparecí á Abraham, á Isaac y á Jacob bajo el nombre de Dios Omnipotente, mas en mi nombre JEHOVÁ no me notifiqué á ellos” (Éxodo 6.2 al 3 – RVR1909). Por esta razón desde el libro de Génesis, el autor escribe el nombre Jehová, por ejemplo en el pasaje de Génesis 4.26, cuando a Set le nace un hijo por nombre de Enós, entonces las personas empiezan a invocar el nombre de Jehová. En realidad antes de Moisés Dios se da a conocer como Dios Omnipotente.
El nombre de Dios es un tetragrámaton representado con las siguientes letras: YHVH, que se asocia con el significado de Ser o hacer que exista: “Y dijo Moisés á Dios: He aquí que llego yo á los hijos de Israel, y les digo, El Dios de vuestros padres me ha enviado á vosotros; si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre? ¿qué les responderé? Y respondió Dios á Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás á los hijos de Israel: YO SOY me ha enviado á vosotros” (Éxodo 3.13 al 14 – RVR1909). Para lograr su pronunciación fue necesario agregarle vocales, quedando Yahveh o la forma latinizada Jehovah, de donde provienen las trascripciones al castellano de Yahvé o Jehová: “Oh Jehová, Señor nuestro, ¡Cuán grande es tu nombre en toda la tierra, Que has puesto tu gloria sobre los cielos!” (Salmos 8.1 – RVR1909). Otro pasaje dice: “Y conozcan que tu nombre es JEHOVÁ; Tú solo Altísimo sobre toda la tierra” (Salmos 83.18 – RVR1909). También dice: “Alabad, siervos de Jehová, Alabad el nombre de Jehová. Sea el nombre de Jehová bendito, Desde ahora y para siempre. Desde el nacimiento del sol hasta donde se pone, Sea alabado el nombre de Jehová” (Salmos 113.1 al 3 – RVR1909). Y dice: “Oh Jehová, eterno es tu nombre; Tu memoria, oh Jehová para generación y generación (Salmos 135.13 – RVR1909). Por cuestiones del idioma, la preferencia es utilizar como fuente las consonantes YHVH, para representar en castellano Yahvé del nombre de Dios Yahveh. También se presenta la transliteración de fuente JHWH y el resultado como Jehowah, aunque en el idioma inglés utilizan Yahweh del tetragrámaton YHWH.
En todo caso a Dios se le llama Señor (Génesis 15.2 y 8; Éxodo 23.17 y 34.23), y Padre: “Tú empero eres nuestro padre, si bien Abraham nos ignora, é Israel no nos conoce: tú, oh Jehová, eres nuestro padre; nuestro Redentor perpetuo es tu nombre” (Isaías 63.16 – RVR1909) y “Ahora pues, Jehová, tú eres nuestro padre; nosotros lodo, y tú el que nos formaste; así que obra de tus manos, todos nosotros” (Isaías 64.8 – RVR1909). Jesucristo lo confirma: “Y les dijo: Cuando orareis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos; sea tu nombre santificado. Venga tu reino. Sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra” (Lucas 11.2 – RVR1909). Dios Padre es el Ser Supremo, que no tiene superior en su orden (1 Crónicas 29.11 al 12). Es el Todopoderoso (Génesis 17.1), que existe por sí mismo como Dios Eterno (Génesis 21.33; Job 36.26), y es el Creador de todas las cosas que existen (Génesis 1.1; Hechos 17.24). Desde el principio de la creación Dios se ha manifestado como Padre, prueba de esto es que el evangelio de Lucas declara a Adán como hijo de Dios (Lucas 3.38). Este pueblo de hijos de Dios son los que se mezclaron con mujeres de los hombres que no clamaban a Dios (Génesis 6.1 al 5). Pero Noe halló gracia ante los ojos de Jehová y era varón justo, perfecto en sus generaciones que caminó con la voluntad de Dios (Génesis 6.8 al 9). En Job también se habla de hijos de Dios, quienes se presentan delante de Jehová (Job 2.1).
Se acostumbra en la Biblia acompañar el Nombre de Dios con alguna de las siguientes cualidades: Alto o Altísimo, Bandera o Estandarte, Justo o Justicia, Pacificador o Paz, Pastor, Proveedor, Sanador y Viviente (Génesis 14.18 al 20 y 22.13 al 14; Éxodo 15.26 y 17.15; Josué 3.10; Jueces 6.24; Salmos 23.1; Jeremías 23.6). Se le conoce como Jehová de los ejércitos y el Santo de Israel: Porque tu marido es tu Hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre: y tu redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado” (Isaías 54.5 – RVR1909 y 1.4, 5.24; Oseas 12.6). Entre sus atributos están los siguientes: Celoso (Éxodo 34.14; Deuteronomio 6.14 al 15), Eterno (Deuteronomio 33.27), Inescrutable (Job. 5.8 al 9; Romanos 11.33), Inmutable (Hebreos 6.17 al 18), Invisible (Romanos 1.20; Colosenses 1.15; 1 Timoteo 1.17; Hebreos 11.27), Justo (Éxodo 9.27; Deuteronomio 32.3 al 4; 2 Crónicas 12.6; Esdras 9.15), Misericordioso (Éxodo 34.6; Deuteronomio 4.31; 2 Crónicas 30.9; Salmos 86.15 y 145.17; Jeremías 3.12), Omnipotente (Génesis 35.11 y 43.14; Salmos 91.1; Ezequiel 10.5), y Santo (Levíticos 11.44 al 45, 19.2 y 21.8; Josué 24.19; Isaías 5.16 y 43.15). Dios es Espíritu (Juan 4.24), sin embargo, para que la humanidad entienda mejor a Dios, se le han dado características físicas similares a las del ser humano, entre algunas están: ojos y oídos (Salmos 11.4 y 34.15), brazos, manos y rostro (Salmos 89.13 al 14 y 119.73).
El Padre posibilita en su Hijo de la plenitud de sus atributos y poder. En él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad y es cabeza de todo principado y potestad (Colosenses 2.9 al 10), porque el Hijo es la imagen del Dios invisible (Colosenses 1.15; 2 Corintios 4.4) y el primogénito de toda creación, por cuando agradó al Padre que en él habitase toda plenitud (Colosenses 1.15 al 19). Del Hijo recibimos su semejanza en la humanidad corporal, pero del Padre podríamos ser semejantes en su eternidad, mediante la promesa de salvación y vida eterna, porque el Padre es invisible (1 Timoteo 1.17), pero su Hijo le ha dado a conocer. Dios comparte la gloria con su Hijo, a quien exaltó cuando no quiso dar la gloria a nadie más sino a su propio Hijo. En el nombre de Jesús se dobla toda rodilla y toda lengua confiesa a Jesucristo como el Señor, para gloria de Dios Padre (Filipenses 2.9 al 11). Esto lo encontramos en el libro del profeta Isaías, donde se declara frente a los ídolos de Babilonia que no hay más Dios que él, no hay otro Dios y nada semejante a él (Isaías 45.20 al 23 y 46.9). En el contexto de los falsos dioses, Dios anunció su mensajero, su siervo en quien tiene contentamiento, puso sobre él su Espíritu para que trajera justicia a las naciones (Isaías 42.1 al 8), este es su Hijo Jesús a quien Dios glorificó (Hechos 3.13), porque había prometido que no le daría su gloria a nadie más que no sea su mensajero y siervo escogido, ni le daría su alabanza a esculturas: “Yo Jehová te he llamado en justicia, y te tendré por la mano; te guardaré y te pondré por alianza del pueblo, por luz de las gentes; Para que abras ojos de ciegos, para que saques de la cárcel á los presos, y de casas de prisión á los que están de asiento en tinieblas. Yo Jehová: este es mi nombre; y á otro no daré mi gloria, ni mi alabanza á esculturas” (Isaías 42.6 al 8 – RVR1909).
Es así como en el evangelio de Juan encontramos que Cristo es glorificado por su Padre (Juan 8.54), o sea, glorificar es hacer digno de alabanza y honor. A su vez el Padre es glorificado en Jesucristo (Juan 13.31 al 32). Esto fue testificado cuando se oyó desde el cielo la voz del Padre confirmando la glorificación del nombre (Juan 12.28 al 30). Esta virtud de Cristo de exaltar al Padre y por el mérito de hacer la obra recibida por la encomienda de Dios, entonces su Padre también le glorifica al lado suyo (Juan 17.1 y 4 al 5). En el Apocalipsis se hace referencia del Señor Jesucristo como el que ha de venir Todopoderoso (Apocalipsis 1.8). También se dice que es digno de alabanza, fortaleza, gloria, honra, poder, riquezas y sabiduría, por los siglos de los siglos (Apocalipsis 5.12 al 13). Jesús prometió estar con nosotros todos los días hasta el fin del mundo (Mateo 28.20), esto es omnipresencia. Además el Hijo es engrandecido y exaltado por el Padre como Salvador (Hechos 5.31), de manera que siendo Dios Hijo llega a ser engrandecido como Dios Salvador (Tito 2.13). También está presente la omnisciencia en el Hijo de Dios, porque conoce los pensamientos de las personas (Mateo 12.25; Juan 2.24 al 25 y 16.30).
Hay una unicidad de Dios frente a los dioses. El Dios Creador es único frente a los dioses de los pueblos politeístas. En su sola potestad no tiene igual. Antes de él no fue formado otro ni después de él habrá otro igual, existía antes que hubiera día y lo que hace no hay quien lo estorbe (Isaías 43.10 al 13). En el cuarto día de la creación hizo el sol, la luna y las estrellas, de manera que es superior a los astros adorados mediante la idolatría y es más grande que todos los dioses imaginarios de las gentes y pueblos (Éxodo 18.11; Salmos 95.3 y 96.5). Es abominación servir a dioses ajenos e inclinarse ante ellos (Levítico 26.1), ya sea al sol, la luna, a todo el ejército del cielo (Deuteronomio 17.2 al 5) o a los signos del zodíaco (2 Reyes 23.5). El ser humano se olvidó de su Creador, se inclinó y rindió culto a las criaturas, a pesar de conocer a Dios, su eterno poder y deidad, claramente visibles desde la creación del mundo por medio de las cosas hechas (Romanos 1.20 al 25). Dios es único (Deuteronomio 6.4; Isaías 45.5 al 6; Santiago 2.19), porque absolutamente nada puede sustituir su preeminencia y supremacía, su grado supremo en superioridad jerárquica, por esta razón Jesús manifestó el mandamiento de amar a Dios en primer lugar, con todo el corazón, fuerzas, mente y vida (Marcos 12.28 al 34). La unicidad de Dios es frente a estos dioses paganos, por lo tanto, no hay más que un Dios: “… Porque aunque haya algunos que se llamen dioses, ó en el cielo, ó en la tierra (como hay muchos dioses y muchos señores), Nosotros empero no tenemos más de un Dios, el Padre, del cual son todas las cosas, y nosotros en él: y un Señor Jesucristo, por el cual son todas las cosas, y nosotros por él” (1 Corintios 8.4 al 6 – RVR1909).
Jesucristo representa el carácter del Padre, en la autoridad, energía, fuerza y poder. La pluralidad de Dios “Elohim” (Dioses) frente a su Hijo la encontramos desde el principio de la creación cuando Dios dijo: “… Hagamos al hombre á nuestra imagen, conforme á nuestra semejanza;…” (Génesis 1.26 – RVR1909). También está en el pasaje de la construcción de una ciudad con la torre de Babel cuando Jehová dijo: “… Ahora pues, descendamos, y confundamos allí sus lenguas,…” (Génesis 11.6 al 7 – RVR1909). Esta relación entre Padre e Hijo es un diteísmo claramente señalado en muchos pasajes de las Sagradas Escrituras. En la carta a los Hebreos nos dice lo siguiente del Hijo comparado con su Padre:
“El cual siendo el resplandor de su gloria, y la misma imagen de su sustancia, y sustentando todas las cosas con la palabra de su potencia, habiendo hecho la purgación de nuestros pecados por sí mismo, se sentó á la diestra de la Majestad en las alturas, Hecho tanto más excelente que los ángeles, cuanto alcanzó por herencia más excelente nombre que ellos. Porque ¿á cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi hijo eres tú, Hoy yo te he engendrado? Y otra vez: Yo seré á él Padre, Y él me será á mí hijo?” (Hebreos 1.3 al 5 – RVR1909).
El Hijo es superior a los ángeles porque Dios es su Padre. La explicación de esto se encuentra al inicio del evangelio de Juan: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios” (Juan 1.1 al 2 – RVR1909), que parafraseamos así: la Palabra o Verbo (que es el Hijo) es un Dios que está con Dios (el Padre), o sea el Hijo era en el principio con el Padre. Además se manifiesta: “Y aquel Verbo fué hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad… A Dios nadie le vió jamás: el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le declaró” (Juan 1.14 y 18 – RVR1909).
Dios Hijo es el que fue manifestado en carne y recibido arriba en gloria: “Y sin contradicción, grande es el misterio de la piedad: Dios ha sido manifestado en carne; ha sido justificado con el Espíritu; ha sido visto de los ángeles; ha sido predicado á los Gentiles; ha sido creído en el mundo; ha sido recibido en gloria” (1 Timoteo 3.16 – RVR1909). Otro pasaje en la carta a los Hebreos llama al Hijo como Dios y menciona que fue ungido por su Dios (el Padre): “Mas al hijo: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; Vara de equidad la vara de tu reino; Has amado la justicia, y aborrecido la maldad; Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que á tus compañeros” (Hebreos 1.8 al 9 – RVR1909). Este texto hace alusión a Salmos 45.6 al 7. Dios Padre ha exaltado a su Hijo Jesús con su diestra: A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. Así que, levantado por la diestra de Dios, y recibiendo del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís” (Hechos 2.32 al 33 – RVR1909). Otro pasaje confirma: “El Dios de nuestros padres levantó á Jesús, al cual vosotros matasteis colgándole de un madero. A éste ha Dios ensalzado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar á Israel arrepentimiento y remisión de pecados. Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios á los que le obedecen” (Hechos 5.30 al 32 – RVR1909). Esteban lleno del Espíritu Santo, viendo en dirección al cielo, vio la gloria de Dios y a Jesús a su diestra: “Más él, estando lleno de Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vió la gloria de Dios, y á Jesús que estaba a la diestra de Dios, Y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del hombre que está á la diestra de Dios” (Hechos 7.55 al 56 – RVR1909).
Cristo Jesús antes de ser enviado por su Padre y estando en forma de Dios, no se aferró a mantenerse como Dios, sino que se despojó a sí mismo y vino como ser humano en carne:
“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús: El cual, siendo en forma de Dios, no tuvo por usurpación ser igual á Dios: Sin embargo, se anonadó á sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante á los hombres; Y hallado en la condición como hombre, se humilló á sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le ensalzó á lo sumo, y dióle un nombre que es sobre todo nombre; Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y de los que en la tierra, y de los que debajo de la tierra; Y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, á la gloria de Dios Padre” (Filipenses 2.5 al 11 – RVR1909).
Luego Jesucristo volvió al cielo de Dios y se sentó a la diestra de su Padre hasta poner a sus enemigos por estrado de sus pies: “Jehová dijo á mi Señor: Siéntate a mi diestra, En tanto que pongo tus enemigos por estrado de tus pies” (Salmos 110.1 – RVR1909; Hechos 2.34 al 36; Colosenses 3.1; Hebreos 1.13, 8.1 y 10.12 al 13), así es como se sentó al lado del Padre en su trono (Apocalipsis 3.21). Antes de subir confesó que iba a su Dios y Padre: “… Subo a mi Padre y á vuestro Padre, a mi Dios y á vuestro Dios” (Juan 20.17 – RVR1909). Por lo tanto, el Hijo no es el mismo Dios con el Padre, sino que el Padre es Dios de su Hijo (Marcos 15.34; 1 Pedro 1.3; Apocalipsis 1.1 y 3.12). La unidad del Hijo y del Padre es en el mismo amor, carácter, propósito y sentido, porque hay una unanimidad de Dios con su Hijo. Jesús dijo que nadie había visto al Padre, salvo él mismo: “Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados de Dios. Así que, todo aquel que oyó del Padre, y aprendió, viene á mí. No que alguno haya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios, éste ha visto al Padre” (Juan 6.45 al 46 – RVR1909) y los ángeles que están en el cielo (Mateo 18.10). Por medio del Hijo es que conocemos al Padre. A Dios nadie le vio jamás (Juan 1.18). A través de Jesús histórico con los hechos de su vida, por su demostración de tener a Dios Padre en su corazón, hace visible ante la humanidad al Padre, en su forma de ser:
“… ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo de mí mismo: mas el Padre que está en mí, él hace las obras. Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí: de otra manera, creedme por las mismas obras. De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago también él las hará; y mayores que éstas hará; porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, esto haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo” (Juan 14.7 al 13 – RVR1909).
La unanimidad del Hijo con su Padre es en amor, gracia, misericordia, paz, propósito, unidad y verdad: “Sea con vosotros gracia, misericordia, y paz de Dios Padre, y del Señor Jesucristo, Hijo del Padre, en verdad y en amor” (2 Juan 3 – RVR1909). El Padre y el Hijo son de un mismo parecer:
“Yo y el Padre una cosa somos. Entonces volvieron á tomar piedras los Judíos para apedrearle. Respondióles Jesús: Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre, ¿por cuál obra de esas me apedreáis? Respondiéronle los Judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; y porque tú, siendo hombre, te haces Dios. Respondióles Jesús: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, Dioses sois? Si dijo, dioses, á aquellos á los cuales fué hecha palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada); ¿A quien el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy? Si no hago obras de mi Padre, no me creáis. Mas si las hago, aunque á mí no creáis, creed á las obras; para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre” (Juan 10.30 al 38 – RVR1909).
También nosotros es necesario que seamos unánimes con la esencia o ser divino (deidad), en sus características y cualidades, en perfecto amor y unidad: “Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo á ti vengo. Padre santo, á los que me has dado, guárdalos por tu nombre, para que sean una cosa, como también nosotros” (Juan 17.11 – RVR1909). En resumen, tenemos el siguiente pasaje con la combinación de toda esta explicación:
“Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos. Para que todos sean una cosa; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean en nosotros una cosa: para que el mundo crea que tú me enviaste. Y yo, la gloria que me diste les he dado; para que sean una cosa, como también nosotros somos una cosa. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean consumadamente una cosa; que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado, como también á mí me has amado. Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, ellos estén también conmigo; para que vean mi gloria que me has dado: por cuanto me has amado desde antes de la constitución del mundo. Padre justo, el mundo no te ha conocido, mas yo te he conocido; y éstos han conocido que tú me enviaste; Y yo les he manifestado tu nombre, y manifestarélo aún; para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos” (Juan 17.20 al 26 – RVR1909).
No obstante, hay diferencias entre el Hijo y el Padre, porque Dios es mayor que su Hijo. El Padre es la cabeza de Cristo (1 Corintios 11.3). Jesucristo admitió la potestad del Padre (Mateo 20.23 y 24.36; Hechos 1.7), confirma que su Padre es mayor que él: “Habéis oído cómo yo os he dicho: Voy, y vengo á vosotros. Si me amaseis, ciertamente os gozaríais, porque he dicho que voy al Padre: porque el Padre mayor es que yo” (Juan 14.28 – RVR1909), inclusive el Hijo se sujetará al Padre, para que Dios Padre prevalezca sobre todo: “Porque todas las cosas sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice: Todas las cosas son sujetadas á él, claro está exceptuado aquel que sujetó á él todas las cosas. Mas luego que todas las cosas le fueren sujetas, entonces también el mismo Hijo se sujetará al que le sujetó á él todas las cosas, para que Dios sea todas las cosas en todos” (1 Corintios 15.27 al 28 – RVR1909). Otra expresión del Hijo demuestra que está sujeto al Padre, por ejemplo: “…porque yo de Dios he salido, y he venido; que no he venido de mí mismo, mas él me envió” (Juan 8.42 – RVR1909). Además cuando ora al Padre para que pase de él la copa, pero no conforme a su propia voluntad sino de acuerdo a la voluntad del Padre (Lucas 22.41 al 42), y hace lo agradable al Padre:
“Y decíanle: ¿Tú quién eres? Entonces Jesús les dijo: El que al principio también os he dicho. Muchas cosas tengo que decir y juzgar de vosotros: mas el que me envió, es verdadero: y yo, lo que he oído de él, esto hablo en el mundo. Mas no entendieron que él les hablaba del Padre. Díjoles pues, Jesús: Cuando levantareis al Hijo del hombre, entonces entenderéis que yo soy, y que nada hago de mí mismo; mas como el Padre me enseñó, esto hablo. Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre; porque yo, lo que á él agrada, hago siempre” (Juan 8.25 al 29 – RVR1909).
Otro texto resumen de esta explicación es el siguiente, porque Jesús dice que no puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre así hará igualmente:
“Respondió entonces Jesús, y díjoles: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada de sí mismo, sino lo que viere hacer al Padre: porque todo lo que él hace, esto también hace el Hijo juntamente. Porque el Padre ama al Hijo, y le muestra todas las cosas que él hace; y mayores obras que éstas le mostrará, de suerte que vosotros os maravilléis. Porque como el Padre levanta los muertos, y les da vida, así también el Hijo á los que quiere da vida. Porque el Padre á nadie juzga, mas todo el juicio dió al Hijo; Para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió. De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me ha enviado, tiene vida eterna; y no vendrá á condenación, mas pasó de muerte á vida. De cierto, de cierto os digo: Vendrá hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios: y los que oyeren vivirán. Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así dió también al Hijo que tuviese vida en sí mismo: Y también le dió poder de hacer juicio, en cuanto es el Hijo del hombre. No os maravilléis de esto; porque vendrá hora, cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; Y los que hicieron bien, saldrán á resurrección de vida; mas los que hicieron mal, á resurrección de condenación. No puedo yo de mí mismo hacer nada: como oigo, juzgo: y mi juicio es justo; porque no busco mi voluntad, mas la voluntad del que me envió, del Padre” (Juan 5.19 al 30 – RVR1909).
Jesucristo es el Hijo de Dios o Dios Hijo. Jesús es el Hijo de Dios Padre (Juan 1.49) y Jesús mismo lo afirma (Lucas 22.70 al 71; Juan 10.36, 11.4 y 19.7). Y es el mediador entre Dios Padre y los seres humanos (1 Timoteo 2.5). Es el unigénito Hijo de Dios (Juan 3.16 al 18), el Verbo que fue hecho carne, habitó entre nosotros y vimos su gloria como del unigénito del Padre (Juan 1.14). Fue profetizado (Génesis 49.10; Isaías 7.14) y cuando llegó el cumplimiento del tiempo, el Padre envió a su Hijo (Juan 8.42; Gálatas 4.4). Es el Mesías (Juan 4.25 al 26), reconocido como el Cristo, el Hijo del Dios viviente (Mateo 16.16). Hay una preexistencia y deidad del Hijo de Dios, por esta razón se cree en la preexistencia del Hijo de Dios (Juan 8.58). Fue creado por Dios el Padre y engendrado en la virgen María (Salmos 2.7; Hechos 13.33; Lucas 1.30 al 31; Hebreos 1.5 al 6 y 5.5). Este también es un ser con esencia divina en forma de Dios (Filipenses 2.5 al 6). El Padre constituyó al Hijo como heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo (Hebreos 1.1 al 2). Es el principio de la creación (Apocalipsis 3.14). Se hace alusión a él cuando Dios en el primer día hizo la luz (Génesis 1.3; 2 Corintios 4.6), ya que Juan lo relaciona con la luz (Juan 1.4 al 9, 3.19 al 21), y Jesús mismo se hace llamar la luz (Juan 8.12, 9.5, 12.35 y 46). Nótese en el primer capítulo de Génesis que la luz del sol, la luna y las estrellas fue creada hasta el día cuarto y no el primer día (Génesis 1.14 al 19).
El Hijo estaba con el Padre cuando se afirmó todos los términos de la tierra (Proverbios 30.4): “Aquel era la luz verdadera, que alumbra á todo hombre que viene á este mundo. En el mundo estaba, y el mundo fué hecho por él; y el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron” (Juan 1.9 al 11 – RVR1909). En el principio el Hijo veía como bueno cada día de creación y el avance de la misma, especialmente el acabado de cada cosa creada (Génesis 1.4, 10, 12, 18, 21, 25 y 31). Jesús era la Palabra o que acompañaba al Padre ordenándolo todo, el libro de Proverbios lo personifica en la sabiduría (Proverbios 8.22 al 30). Todas las cosas por él fueron hechas y sin él nada se hubiera hecho (Juan 1.3), porque en él fueron creadas todas las cosas, todo fue creado por medio de él y para él, es antes de todas las cosas de la creación, y todas las cosas en él subsisten (Colosenses 1.16 al 18), porque el Padre amó al Hijo desde antes de la fundación del mundo (Juan 17.24).
El apóstol Pablo en el saludo de todas sus cartas menciona a Dios el Padre y al Señor Jesucristo por aparte, esto corrobora que de ninguna manera son el mismo (Romanos 1.1 al 7; 1 Corintios 1.1 al 9; 2 Corintios 1.1 al 3; Gálatas 1.1 al 5; Efesios 1.1 al 5; Filipenses 1.1 al 2; Colosenses 1.1 al 3; 1 Tesalonicenses 1.1 al 3; 2 Tesalonicenses 1.1 al 2, 12 y 2.16; 1 Timoteo 1.1 al 2; 2 Timoteo 1.1 al 2; Tito 1.1 al 4; Filemón 1.1 al 3). Tanto el Padre como el Hijo, cada uno tiene vida en sí mismo (Juan 5.26), sin embargo, así como se menciona el árbol de la vida en Génesis y en Apocalipsis, siempre hay dependencia en relación con la eternidad y existencia hacia el Padre, quien no tiene ni principio ni fin (Job 36.26; Salmos 90.2), a diferencia del Hijo quien fue el principio de la creación de Dios (Apocalipsis 3.14). El Padre es Espíritu (Juan 4.24), el espíritu no tiene carne ni huesos (Lucas 24.39). Jesús tanto en su preexistencia como en su vida sobre la tierra tuvo cuerpo, ya que existe cuerpo celestial y cuerpo terrenal (1 Corintios 15.39 al 40). Jesucristo vino a este mundo, tanto como persona y con aflicciones personales (1 Pedro 1.10 al 11), en carne humana (Juan 1.14; Hebreos 5.7; 1 Juan 4.2), y engendrado en la virgen María, de manera que María es madre de Dios Hijo y no del Padre. Jesucristo fue realmente enviado por el Padre (Juan 17.1 al 8), y cuando estuvo aquí en la tierra verdaderamente él hablaba y oraba con su Padre.
Otra diferencia es que el Padre no se arrepiente (Números 23.19; 1 Samuel 15.29), mientras que el Hijo se arrepiente de haber contribuido en la creación del ser humano (Génesis 6.1 al 8), debido a la maldad de los varones del pueblo de Dios que se mezclaron con las mujeres paganas de la tierra. También la Biblia habla de un Jehová que menciona el nombre de otro Jehová: “Y mostróme á Josué, el gran sacerdote, el cual estaba delante del ángel de Jehová; y Satán estaba á su mano derecha para serle adversario. Y dijo Jehová á Satán: Jehová te reprenda, oh Satán; Jehová, que ha escogido á Jerusalem, te reprenda…” (Zacarías 3.1 al 2 – RVR1909). Se menciona que Moisés habló cara a cara con Jehová (Éxodo 33.11; Números 12.5 al 8; Deuteronomio 34.10), pero a través de Jehová Hijo que era el mensajero y ángel de Jehová Padre (Hechos 7.30 y 35 al 38). Lo mismo sucedió con Abraham cuando le apareció Jehová Hijo con dos ángeles más, previo a la destrucción de las ciudades de Sodoma y Gomorra (Génesis 18.1 al 2, 16 al 33 y 19.1). En tiempo de Moisés los hombres vieron la gloria, la grandeza y aún oyeron la voz de en medio del fuego, y pudieron seguir vivos (Deuteronomio 5.24 al 27), sin embargo, ningún ser humano (1 Timoteo 6.16), ni el mismo Moisés podía ver el rostro de Jehová Padre:
“Y Jehová dijo á Moisés: También haré esto que has dicho, por cuanto has hallado gracia en mis ojos, y te he conocido por tu nombre. El entonces dijo: Ruégote que me muestres tu gloria. Y respondióle: Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el nombre de Jehová delante de ti; y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente. Dijo más: No podrás ver mi rostro: porque no me vera hombre, y vivirá. Y dijo aún Jehová: He aquí lugar junto á mí, y tú estarás sobre la peña: Y será que, cuando pasare mi gloria, yo te pondré en una hendidura de la peña, y te cubriré con mi mano hasta que haya pasado: Después apartaré mi mano, y verás mis espaldas; mas no se verá mi rostro” (Éxodo 33.17 al 23 – RVR1909).
submitted by Neobiblismo to u/Neobiblismo [link] [comments]


2020.05.20 06:15 Neobiblismo La personalidad de los Discípulos de Jesucristo.

15) Las emociones y sentimientos.
La Biblia contiene textos claves o llaves para abrir la comprensión y el entendimiento, por ejemplo: “Los padres no morirán por los hijos, ni los hijos por los padres; cada uno morirá por su pecado” (Deuteronomio 24.16 – RVR1909). En reiteradas menciones hemos confirmado acerca de la transmisión de la simiente del bien y del mal en cada ser humano, como aprendido e influenciado por ciertos factores externos a cada persona. La Biblia dice: “Pero si éste engendrare hijo, el cual viere todos los pecados que su padre hizo, y viéndolos no hiciere según ellos… éste no morirá por la maldad de su padre; de cierto vivirá” (Ezequiel 18.14 y 17 – RVR1909). La maldad de ninguna manera procede, previamente al nacimiento de un humano, ni se trae desde su nacimiento, sino la Biblia manifiesta el inicio del mal desde la juventud: “…porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud…” (Génesis 8.21 – RVR1909); juventud entendida desde la pubertad en su transición entre la niñez y la condición de adulto joven.
En esta etapa mayormente se manifiesta la aptitud, ya sea por disposición natural o adquirida, para ejercer diversas tareas en la vida. Aunque muchas veces en lugar de idoneidad se aprenden malas costumbres y el vicio de las corrientes sociales. El hecho de la existencia de maldad en los padres en el momento de la concepción: “He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre” (Salmos 51.5 – RVR1909), jamás representa el engendrar o procrear la maldad en el cigoto, embrión o feto, todo lo contrario, cada ser humano en gestación es posesión de Dios y digno de formación a plenitud de sus órganos, riñones y corazón, con su significado y simbolismo, conductual, espiritual y psicofisiológico o de psicología fisiológica (mi embrión vieron tus ojos, ¿el embrión ve los ojos de Dios o los ojos de Dios ven al embrión?):
“Porque tú poseiste mis riñones; Cubrísteme en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras: Estoy maravillado, Y mi alma lo conoce mucho. No fué encubierto de ti mi cuerpo, Bien que en oculto fuí formado, Y compaginado en lo más bajo de la tierra. Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas Que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas. Así que ¡cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán multiplicadas son sus cuentas!” (Salmos 139.13 al 17 – RVR1909).
Un recién nacido ni sabe ni tiene bien o mal, sino conforme crece y se desenvuelve con su entorno, adquiere la influencia en un sentido u otro, según su propia responsabilidad al asumir las consecuencias de sus acciones, decisiones y reacciones, conforme a su concientización. De forma innata, o sea, connatural el ser humano es portador de la duda e indecisión congénita al obedecer a Dios. Esto es propio de la naturaleza del humano desde su nacimiento, pero la duda e indecisión es neutra, en el sentido de intermedia entre el bien y el mal. El bien es caliente, el mal es frío, en la duda e indecisión hay tibieza: “Yo conozco tus obras, que ni eres frío, ni caliente. ¡Ojalá fueses frío, ó caliente! Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca” (Apocalipsis 3.15 al 16 – RVR1909). Esta expulsión se presenta en quienes camuflan la mentira en apariencia de verdad, en la inducción de tener por cierto lo que no es, y la indiferencia en ver lo verdadero. A esto le llamamos el temperamento con la patología de la duda e indecisión al obedecer a Dios. La Biblia lo representa en la dureza de corazón o el corazón duro de piedra: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Yo Jehová, que escudriño el corazón, que pruebo los riñones, para dar á cada uno según su camino, según el fruto de sus obras” (Jeremías 17.9 al 10 – RVR1909). Jesucristo es ejemplo y modelo para seguir su camino y hacer sus obras, en reconocimiento de la decisión de obedecer a Dios Padre. La inclinación y tendencia por naturaleza del ser humano en la práctica del mal, es en relación con la edad y su medio donde convive, pero a partir de su discernimiento del bien y del mal, la toma de decisiones y sus hechos.
Los riñones figuradamente se comparan con la pasión de las actitudes, emociones y sentimientos. Es una vehemencia, movida con eficacia, ímpetu y fuerza, capaz de perturbar el estado de ánimo y de nublar la reflexión, inclusive trastornar la buena disposición y orden de las ideas razonadas, por consiguiente alterar el dominio de la voluntad. Lo que popularmente se conoce como actuar con el hígado, vendría a ser actuar con los riñones, hasta perder la paz y la tranquilidad, por ejemplo, los celos, envidia, odio, rencor, resentimiento y venganza. Inclusive cometer injusticias donde no hay marcha atrás, una vez llegado el reconocimiento y reflexión de lo actuado o dicho. Aquí es cuando se requieren las actitudes, emociones y sentimientos de Jesucristo en nosotros, porque ya nuestro Señor Salvador hizo un solo sacrificio, con todo su corazón y riñones para mostrar un Camino de ejemplo y modelo de vida cotidiana. Esto incluye amor, bondad, compasión, dignificación, generosidad, misericordia, respeto, solidaridad y tolerancia. El corazón también representa la conexión del pensamiento en las actitudes, emociones y sentimientos. Es la parte conocida como psicofisiología y psicología fisiológica, en ambos sentidos, al parecer también llamada neurociencia cognitiva, relacionada con el comportamiento y la conducta corporal, según la relación con el cerebro del individuo.
En otro apartado entre los artículos de fe del Neobiblismo la hemos llamado La Psicoteología por su relación con el cerebro del individuo y su manifestación colectiva en lo social, con su componente de espiritualidad en la búsqueda del auxilio o favor de Dios, ya que el ser humano también por lo general y por naturaleza tiende a ser religioso. La Psicoteología está entre los escritos más interesantes del Neobiblismo, por la innovación del conocimiento celestial transmitido solo por Jesucristo, según la determinación de Dios Padre de establecer a su Hijo como el centro de la ley y la profecía, útil para el diario vivir o vida cotidiana, por ejemplo, en lo que atañe a las actitudes, emociones y sentimientos necesarios para la salvación y vida eterna, según el ejemplo de vida en Jesucristo:
“Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿quién le instruyó? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo. De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como á espirituales, sino como á carnales, como á niños en Cristo. Os dí á beber leche, y no vianda: porque aun no podíais, ni aun podéis ahora; Porque todavía sois carnales: pues habiendo entre vosotros celos, y contiendas, y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? Porque diciendo el uno: Yo cierto soy de Pablo; y el otro: Yo de Apolos; ¿no sois carnales?” (1 Corintios 2.16 al 3.4 – RVR1909).
El pasaje anterior corresponde al fraccionamiento cristiano, con actitudes, emociones y sentimientos ajenos a la mente y pensamiento de Cristo. La cognición tiene un significado relacionado con el conocer y por consiguiente su efecto, con la ayuda de la percepción y del paradigma propio de cada persona. Es una sensación de conocimiento interno, cuyo resultado está basado en la impresión obtenida mediante los sentidos y el ejemplo y modelo asumido por cada quien, en nuestro caso tomamos como medida, parámetro y referencia a Jesucristo. Si alguno es un cristiano que considera como meras o simples las actitudes, emociones y sentimientos de Jesucristo, sin importancia de ejemplo y modelo de vida cotidiana, necesaria para la salvación y vida eterna, porque valora solamente las creencias que le han inculcado, entonces está confundido, desorientado y equivocado al respecto, ignora las Sagradas Escrituras y el Poder de Dios. Es un cristiano guiado por su temperamento duro y entenebrecido, sumido en interminables listas de creencias vanas, sin sentido para la vida en Cristo, largas confesiones de fe y dogmas, que se quedan solamente en ordenanzas de fe congregacionales, denominacionales y eclesiásticas, que nunca logran cambiar el carácter del creyente, menos la personalidad en forma integral, las personas se quedan estacionadas y estancadas, muy distantes de lo que es ser verdaderos discípulos de Jesucristo.
El que lee, lea entre líneas y profundice la palabra de Dios. ¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre creyentes y cristianos? (Santiago 4.1 al 3). Se codicia y se envidia pero lo del mundo, en lugar de una codicia y envidia de hacer fielmente la obediencia y voluntad de Dios, con toda la confianza y seguridad, según el ejemplo y modelo de Jesucristo. Nuestra atención y amor está más distraído y entregado a lo eclesiástico, en la competencia y lucha en el fraccionamiento cristiano, que en Jesucristo mismo. Somos realmente verdaderos religiosos más que discípulos de Jesucristo:
“Hasta que todos lleguemos á la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, á un varón perfecto, á la medida de la edad de la plenitud de Cristo: Que ya no seamos niños fluctuantes, y llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que, para engañar, emplean con astucia los artificios del error: Antes siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todas cosas en aquel que es la cabeza, á saber, Cristo; Del cual, todo el cuerpo compuesto y bien ligado entre sí por todas las junturas de su alimento, que recibe según la operación, cada miembro conforme á su medida toma aumento de cuerpo edificándose en amor. Esto pues digo, y requiero en el Señor, que no andéis más como los otros Gentiles, que andan en la vanidad de su sentido. Teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón: Los cuales después que perdieron el sentido de la conciencia, se entregaron á la desvergüenza para cometer con avidez toda suerte de impureza. Mas vosotros no habéis aprendido así á Cristo: Si empero lo habéis oído, y habéis sido por él enseñados, como la verdad está en Jesús, A que dejéis, cuanto á la pasada manera de vivir; el viejo hombre que está viciado conforme á los deseos de error; Y a renovarnos en el espíritu de vuestra mente, Y vestir el nuevo hombre que es criado conforme á Dios en justicia y en santidad de verdad. Por lo cual, dejada la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Airaos, y no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo; Ni deis lugar al diablo. El que hurtaba, no hurte más; antes trabaje, obrando con sus manos lo que es bueno, para que tenga de qué dar al que padeciere necesidad. Ninguna palabra torpe salga de vuestra boca, sino la que sea buena para edificación, para que dé gracia á los oyentes. Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual estáis sellados para el día de la redención. Toda amargura, y enojó, é ira, y voces, y maledicencia sea quitada de vosotros, y toda malicia: Antes sed los unos con los otros benignos, misericordiosos, perdónandoos los unos á los otros, como también Dios os perdonó en Cristo” (Efesios 4.13 al 32 – RVR1909).
submitted by Neobiblismo to u/Neobiblismo [link] [comments]


2020.05.20 05:50 Neobiblismo La personalidad de los Discípulos de Jesucristo.

20) La estabilidad, madurez y perseverancia.
En el principio existe la armonía y comunión con Dios, un orden perfecto entre los seres celestiales con su Creador, pero sucede una separación que requiere la estabilidad de volver a la posición de equilibrio inicial: “En el principio crió Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la haz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la haz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz: y fué la luz” (Génesis 1.1 al 3 – RVR1909). El orden es primero, luego se presenta la alteración con el desorden, pero ¿por qué además de desordenada, se dice que la tierra estaba vacía? Este vacío tiene un simbolismo, en algunos casos representa la ausencia de Dios en la vida de la persona. En este caso significa la inmadurez por presuntuosidad, vanagloria del alto concepto por cierta belleza o cualidad y jactancia por el propio actuar o valer. Por ejemplo, la actuación presentada con el ángel caído:
“Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste criado, hasta que se halló en ti maldad. A causa de la multitud de tu contratación fuiste lleno de iniquidad, y pecaste: por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín cubridor. Enaltecióse tu corazón á causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría á causa de tu resplandor: yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti” (Ezequiel 28.15 al 17 – RVR1909).
La alusión anterior al ángel caído comparada con ciertos reyes, nos ofrece la oportunidad de una idea o pista de lo sucedido en el principio. Continuando con las analogías o comparaciones, como hemos mencionado en otra ocasión, los seres angelicales solamente ejercen su capacidad de decisión, el resultado de este poder de decisión define el bien o mal como consecuencia. Entonces, ¿cuál es el factor influyente o predominante entre los demás ángeles arrastrados por el ángel caído? Otra analogía o comparación nos aclara, acerca de la envidia (el subrayado es nuestro):
“Hízose, pues, hermoso en su grandeza con la extensión de sus ramas; porque su raíz estaba junto á muchas aguas. Los cedros no lo cubrieron en el huerto de Dios: las hayas no fueron semejantes á sus ramas, ni los castaños fueron semejantes á sus ramos: ningún árbol en el huerto de Dios fué semejante á él en su hermosura. Hícelo hermoso con la multitud de sus ramas; y todos los árboles de Edén, que estaban en el huerto de Dios, tuvieron de él envidia. Por tanto, así dijo el Señor Jehová: Por cuanto te encumbraste en altura, y puso su cumbre entre densas ramas, y su corazón se elevó con su altura” (Ezequiel 31.7 al 10 – RVR1909).
Estas afirmaciones de ninguna manera son categóricas o concluyentes, pero aportan una analogía o comparación para sugerir una posible razón de lo sucedido. Además de explicar la posibilidad del motivo desencadenante en el origen o principio, lo cual concuerda con otro apartado donde se analiza el origen del bien y del mal, como la combinación entre egoísmo, envidia y odio. En todo caso los ángeles con decisión firme, ya tenían su convicción fuertemente adherida, mientras tanto, los ángeles indecisos al encarnar como seres humanos, tienen todavía la oportunidad de estabilizar su condición, en el sentido de volver a la posición de equilibrio inicial, en armonía y comunión con Dios. Hay una analogía de un adagio de conocimiento antiguo, donde se nos compara como chispas desprendidas de la luz de Dios, y en retorno para fusionar nuevamente con la Luz Suprema. La Biblia dice: “Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo” (2 Corintios 4.6 – RVR1909). El proceso inevitable es la maduración y perseverancia para lograr la estabilidad a plenitud. La Biblia recomienda ser inocentes en la malicia como infantes, pero perfectos en el sentido: “Hermanos, no seáis niños en el sentido, sino sed niños en la malicia: empero perfectos en el sentido” (1 Corintios 14.20 – RVR1909). Esta perfección en el sentido representa lograr una madurez en el juicio o modo de pensar, según el grado de conocimiento, entendimiento y razón capaz de discernir. La madurez está relacionada con la cautela, cortesía, paciencia, pacificación, prudencia, recato y sensatez, además de la decencia, honestidad, modestia y pudor. La perfección en los justos viene a ser como la luz de la aurora: “Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, Que va en aumento hasta que el día es perfecto. El camino de los impíos es como la oscuridad: No saben en qué tropiezan” (Proverbios 4.18 al 19 – RVR1909).
La Biblia indica a Jesucristo como la dimensión, medida, modelo, molde, parámetro y referencia, de la estabilidad de madurez y perseverancia: “Hasta que todos lleguemos á la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, á un varón perfecto, á la medida de la edad de la plenitud de Cristo” (Efesios 4.13 – RVR1909). Jesucristo con su muerte en la cruz, vence con el bien al mal, y expone públicamente la altivez, arrogancia, inmadurez y prepotencia de quienes le condenan y matan, ya sea en relación con el mal ejemplo de los ángeles que cayeron o los seres humanos que en su indecisión, se deciden por rechazar y dar muerte a Jesús: “Rayendo la cédula de los ritos que nos era contraria, que era contra nosotros, quitándola de en medio y enclavándola en la cruz; Y despojando los principados y las potestades, sacólos á la vergüenza en público, triunfando de ellos en sí mismo” (Colosenses 2.14 al 15 – RVR1909). El conjunto de estabilidad, madurez y perseverancia se le llama sabiduría y es indispensable para la perfección: “Para que vuestra fe no esté fundada en sabiduría de hombres, mas en poder de Dios. Empero hablamos sabiduría de Dios entre perfectos; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que se deshacen” (1 Corintios 2.5 al 6 – RVR1909). La estabilidad de madurez y perseverancia está basada en Jesucristo, para que sea en el poder de Dios: “Mas nosotros predicamos á Cristo crucificado, á los Judíos ciertamente tropezadero, y á los Gentiles locura; Empero á los llamados, así Judíos como Griegos, Cristo potencia de Dios, y sabiduría de Dios” (1 Corintios 1.23 al 24 – RVR1909).
La estabilidad de madurez y perseverancia contribuye con el proceso de perfección, porque el ser humano es imperfecto pero es perfectible en Jesucristo: “Hermanos, yo mismo no hago cuenta de haber lo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome á lo que está delante, Prosigo al blanco, al premio de la soberana vocación de Dios en Cristo Jesús. Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos: y si otra cosa sentís, esto también os revelará Dios” (Filipenses 3.13 al 15 – RVR1909). Ser estable o la estabilidad es necesaria para conservar o mantener un equilibrio, con la madurez se logra una mejora continua o permanente, la perseverancia posibilita llegar hasta el final con la constancia suficiente: “Mas el que perseverare hasta el fin, éste será salvo” (Mateo 24.13 – RVR1909). Algunos seres humanos ni con la longevidad maduran como mejores personas, toda la vida son groseras, iracundas, irrespetuosas, sarcásticas y violentas, actúan siempre con doble intención o mala fe, de ninguna manera reflejan la madurez en Cristo: “Toda amargura, y enojó, é ira, y voces, y maledicencia sea quitada de vosotros, y toda malicia” (Efesios 4.31 – RVR1909). También la Biblia dice: “Mas ahora, dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, maledicencia, torpes palabras de vuestra boca. No mintáis los unos á los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, Y revestídoos del nuevo, el cual por el conocimiento es renovado conforme a la imagen del que lo crió” (Colosenses 3.8 al 10 – RVR1909).
Nuestra insistencia en relatar lo acontecido al ángel caído, sirve para tomar conciencia de aprender de los antecedentes bíblicos, por ejemplo, el valor de la esperanza y de la paciencia, porque todo lo transmitido en la Biblia ha sido un ejemplo útil para la posteridad: “Porque las cosas que antes fueron escritas, para nuestra enseñanza fueron escritas; para que por la paciencia, y por la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza. Mas el Dios de la paciencia y de la consolación os dé que entre vosotros seáis unánimes según Cristo Jesús” (Romanos 15.4 al 5 – RVR1909). La perseverancia del propósito por la perfección sí es factible y realizable entre los seres humanos: “Sabiendo que la prueba de vuestra fe obra paciencia. Mas tenga la paciencia perfecta su obra, para que seáis perfectos y cabales, sin faltar en alguna cosa” (Santiago 1.3 al 4 – RVR1909). El pretexto de una vida sin posibilidad de perfección, es injustificable en quienes pretenden excusar su impotencia de perfeccionar su vida en Jesucristo. Esto se dice y hace para eludir o evadir cualquier compromiso, dificultad, fidelidad, obligación y responsabilidad ante Dios, máxime cuando predomina en la persona la inestabilidad, inmadurez e inconstancia, en la relación de armonía, comunión y confianza con Dios Padre, mediante su Hijo amado Jesucristo, nuestro Salvador y Señor.
Por lo tanto, la estabilidad, madurez y perseverancia, están relacionadas en su conjunto como un verdadero proceso de perfección, sumado a la esperanza y paciencia. Tal perfección de ninguna manera fue demostrada por el ángel caído, pero Jesucristo vino a este mundo a hacer posible como ser humano, la capacidad de lograr esta perfección para ejemplo y modelo, siendo fiel y obediente, para gloria y honra de Dios Padre: “Por lo cual Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, Y seré á vosotros Padre, Y vosotros me seréis á mí hijos é hijas, dice el Señor Todopoderoso. Así que, amados, pues tenemos tales promesas, limpiémonos de toda inmundicia de carne y de espíritu, perfeccionando la santificación en temor de Dios” (2 Corintios 6.17 al 7.1 – RVR1909).
submitted by Neobiblismo to u/Neobiblismo [link] [comments]


2020.05.20 05:38 Neobiblismo La personalidad de los Discípulos de Jesucristo.

24) La distorsión, distractores y ruido.
La distorsión es una alteración de la percepción que afecta la interpretación de la forma de ser, el comportamiento y la conducta. Los distractores y ruido, atraen la atención de la persona, con pérdida de la concentración y enfoque, provocan admiración, confusión e interés, pero desvían a la persona y la desubica con desorientación. La percepción contribuye con los sentidos en la interpretación de las sensaciones. En este sentido la humanidad se encuentra a la deriva y sin rumbo fijo, en relación con la enseñanza y mensaje de Jesucristo. El ser humano es fácilmente impresionable, se cautiva, deslumbra y fascina con lo que es suntuoso, o sea, costoso en valor monetario y lujoso, de grandiosidad y magnificencia. Por ejemplo, el siguiente caso del templo en tiempos de Jesús: “Y a unos que decían del templo, que estaba adornado de hermosas piedras y dones, dijo: Estas cosas que veis, días vendrán que no quedará piedra sobre piedra que no sea destruída” (Lucas 21.5 al 6 – RVR1909). Puede ser grandes edificaciones y estructuras de las ciudades: “Y saliendo del templo, le dice uno de sus discípulos: Maestro, mira qué piedras, y qué edificios. Y Jesús respondiendo, le dijo: ¿Ves estos grandes edificios? no quedará piedra sobre piedra que no sea derribada” (Marcos 13.1 al 2 – RVR1909).
¿Cuál es el conjunto de la distorsión, distractores y ruido, que enfrenta la humanidad hasta nuestros días? Estos en términos de la relación natural - espiritual, se comprenden en todos los ámbitos de la vida cotidiana, desde los privilegios o status de las posiciones laborales o sociales, hasta los bienes, servicios y vestimentas de las clases adineradas, dominio y poder económico, explotación empresarial, gubernamental, militar, político y religioso. Por ejemplo, dar los sobros a Dios a pesar de las grandes riquezas:
“Y mirando, vió á los ricos que echaban sus ofrendas en el gazofilacio. Y vió también una viuda pobrecilla, que echaba allí dos blancas. Y dijo: De verdad os digo, que esta pobre viuda echó más que todos: Porque todos estos, de lo que les sobra echaron para las ofrendas de Dios; mas ésta de su pobreza echó todo el sustento que tenía. Y a unos que decían del templo, que estaba adornado de hermosas piedras y dones, dijo: Estas cosas que veis, días vendrán que no quedará piedra sobre piedra que no sea destruída” (Lucas 21.1 al 6 – RVR1909).
Esta distorsión, distractores y ruido se pueden presentar de forma involuntaria o voluntaria, consciente o inconsciente, externa o interna, por aprendizaje, sistemático, por iniciativa colectiva o individual. Basta analizar y pensar detenidamente en las causas que nos alejan o distancia del ejemplo y modelo de vida de Jesucristo. Por ejemplo, en lo que algunos llaman las élites, en relación con las minorías sociales con las altas capacidades e ingresos, además de ocupar puestos de fama, fortuna, poder y la explotación de los recursos minerales y naturales de cada país. También los salarios abusivos y privilegiados en ciertos puestos de la función pública, el favorecimiento y enriquecimiento con los fondos públicos del estado, sea en forma ilícita o lícita. Lo que dicen de la distribución de mayor riqueza en manos de pocas personas. La Biblia dice: “Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro, y de preciosa ropa, y también entra un pobre con vestidura vil, Y tuviereis respeto al que trae la vestidura preciosa, y le dijereis: Siéntate tú aquí en buen lugar: y dijereis al pobre: Estáte tú allí en pie; ó siéntate aquí debajo de mi estrado: ¿No juzguáis en vosotros mismos, y venís á ser jueces de pensamientos malos?” (Santiago 2.2 al 4 – RVR1909). Todas estas acciones y pensamientos malos son una distorsión, distractores y ruido, los cuales apegan y estancan a cada persona a una superficialidad y temporalidad en este mundo, con la afectación de su porvenir en relación con la vida eterna, la vida del ser humano después de su muerte: “A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en la incertidumbre de las riquezas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia de que gocemos: Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, que con facilidad comuniquen; Atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano á la vida eterna” (1 Timoteo 6.17 al 19 – RVR1909). Y a los empobrecidos por los sistemas corruptos de la administración de este mundo, la Biblia dice: “Hermanos míos amados, oid: ¿No ha elegido Dios los pobres de este mundo, ricos en fe, y herederos del reino que ha prometido á los que le aman?” (Santiago 2.5 – RVR1909).
La riqueza está en la fe en y de Jesucristo, ninguna condición de adinerado o de empobrecido es causa de salvación o vida eterna, ni uno ni otro justifica la eternidad con Dios. La Biblia dice: “Dos cosas te he demandado; No me las niegues antes que muera. Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí. No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan que he menester; No sea que me harte, y te niegue, y diga, ¿Quién es Jehová? O no sea que siendo pobre, hurte, Y blasfeme el nombre de mi Dios” (Proverbios 30.7 al 9 – RVR1909). Tanto el adinerado como el empobrecido dependen de Dios para su salvación y vida eterna: “De más estima es la buena fama que las muchas riquezas; Y la buena gracia más que la plata y el oro. El rico y el pobre se encontraron: A todos ellos hizo Jehová. El avisado ve el mal, y escóndese: Mas los simples pasan, y reciben el daño. Riquezas, y honra, y vida, Son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová” (Proverbios 22.1 al 4 – RVR1909). Hay una interferencia del amor al dinero que provoca la distorsión, distractores y ruido, como se indica en el siguiente pasaje acerca del provecho desmedido del beneficio y ganancia, inclusive llegar al extremo de la organización criminal:
“Porfías de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que tienen la piedad por granjería: apártate de los tales. Empero grande granjería es la piedad con contentamiento. Porque nada hemos traído á este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y con qué cubrirnos, seamos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse, caen en tentación y lazo, y en muchas codicias locas y dañosas, que hunden á los hombres en perdición y muerte. Porque el amor del dinero es la raíz de todos los males: el cual codiciando algunos, se descaminaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores. Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, la caridad, la paciencia, la mansedumbre” (1 Timoteo 6.5 al 11 – RVR1909).
El derecho al trabajo es un derecho divino, establecido como origen y principio desde el inicio: “Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y le puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase” (Génesis 2.15 – RVR1909). Dios es el autor y creador del trabajo, la verdadera reivindicación de la justicia del ser humano es hacer de forma auténtica o genuina la voluntad de Dios. No nos engañemos con el mal llamado supuestos defensores de los derechos avanzados, aparentemente que no son estancados o retrógradas, sin embargo, como ha sido la historia de la humanidad, promueven eliminar la diferencia de la pobreza y la riqueza, por medio de la anarquía y violencia. Por el contrario, se requiere hacer imperar o prevalecer el amor y respeto a la voluntad de Dios, quien es el verdadero dueño, no solo de las naciones sino del universo y de todo lo existente, quien controla la muerte y vida en sus propias manos, imparte justicia y reconoce la obra de Jesucristo practicada en cada justo para vida eterna. Dios Padre rectifica al ser humano cuando este último y en forma reiterada, deja de asumir su propia responsabilidad. Esto se demuestra en los sucesos acontecidos en la historia de la humanidad, para corrección del ser humano, aunque pareciera que el mismo nunca aprende ni escarmienta, a pesar de la disciplina y formación:
“Jehová mata, y él da vida: El hace descender al sepulcro, y hace subir. Jehová empobrece, y él enriquece: Abate, y ensalza. El levanta del polvo al pobre, Y al menesteroso ensalza del estiércol, Para asentarlo con los príncipes; Y hace que tengan por heredad asiento de honra: Porque de Jehová son las columnas de la tierra, Y él asentó sobre ellas el mundo. El guarda los pies de sus santos, Mas los impíos perecen en tinieblas; Porque nadie será fuerte por su fuerza. Delante de Jehová serán quebrantados sus adversarios, Y sobre ellos tronará desde los cielos: Jehová juzgará los términos de la tierra, Y dará fortaleza á su Rey, Y ensalzará el cuerno de su Mesías” (1 Samuel 2.6 al 10 – RVR1909).
Todo lo que pasa en el mundo en función del empobrecimiento y enriquecimiento, ya sea para favorecer a unos y perjudicar a otros, corresponde a una voraz distorsión, distractores y ruido, que consume y destruye rápidamente y dirige a la humanidad al vacío del despeñadero. El imperante desenfreno en la contaminación ambiental, armamentismo, explotación industrial y tecnológica, justificado en la urgente necesidad de fuentes de trabajo para una sobrepoblación mundial, crea una cortina de humo o nube, sumado al ruido suficiente, como para desvirtuar la atención de las personas, tergiversar su sentido de la vida y distraer su enfoque del amor y servicio a Dios Padre, obstruir la aceptación y reconocimiento hacia su Hijo Jesucristo. El tiempo del fin del sistema, se caracteriza en la época actual de la Edad del Calentamiento Global. Los discípulos preguntan a Jesús: “Y sentándose él en el monte de las Olivas, se llegaron á él los discípulos aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del mundo?” (Mateo 24.3 – RVR1909). En la actualidad algunos alegan que la maldad siempre ha existido y es la misma, pero que ahora hay una mayor divulgación de la transmisión de los medios de comunicación. La realidad es que la maldad sí ha aumentado, se ha fomentado la cultura del dinero y de la muerte, precisamente el amor, caridad y felicidad no está ni en el dinero ni en la muerte: “Y por haberse multiplicado la maldad, la caridad de muchos se resfriará. Mas el que perseverare hasta el fin, éste será salvo. Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, por testimonio á todos los Gentiles; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24.12 al 14 – RVR1909).
La sociedad mundial, su administración y gobierno se encubre en la luz por apariencia, pero su legislación se despreocupa por lo espiritual, porque se trata de cimentar, estabilizar, fortalecer y lograr solidez solamente en lo natural, sin tomar en cuenta rotundamente lo espiritual, por consiguiente, con mayor repudio a lo celestial. Este sistema social con sus propias leyes se esfuerza por sustituir a Dios Padre y a su Hijo Jesucristo, inclusive promueven la eliminación de Dios en todas sus conversaciones e instituciones, sean privadas o públicas. La Biblia menciona a los que se hacen pasar por luz, pero son falsos y fraudulentos: “Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, trasfigurándose en apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se transfigura en ángel de luz. Así que, no es mucho si también sus ministros se transfiguran como ministros de justicia; cuyo fin será conforme á sus obras” (2 Corintios 11.13 al 15 – RVR1909). Los mismos fariseos, a pesar de ser estudiosos e instruidos en las cuestiones de Dios, son avaros y se burlan de Jesucristo, aunque los seres humanos estimen como sublime, ante Dios es abominación: “Ningún siervo puede servir á dos señores; porque ó aborrecerá al uno y amará al otro, ó se allegará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir á Dios y á las riquezas. Y oían también todas estas cosas los Fariseos, los cuales eran avaros, y se burlaban de él. Y díjoles: Vosotros sois los que os justificáis á vosotros mismos delante de los hombres; mas Dios conoce vuestros corazones; porque lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación” (Lucas 16.13 al 15 – RVR1909).
Despreciar a Jesucristo es una consecuencia de vivir en el lujo y opulencia de la riqueza, cuando Jesús con su vida demostró humildad, sencillez y vivir con lo necesario. El problema del enriquecimiento es el afán y ansiedad por la acumulación, contrario a lo no excesivo, moderado, sobrio, sin adornos superfluos. Otro problema está en la avaricia que también es idolatría, la codicia, egoísmo y envidia, la obsesión y perturbación por incrementar la cuenta bancaria o monetaria, con abuso excesivo e ilimitado de lo que a otros les falta, o sea, debido a que al rico le sobra es lo que a otros necesitados les falta. Esto resta importancia al bien común, la equidad y justicia en la distribución de la riqueza. Los adinerados tienen la posibilidad de la adquisición de activos, artículos, bienes, medios de transporte, muebles, posesiones, propiedades, tratamientos, viajes, entre otros, que a veces son innecesarios o están de más, para elevar la apariencia de status sobre los que no tienen. Se provoca cada vez más una brecha y perpetuidad de la existencia entre adinerados y empobrecidos. Hay una lógica o sentido común en todo esto, por ejemplo, el siguiente caso de Zaqueo: “Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy á los pobres; y si en algo he defraudado á alguno, lo vuelvo con el cuatro tanto” (Lucas 19.8 – RVR1909). Así como el ser humano fue creado con el poder de decisión, también fue constituido con el poder del amor, que lamentablemente muchos portan pero nunca desarrollan y menos ejercen.
Lo que pasa es que en el enriquecimiento, con o sin intención alguna, en el proceso se arriesga o expone a cometer injustica y hasta defraudar a otros. Además, mientras los ricos gastan en cuestiones innecesarias, por exceso de abundancia, hay gente que muere de hambre por ser desposeídos de su subsistencia básica, especialmente quienes están sin abrigo y sin techo, quienes habitan en las calles, cuarterías, hacinamientos, precarios, refugios o tugurios, en extrema pobreza y miseria, con frío, enfermedad, hambre, sin ningún tipo de seguridad o en inmigración. ¡Sálvanos Dios, con la compasión y misericordia de la benignidad!: “Y alzando él los ojos á sus discípulos, decía: Bienaventurados vosotros los pobres; porque vuestro es el reino de Dios. Bienaventurados los que ahora tenéis hambre; porque seréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis... Mas ¡ay de vosotros, ricos! porque tenéis vuestro consuelo. ¡Ay de vosotros, los que estáis hartos! porque tendréis hambre. ¡Ay de vosotros, los que ahora reís! porque lamentaréis y lloraréis” (Lucas 6.20 al 21 y 24 al 25 – RVR1909).
La distorsión, distractores y ruido es todo aquello que nos separa del enfoque en Jesucristo, cuyo financiamiento es el dinero como el dios de este mundo, la sociedad del mundo entre más dinero quiere y tiene, más comete acciones contrarias a la moral, mayor corrupción y criminalidad, más adicciones y drogadicción, gastos excesivos innecesarios, como el consumismo compulsivo, más se explota al trabajador con salarios bajos y jornadas extenuantes hasta agotar las fuerzas, para obtener mayores ganancias y utilidades, más trata de personas y esclavitud infrahumana, más explotación de los recursos minerales y naturales, más contaminación y calentamiento global, sin amor, respeto y temor alguno a Dios y a su Creación. Más endeudamiento, más usura, más naciones y países empobrecidos, mientras que otros se vuelven colonialistas modernos e imperialistas. El robo descarado de activos, materias primas y recursos públicos a nivel local o entre naciones y países. Hay una saciedad hasta el hartazgo de ambición, aunque irrefrenable, porque entre más se tiene más se quiere. La biblia dice acerca del enriquecimiento, ya sea ilícito o lícito, pero igualmente desmesurado:
“Ea ya ahora, oh ricos, llorad aullando por vuestras miserias que os vendrán. Vuestras riquezas están podridas: vuestras ropas están comidas de polilla. Vuestro oro y plata están corrompidos de orín; y su orín os será en testimonio, y comerá del todo vuestras carnes como fuego. Os habéis allegado tesoro para en los postreros días. He aquí, el jornal de los obreros que han segado vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado de vosotros, clama; y los clamores de los que habían segado, han entrado en los oídos del Señor de los ejércitos. Habéis vivido en deleites sobre la tierra, y sido disolutos; habéis cebado vuestros corazones como en el día de sacrificios. Habéis condenado y muerto al justo; y él no os resiste” (Santiago 5.1 al 6 – RVR1909).
Otra distorsión, distractores y ruido son las corrientes filosóficas, costumbres, culturas, entretenimientos, espectáculos, estilos de vida, gustos, hábitos, ideologías, ídolos, modas, mundanalidad, ocupaciones, populismo, preferencias, religiones, tendencias y tradiciones: “Adúlteros y adúlteras, ¿no sabéis que la amistad del mundo es enemistad con Dios? Cualquiera pues que quisiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios” (Santiago 4.4 – RVR1909). La amistad al mundo se refiere a todo lo que resta el primer lugar de Dios Padre y su Hijo Jesucristo, porque suprime la verdadera adoración, alabanza, gloria y honra. Inclusive se requiere renunciar a estas causas, para verdaderamente tomar la cruz de Cristo, seguir sus pasos como discípulo y practicante. Por esta razón Jesucristo dice lo siguiente al joven rico:
“El entonces respondiendo, le dijo: Maestro, todo esto he guardado desde mi mocedad. Entonces Jesús mirándole, amóle, y díjole: Una cosa te falta: ve, vende todo lo que tienes, y da á los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz. Mas él, entristecido por esta palabra, se fué triste, porque tenía muchas posesiones. Entonces Jesús, mirando alrededor, dice á sus discípulos: ¡Cuán dificilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! Y los discípulos se espantaron de sus palabras; mas Jesús respondiendo, les volvió á decir: ¡Hijos, cuán dificil es entrar en el reino de Dios, los que confían en las riquezas! Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que el rico entrar en el reino de Dios. Y ellos se espantaban más, diciendo dentro de sí: ¿Y quién podrá salvarse?” (Marcos 10.20 al 26 – RVR1909).
Cuando hay tanta interferencia e irrupción, que se interpone entre el ser humano, la comunicación y relación con Dios Padre, por la mediación directa de su Hijo Jesucristo, entonces es válida la pregunta: ¿Y quién podrá salvarse? Pero, la crucifixión, resurrección y ascensión de Jesucristo de ninguna manera fue en vano, porque nos ha dejado al Espíritu Santo para continuar su acción y obra. Observemos en el siguiente caso una analogía entre los habitantes de una ciudad con el conocimiento natural, que escuchaban a Simón el mago, que seguidamente representan el conocimiento espiritual, cuando escuchan a Felipe con el anuncio del evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, también Simón el mago cree y se bautiza, aunque permanece apegado a lo natural en amargura y maldad, luego tanto Felipe, como Pedro y Juan, simbolizan el conocimiento celestial, al compartir el poder del Espíritu Santo con las personas de la ciudad, tanto con hombres como con las mujeres:
“Y había un hombre llamado Simón, el cual había sido antes mágico en aquella ciudad, y había engañado la gente de Samaria, diciéndose ser algún grande: Al cual oían todos atentamente desde al más pequeño hasta el más grande, diciendo: Este es la gran virtud de Dios. Y le estaban atentos, porque con sus artes mágicas los había embelesado mucho tiempo. Mas cuando creyeron á Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres. El mismo Simón creyó también entonces, y bautizándose, se llegó á Felipe: y viendo los milagros y grandes maravillas que se hacían, estaba atónito. Y los apóstoles que estaban en Jerusalem, habiendo oído que Samaria había recibido la palabra de Dios, les enviaron á Pedro y á Juan: Los cuales venidos, oraron por ellos, para que recibiesen el Espíritu Santo; (Porque aun no había descendido sobre ninguno de ellos, mas solamente eran bautizados en el nombre de Jesús.) Entonces les impusieron las manos, y recibieron el Espíritu Santo. Y como vió Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero, Diciendo: Dadme también á mí esta potestad, que á cualquiera que pusiere las manos encima, reciba el Espíritu Santo. Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, que piensas que el don de Dios se gane por dinero. No tienes tú parte ni suerte en este negocio; porque tu corazón no es recto delante de Dios. Arrepiéntete pues de esta tu maldad, y ruega á Dios, si quizás te será perdonado el pensamiento de tu corazón. Porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás. Respondiendo entonces Simón, dijo: Rogad vosotros por mí al Señor, que ninguna cosa de estas que habéis dicho, venga sobre mí” (Hechos 8.9 al 24 – RVR1909).
submitted by Neobiblismo to u/Neobiblismo [link] [comments]


2020.05.20 05:21 Neobiblismo La personalidad de los Discípulos de Jesucristo.

27) La fidelidad y lealtad a Jesucristo en la Edad del Calentamiento Global.
El tiempo después de Cristo se divide en dos tiempos: el tiempo de la apostasía y el tiempo del fin. La apostasía se caracteriza por el anticristianismo o los movimientos y fuerzas contrarias a Cristo (anticristos), por ejemplo, la persecución y muerte de los seguidores de Jesucristo, quien dijo lo siguiente a los fieles y leales a su causa: “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia: porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando os vituperaren y os persiguieren, y dijeren de vosotros todo mal por mi causa, mintiendo. Gozaos y alegraos; porque vuestra merced es grande en los cielos: que así persiguieron á los profetas que fueron antes de vosotros” (Mateo 5.10 al 12 – RVR1909). Obsérvese como Jesucristo menciona que esta persecución es basada en la mentira. También pareciera la existencia de una reacción contraria a Jesucristo debido a un desconocimiento hacia Dios Padre:
“Si el mundo os aborrece, sabed que á mí me aborreció antes que á vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; mas porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso os aborrece el mundo. Acordaos de la palabra que yo os he dicho: No es el siervo mayor que su señor. Si á mí mé han perseguido, también á vosotros perseguirán: si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra. Mas todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado” (Juan 15.18 al 21 – RVR1909).
El tiempo del fin es la etapa previa a la segunda venida de Jesucristo. En el caso del anuncio en el primer siglo, acerca de la inminente segunda venida de Jesucristo, a pesar de esta inminencia, ha sido imprescindible la etapa de la apostasía: “Y como hubieron anunciado el evangelio á aquella ciudad, y enseñado á muchos, volvieron á Listra, y á Iconio, y á Antioquía, Confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles á que permaneciesen en la fe, y que es menester que por muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios” (Hechos 14.21 al 22 – RVR1909). Estas tribulaciones ya han sido cumplidas en todo el trascurso del tiempo de la apostasía, por esta razón previo a la segunda venida de Jesucristo es necesario y requerimiento dicha apostasía: “No os engañe nadie en ninguna manera; porque no vendrá sin que venga antes la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición” (2 Tesalonicenses 2.3 – RVR1909). Debido a que la apostasía y la manifestación del hombre de pecado e hijo de perdición, es posterior a la primera venida de Jesucristo, entonces corresponde al surgir de un pensamiento y sentimiento anticristo, por parte de los seres humanos en su conjunto, esto significa que se trata de un sistema anticristiano, como se analiza más adelante.
Algunos seguidores de Jesucristo del primer siglo, cayeron en desempleo, desocupación y hasta vagancia, por la espera inminente de la segunda venida de Jesucristo en cualquier momento: “Porque aun estando con vosotros, os denunciábamos esto: Que si alguno no quisiere trabajar, tampoco coma. Porque oímos que andan algunos entre vosotros fuera de orden, no trabajando en nada, sino ocupados en curiosear” (2 Tesalonicenses 3.10 al 11 – RVR1909). Otros daban la segunda venida de Jesucristo como tardada: “El Señor no tarda su promesa, como algunos la tienen por tardanza; sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Mas el día del Señor vendrá como ladrón en la noche… ” (2 Pedro 2.9 al 10 – RVR1909). Mientras tanto, otros alegaban que la resurrección esperada ya había pasado: “Y la palabra de ellos carcomerá como gangrena: de los cuales es Himeneo y Fileto; Que se han descaminado de la verdad, diciendo que la resurrección es ya hecha, y trastornan la fe de algunos” (2 Timoteo 2.17 al 18 – RVR1909).
En todo caso desde el primer siglo se espera la segunda venida de Jesucristo de forma repentina y sorpresiva en cualquier momento. Porque el Señor vendrá como ladrón en la noche sin avisar:
“Empero acerca de los tiempos y de los momentos, no tenéis, hermanos, necesidad de que yo os escriba: Porque vosotros sabéis bien, que el día del Señor vendrá así como ladrón de noche, Que cuando dirán, Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción de repente, como los dolores á la mujer preñada; y no escaparán. Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sobrecoja como ladrón; Porque todos vosotros sois hijos de luz, é hijos del día; no somos de la noche, ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los demás; antes velemos y seamos sobrios” (1 Tesalonicenses 5.1 al 6 – RVR1909).
¿Cuál es esta paz y seguridad que dirán antes de la destrucción repentina? La Biblia dice que a la segunda venida de Jesucristo los habitantes del planeta viven una vida cotidiana con toda normalidad, como si no estuviera pasando ningún tipo de gravedad mundial:
“Y como fué en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del hombre. Comían, bebían, los hombres tomaban mujeres, y las mujeres maridos, hasta el día que entró Noé en el arca; y vino el diluvio, y destruyó á todos. Asimismo también como fué en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; Mas el día que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y destruyó á todos: Como esto será el día en que el Hijo del hombre se manifestará.” (Lucas 17.26 al 30 – RVR1909).
¿Entonces, cuál es la relación que se hace cuando digan paz y seguridad? La respuesta hace referencia a la Edad del Calentamiento Global. La disminución del ozono y el agujero en el mismo se está regenerando, con la posibilidad de estabilidad a las condiciones del siglo pasado. La paz y seguridad está en función de un máximo de un grado adicional a la temperatura promedio del planeta. Es un margen de sostenibilidad para la conservación al límite del tope permisible. Mientras la temperatura atmosférica terrestre se conserve y mantenga, el ser humano dirá paz y seguridad. Lo grave del asunto es que la realidad es otra, cuando la temperatura se incremente en el umbral superior a un grado adicional, hasta dos grados o dramáticamente tres grados, se vendrá una destrucción repentina a nivel mundial. Una analogía al respecto a manera de figura o simbología es que a la segunda venida de Jesucristo se le compara con un rayo: “Porque como el relámpago, relampagueando desde una parte de debajo del cielo, resplandece hasta la otra debajo del cielo, así también será el Hijo del hombre en su día” (Lucas 17.24 – RVR1909). Además se dice lo siguiente:
“Y entonces será manifestado aquel inicuo, al cual el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; A aquel inicuo, cuyo advenimiento es según operación de Satanás, con grande potencia, y señales, y milagros mentirosos, Y con todo engaño de iniquidad en los que perecen; por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por tanto, pues, les envía Dios operación de error, para que crean á la mentira; Para que sean condenados todos los que no creyeron á la verdad, antes consintieron á la iniquidad.” (2 Tesalonicenses 2.8 al 12 – RVR1909).
Este resplandor es una luz muy fuerte, que podría representar la gloria, honra y nobleza de Jesucristo, pero en términos de significado tendría relación con la intensidad de los rayos ultravioleta, las altas temperaturas por efecto invernadero, el calentamiento y aumento del nivel de los océanos, con la consecuencia de grandes oleajes, inundaciones y afectación de las costas. En general tiene relación con el cambio climático, la reacción en cadena y la afectación catastrófica a todo el sistema ecológico y medio ambiente global. El engaño y mentira es la negación de la existencia de un Creador y de una creación dañada con el cambio climático. Tomar el lugar de Dios para disponer como Dios del destino y rumbo de la humanidad con la negación del calentamiento global. La ejecución de una operación contraria a Jesucristo y adversa a Dios Padre, con un sistema inicuo que prioriza y endiosa el enriquecimiento industrial, con la gran potencia, señales y milagros de progreso económico, generación de riqueza y consumismo exacerbado. Donde el dios del mundo es la acumulación y generación de dinero sin importar el daño a la flora, fauna y naturaleza en general. Cuando se salga de control el calentamiento global solamente dependeremos de Dios para subsistir, a pesar de la arrogancia y prepotencia del ser humano, su administración y gobierno del planeta.
La Biblia contiene expresiones y palabras claves en todo el conjunto de su literatura, las cuales actúan como llaves para abrir la puerta del conocimiento en su mayor plenitud de comprensión y entendimiento. Dios dice: “Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová…” (Jeremías 9.24 – RVR1909). Se requiere entender y conocer a Dios, pero Jesucristo dice a algunos: “Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos…” (Juan 4.22 – RVR1909). Hay quienes adoran pero en realidad están sin conciencia de lo que adoran. La mujer samaritana responde a Jesús: “Dícele la mujer: Sé que el Mesías ha de venir, el cual se dice el Cristo: cuando él viniere nos declarará todas las cosas. Dícele Jesús: Yo soy, que hablo contigo” (Juan 4.25 al 26 – RVR1909). Según este testimonio de la mujer, tenían la creencia de que Cristo les declararía todas las cosas. Jesucristo dice: “Y decía también á las gentes: Cuando veis la nube que sale del poniente, luego decís: Agua viene; y es así. Y cuando sopla el austro, decís: Habrá calor; y lo hay. ¡Hipócritas! Sabéis examinar la faz del cielo y de la tierra; ¿y cómo no reconocéis este tiempo?” (Lucas 12.54 al 56 – RVR1909).
Jesucristo menciona el desconocimiento de algunos en reconocer las señales de los tiempos, en alusión a los tiempos del fin. Los discípulos le preguntan: “Y sentándose él en el monte de las Olivas, se llegaron á él los discípulos aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del mundo?” (Mateo 24.3 – RVR1909). En relación con la venida de nuestro Señor Jesucristo y el fin del mundo, Jesús dice: “Por tanto, también vosotros estad apercibidos; porque el Hijo del hombre ha de venir á la hora que no pensáis” (Mateo 24.44 – RVR1909). Las personas no saben el momento de la segunda venida de Jesucristo, ni piensan en este acontecimiento, porque se quedan sin estar preparados para el recibimiento, precisamente estar apercibido es prepararse y disponer lo necesario para dicha preparación. Además cuando no se piensa en determinada situación se requiere advertir, tomar conciencia y darse cuenta. Jesucristo lo confirma: “Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del hombre ha de venir” (Mateo 25.13 – RVR1909). Velar incluye observar atentamente, cuidar con detalle y esmero, estar a la expectativa de lo que acontezca.
Una de las señales principales es la siguiente: “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, por testimonio á todos los Gentiles; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24.14 – RVR1909). Esta predicción se cumple con la invención tecnológica de las telecomunicaciones, iniciada con la radio, seguida de la televisión, satélites de comunicaciones y finalmente con internet. El evangelio del reino ha sido predicado en todo el mundo, esta parte está en cumplimiento, delimitado por la expresión a todos los gentiles: “… hasta que haya entrado la plenitud de los Gentiles” (Romanos 11.25 – RVR1909). ¿Cuándo se cumple la totalidad o plenitud de los gentiles? Jesucristo dijo: “… hasta que los tiempos de las gentes sean cumplidos” (Lucas 21.24 – RVR1909). Este tiempo lo decide y determina Dios Padre en su sola potestad: “Empero de aquel día y de la hora, nadie sabe; ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre” (Marcos 13.32 – RVR1909). La predicción inicial se cumple con la invención tecnológica de las telecomunicaciones, la siguiente predicción se traslapa y se lleva a cabo con la Edad del Calentamiento Global: “Entonces habrá señales en el sol, y en la luna, y en las estrellas; y en la tierra angustia de gentes por la confusión del sonido de la mar y de las ondas: Secándose los hombres á causa del temor y expectación de las cosas que sobrevendrán á la redondez de la tierra: porque las virtudes de los cielos serán conmovidas” (Lucas 21.25 al 26 – RVR1909).
El significado de secar es extraer la humedad debido al aire o calor, especialmente con la vaporización o efecto invernadero, por consiguiente la pérdida del equilibrio con el cambio climático. Esto provoca en los seres humanos gran temor y expectación, por lo que sobreviene a la redondez de la tierra o atmósfera terrestre, relacionado con la parte gaseosa de la tierra. La venida del tiempo del fin se cumple con la predicación del evangelio del reino en todo el mundo, hasta la entrada de la plenitud de los gentiles. Esta predicación a todo el mundo se ayuda con la innovación de las tecnologías, radio, televisión, satélites de comunicación e internet. Además se traslapa con la predicción de la Edad del Calentamiento Global, desde la reducción de la capa de ozono y el agujero en la misma, hasta nuestros tiempos con el desarrollo de la tercera revolución industrial. El aumento del dióxido de carbono, trae consigo la consecuencia de mayor retención de calor atmosférico y sobrecalentamiento global, aunado al aumento de población y la necesidad de explotación, extracción y producción industrial. La Edad del Calentamiento Global se inicia con la reducción de la capa de ozono y el proceso de formación de un agujero en la misma.
La problemática en el ozono tiende a regenerar, pero el aumento de población y de la tercera revolución industrial contemporánea son inevitables, por consiguiente, la generación en aumento del dióxido de carbono, con la consecuencia de mayor retención de calor atmosférico y sobrecalentamiento global. El efecto del deshielo de glaciares se encuentra en un proceso irreversible, es cuestión de tiempo, con la consecuencia del aumento en el nivel de los océanos. Esto se agrava con el calentamiento del agua, el calentamiento solar influye en la temperatura atmosférica y la generación de fuertes vientos, como grandes olas del mar manifestados como ondas y oscilaciones, ya sean atmosféricas o marinas. Se incrementa el riesgo en las costas y en las ciudades costeras. Hay un aumento en el nivel, sonido y ondas del mar, que causan mucha confusión entre seres humanos. A esta problemática se suma el constante incremento de la contaminación ambiental y la posibilidad de afectar las fuentes de agua potable. Además de la acostumbrada contaminación por el uso de combustibles fósiles y los crecientes incendios forestales, por consiguiente la amenaza latente del deterioro para los océanos y la vida marina.
La combinación de aumento en la ciencia, industria y tecnología, fue anunciado por el profeta Daniel, para el tiempo del fin: “Tú empero Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin: pasarán muchos, y multiplicaráse la ciencia” (Daniel 12.4 – RVR1909). Esta es la tercera y última revolución industrial, porque concuerda con el tiempo del fin del sistema de gobierno humano, debido a que adversan la administración del planeta como si fueran dioses contra el Dios Creador: “Mas el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella están serán quemadas. Pues como todas estas cosas han de ser deshechas, ¿qué tales conviene que vosotros seáis en santas y pías conversaciones, Esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos siendo encendidos serán deshechos, y los elementos siendo abrasados, se fundirán?” (2 Pedro 3.10 al 12 – RVR1909). La angustia de los seres humanos por la confusión del sonido del mar y de las ondas, se debe al rozamiento de las ondas con la superficie del agua o con el gas de la atmósfera, provocando un aumento de la transformación en calor.
La propagación del sonido es mayor por las altas temperaturas del mar, esta es la causa del estruendo y retumbo, confusión y bullicio percibido por la población mundial: “En un momento, en un abrir de ojo, a la final trompeta; porque será tocada la trompeta, y los muertos serán levantados sin corrupción, y nosotros seremos transformados” (1 Corintios 15.52 – RVR1909). Este estruendo y retumbo anunciará la venida del Señor: “Porque el mismo Señor con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero: Luego nosotros, los que vivimos, los que quedamos, juntamente con ellos seremos arrebatados en las nubes á recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (1 Tesalonicenses 4.16 al 17 – RVR1909). Mediante la misma tecnología de televisión e internet, tanto del lado de oriente del planeta como del lado de occidente: “Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del hombre” (Mateo 24.27 – RVR1909), el mundo presenciará el acontecimiento final y serán testigos de lo sucedido: “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra se lamentarán sobre él. Así sea. Amén” (Apocalipsis 1.7 – RVR1909). Esta es la importancia de conservar o mantener la fidelidad y lealtad a Jesucristo en la Edad del Calentamiento Global: “Porque es justo para con Dios pagar con tribulación á los que os atribulan; Y á vosotros, que sois atribulados, dar reposo con nosotros, cuando se manifestará el Señor Jesús del cielo con los ángeles de su potencia, En llama de fuego, para dar el pago á los que no conocieron á Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo” (2 Tesalonicenses 1.6 al 8 – RVR1909).
El tiempo del fin se inicia con el siglo veinte en el año 1900, con el auge, desarrollo y crecimiento de la tecnología hasta nuestros días, especialmente con la invención de la radio, televisión, satélites de comunicaciones e internet, estos medios son importantes para que se cumpla la siguiente escritura: “Y a todas las gentes conviene que el evangelio sea predicado antes” (Marcos 13.10 – RVR1909). En este mismo siglo se traslapa el inicio de la Edad del Calentamiento Global, con la reducción del ozono y el descubrimiento de un agujero en el mismo. Aunque el ozono se regenera el calentamiento global sigue su curso. La Biblia misma menciona a los que destruyen el planeta: “Y se han airado las naciones, y tu ira es venida, y el tiempo de los muertos, para que sean juzgados, y para que des el galardón á tus siervos los profetas, y á los santos, y á los que temen tu nombre, á los pequeñitos y á los grandes, y para que destruyas los que destruyen la tierra” (Apocalipsis 11.18 – RVR1909). El siglo veinte ofrece la combinación de la tecnología y las comunicaciones, a saber, las telecomunicaciones con la industria, de manera que dan forma a la tercera revolución industrial, por consiguiente la continuación y reforzamiento del calentamiento global. El siglo veintiuno destaca por la digitalización mundial y el desarrollo de la inteligencia artificial, además del incremento de la ciencia.
Previo a las predicciones anteriores en alusión al inicio de 1900 con el tiempo del fin, al llegar el siglo veinte, antes se vive la época o período de la apostasía, entre el siglo primero y el siglo diecinueve:
“Sabiendo primero esto, que en los postrimeros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, Y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación. Cierto ellos ignoran voluntariamente, que los cielos fueron en el tiempo antiguo, y la tierra que por agua y en agua está asentada, por la palabra de Dios; Por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua: Mas los cielos que son ahora, y la tierra, son conservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio, y de la perdición de los hombres impíos.” (2 Pedro 3.3 al 7 – RVR1909).
Esta apostasía corresponde a una forma de vida del ser humano, a la vez una filosofía de vida, donde se presenta un tipo de ignorancia a conveniencia, o sea, voluntaria, porque fingen ser desentendidos. Al término del tiempo se finaliza con la perdición de los hombres impíos: “Y dijo: Anda, Daniel, que estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del cumplimiento. Muchos serán limpios, y emblanquecidos, y purificados; mas los impíos obrarán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero entenderán los entendidos” (Daniel 12.9 al 10 – RVR1909). Esta época o período de apostasía es la rebeldía de la impiedad, en alzada y rebelión contra la autoridad de Dios, sin amor ni respeto a la consagración y santidad a Jesucristo, en absoluto abandono, deserción, negación, renuncia, repudio y traición hacia el ejemplo y modelo de vida de Jesús: “No os engañe nadie en ninguna manera; porque no vendrá sin que venga antes la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, Oponiéndose, y levantándose contra todo lo que se llama Dios, ó que se adora; tanto que se asiente en el templo de Dios como Dios, haciéndose parecer Dios” (2 Tesalonicenses 2.3 al 4 – RVR1909). Desde el primer siglo hasta nuestros días se ha manifestado por dos mil años, un sistema reinante contrario a la creencia y práctica de Jesucristo, que aprisiona y asesina a sus seguidores, inclusive el ser humano a llevado al mundo a una primera y a una segunda guerra mundial, ejerciendo un dominio e imponiendo su propia voluntad como si fuera la misma voluntad de Dios.
La apostasía inicia en el primer siglo con el mártir Esteban: “Y apedrearon á Esteban, invocando él y diciendo: Señor Jesús, recibe mi espíritu. Y puesto de rodillas, clamó á gran voz: Señor, no les imputes este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió” (Hechos 7.59 al 60 – RVR1909). Durante todo el período previo al tiempo del fin se mantuvo caracterizado por la persecución y muerte de los seguidores de Jesucristo: “Otros experimentaron vituperios y azotes; y á más de esto prisiones y cárceles; Fueron apedreados, aserrados, tentados, muertos á cuchillo; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; De los cuales el mundo no era digno; perdidos por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra” (Hebreos 11.36 al 38 – RVR1909). En la segunda carta a los Tesalonicenses se hace mención de este sistema apóstata, dictatorial, imperial y opresor, donde prescinden de Jesucristo y no quieren formar parte con él: ¿No os acordáis que cuando estaba todavía con vosotros, os decía esto? Y ahora vosotros sabéis lo que impide, para que á su tiempo se manifieste. Porque ya está obrando el misterio de iniquidad: solamente espera hasta que sea quitado de en medio el que ahora impide” (2 Tesalonicenses 2.5 al 7 – RVR1909). Aquí el autor de la segunda carta a los Tesalonicenses hace una alusión en forma indirecta del Imperio Romano, que en código y lenguaje se describe y menciona en el escrito del Apocalipsis o Revelación. La solución sería la inminente segunda venida de Jesucristo, para detener o suspender la imposición de persecución y muerte a sus seguidores.
Lo lamentable del caso es que el Imperio Romano a pesar de su cristianización, posteriormente como organización religiosa, también practica la persecución y muerte de sus oponentes. Se ven envueltos en una maraña de engaño y mentira, a través de la llamada guerra santa e inquisición, practicando como anticristos un sistema contrario a Cristo. Esto equivale a una lamentable mancha en la historia eclesiástica, que será olvidada solamente con la segunda venida de Jesucristo, para pagar a cada uno según sus acciones:
“Y entonces será manifestado aquel inicuo, al cual el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; A aquel inicuo, cuyo advenimiento es según operación de Satanás, con grande potencia, y señales, y milagros mentirosos, Y con todo engaño de iniquidad en los que perecen; por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por tanto, pues, les envía Dios operación de error, para que crean á la mentira; Para que sean condenados todos los que no creyeron á la verdad, antes consintieron á la iniquidad” (2 Tesalonicenses 2.8 al 12 – RVR1909).
Luego la iglesia deja de perseguir y matar a quienes llama como herejes, pero surgen doctrinas y naciones contrarias a Cristo, que continúa la aprensión, persecución y muerte de cristianos hasta nuestros días. Este sistema previo al tiempo del fin representa las políticas del ser humano, en el armamentismo, contaminación, consumismo, endeudamiento económico, esclavitud, explotación, gobiernos dictatoriales, industrialización, militarización, usura bancaria o hasta fanatismo religioso, que se imponen en beneficio de unos y perjuicio de otros, ya sean a nivel interno de una cultura, etnia, nación o a nivel internacional. Se hace mayormente visible cuando se asesinan a quienes se oponen al sistema. El Apocalipsis o Revelación es un claro ejemplo de un código o lenguaje en clave, para describir indirectamente los alcances del imperio romano opresor en la persecución y muerte de los cristianos: “Y cuando él abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido muertos por la palabra de Dios y por el testimonio que ellos tenían. Y clamaban en alta voz diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre de los que moran en la tierra? Y les fueron dadas sendas ropas blancas, y fuéles dicho que reposasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completaran sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos” (Apocalipsis 6.9 al 11 – RVR1909). Qué horror en pleno siglo veintiuno como se matan entre seres humanos sin el mínimo respeto y temor a Dios, son humanos y se consideran o creen con la potestad de ser como Dios. Este odio y rivalidad a nivel civil, militar y religioso, y viceversa, como entre los mismos religiosos, muchas veces es por acatar órdenes superiores o por iniciativa de cada individuo, para según estos defender sus propias luchas de poder.
También en la colonización y conquista en el continente Americano y otras latitudes del planeta, inclusive los mismos colonos llamados cristianos o naciones llamadas cristianas. En todo caso la segunda de Tesalonicenses hace alusión o referencia a un sistema, con la criminalidad de matar a su prójimo, por cualquier justificación o pretexto y con la impunidad de sus actos, excluyendo el ejemplo, enseñanza, mensaje y modelo de vida de Jesucristo. Esta impunidad llega hasta que Dios mismo tome medidas finales al respecto, como dice el profeta Sofonías: “Por tanto, esperadme, dice Jehová, al día que me levantaré al despojo: porque mi determinación es reunir las gentes, juntar los reinos, para derramar sobre ellos mi enojo, todo el furor de mi ira; porque del fuego de mi celo será consumida toda la tierra” (Sofonías 3.8 – RVR1909). Por esta razón, Dios que es Amor, también retribuye con castigo al que hace lo malo, porque Dios también es Justo y hace justicia como fuego consumidor: “Así que, tomando el reino inmóvil, retengamos la gracia por la cual vamos á Dios agradándole con temor y reverencia; Porque nuestro Dios es fuego consumidor” (Hebreos 12.28 al 29 – RVR1909).
El ser humano tiene que asumir su propia responsabilidad como administrador y mayordomo, porque por su infidelidad y negligencia, además de destruir a quienes están a su alrededor, destruye el planeta mismo con su contaminación y corrupción en todos los ámbitos. El Apocalipsis entre su simbología menciona, que por causa del calor, los seres humanos en lugar de convertirse a Dios para clamar auxilio, dar la gloria y honra a Dios, proceden a blasfemar contra Dios por el excesivo calor: “Y oí á otro del altar, que decía: Ciertamente, Señor Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos. Y el cuarto ángel derramó su copa sobre el sol; y le fué dado quemar á los hombres con fuego. Y los hombres se quemaron con el grande calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene potestad sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria” (Apocalipsis 16.7 al 9 – RVR1909). Finalmente, algunos piensan que el mal está en otros y muy lejos de sus vidas, porque están a la espera de la llegada de un ser anticristo mundial, pero no se dan cuenta que el mal está en la cotidianidad del día a día, en nuestros corazones si hacemos lo contrario de Cristo: “Hijitos, ya es el último tiempo: y como vosotros habéis oído que el anticristo ha de venir, así también al presente han comenzado á ser muchos anticristos; por lo cual sabemos que es el último tiempo” (1 Juan 2.18 – RVR1909).
submitted by Neobiblismo to u/Neobiblismo [link] [comments]


2020.05.20 04:56 Neobiblismo La personalidad de los Discípulos de Jesucristo.

31) Cambio de mentalidad y sensibilidad espiritual.
En relación con las capacidades o habilidades cognitivas, se involucran procesos de información y mentales acerca del conocimiento. Hemos afirmado la existencia de tres tipos de conocimiento: natural, espiritual y celestial. Cada uno de estos engloba todos los demás conocimientos existentes afines a su dimensión correspondiente. En nuestro caso el análisis, estudio e investigación es sobre el énfasis de la atención y concentración de la actividad mental enfocada en Jesucristo. En su primera venida Jesús dijo: “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay: de otra manera os lo hubiera dicho: voy, pues, á preparar lugar para vosotros. Y si me fuere, y os aparejare lugar, vendré otra vez, y os tomaré á mí mismo: para que donde yo estoy, vosotros también estéis” (Juan 14.1 al 3 – RVR1909). En este pasaje Jesucristo promete volver otra vez. En el caso de su segunda venida está la señal de la Edad del Calentamiento Global:
“El Dios de dioses, Jehová, ha hablado, Y convocado la tierra desde el nacimiento del sol hasta donde se pone. De Sión, perfección de hermosura, Ha Dios resplandecido. Vendrá nuestro Dios, y no callará: Fuego consumirá delante de él, Y en derredor suyo habrá tempestad grande. Convocará á los cielos de arriba, Y á la tierra, para juzgar á su pueblo. Juntadme mis santos; Los que hicieron conmigo pacto con sacrificio. Y denunciarán los cielos su justicia; Porque Dios es el juez (Selah)” (Salmos 50.1 al 6 – RVR1909).
Se dice que la señal del calentamiento global llegó para quedarse y no hay marcha atrás. La expresión “Fuego consumirá delante de él” mencionada en el pasaje anterior de los Salmos, también se dice en el profeta Joel: “Delante de él consumirá fuego, tras de él abrasará llama; como el huerto de Edén será la tierra delante de él, y detrás de él como desierto asolado; ni tampoco habrá quien de él escape. Su parecer, como parecer de caballos; y como gente de á caballo correrán. Como estruendo de carros saltarán sobre las cumbres de los montes; como sonido de llama de fuego que consume hojarascas, como fuerte pueblo aparejado para la batalla” (Joel 2.3 al 5 – RVR1909). También el profeta Isaías realiza una mención similar: “Y la luz de la luna será como la luz del sol, y la luz del sol siete veces mayor, como la luz de siete días, el día que soldará Jehová la quebradura de su pueblo, y curará la llaga de su herida. He aquí que el nombre de Jehová viene de lejos: su rostro encendido, y grave de sufrir; sus labios llenos de ira, y su lengua como fuego que consume” (Isaías 30.26 al 27 – RVR1909).
Por lo tanto, conscientes de la presencia del calentamiento global como señal de los tiempos finales, la pregunta es la siguiente: ¿Cuál es la clave para el cambio de mentalidad y sensibilidad espiritual? Pero ¿qué o quién determina esta clave? La clave es la preparación para la segunda venida de Jesucristo. De manera que es la condición de conocimiento que uno tiene sobre el cambio, disposición y mejora, requeridos para recibir a Jesucristo en su segunda venida. Lo que determina es el nivel necesario de preparación preventiva, para la espera o esperanza en la promesa de la segunda venida de Jesucristo. Es un estado de consciencia y ánimo de ser y tener la condición personal suficiente, para encontrarse con el Señor en su segunda venida. Es la certeza y seguridad de la posibilidad de alcanzar y lograr la participación de recibir la transformación corporal, para tener vida eterna con el Señor Jesucristo en su venida. La confianza y convicción de haber realizado o rectificado lo necesario para estar preparado, en el momento adecuado, oportuno y presente, en relación con la segunda venida del Señor Jesucristo. Es imprescindible una excelente forma o manera de ser, en todo lo relacionado a la actitud, carácter y personalidad en general, comparado con el ejemplo y modelo de vida en profundidad en Jesucristo. Además del predominio de una intención optimista y positiva con la mirada puesta en Jesús, como el Maestro y Mentor de nuestras vidas.
El mayor bien inmaterial y material ofrecido por Dios Padre para beneficio del ser humano, es la posibilidad de gozar la recompensa de estar corporalmente transformados al lado de su Hijo Jesucristo, a partir de su encuentro en la segunda venida del Señor. Este cumplimiento de cuerpo incorruptible para la vida eterna, es la culmine o clímax, de la relación espiritual con Jesucristo en el corazón y la mente de cada uno en la vida presente. Por esta razón cuando muere una persona en la paz de Cristo, se refiere a su condición del ánimo con sosiego y tranquilidad, mayormente del temperamento pacífico moldeado por Jesucristo, preparado con anticipación durante el trayecto de su vida cotidiana, para morir en cualquier momento con la paz y santidad, sin la cual nadie verá al Señor. Precisamente a estos principios, valores y virtudes heredados por Jesucristo, la mayor de todas es el amor y caridad que son representados por la Persona y la Personalidad de Jesucristo. Esto significa que ante todo Jesucristo es primero: “Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si alguno edificare sobre este fundamento oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca; La obra de cada uno será manifestada: porque el día la declarará; porque por el fuego será manifestada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego hará la prueba” (1 Corintios 3.11 al 13 – RVR1909).
Por cierto, según mencionamos acerca del calentamiento global, el pasaje mencionado anteriormente se reitera nuevamente la mención del fuego, pero el tema que nos atañe en este análisis es el amor y caridad representados por Jesucristo: “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo caridad, vengo á ser como metal que resuena, ó címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia; y si tuviese toda la fe, de tal manera que traspasase los montes, y no tengo caridad, nada soy. Y si repartiese toda mi hacienda para dar de comer á pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo caridad, de nada me sirve” (1 Corintios 13.1 al 3 – RVR1909). Ahora realicemos una dinámica de parafrasear el pasaje anterior y cambiar la palabra amor o caridad por el nombre de Jesucristo:
1) Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo A JESUCRISTO, vengo á ser como metal que resuena, ó címbalo que retiñe.
2) Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia; y si tuviese toda la fe, de tal manera que traspasase los montes, y no tengo A JESUCRISTO, nada soy.
3) Y si repartiese toda mi hacienda para dar de comer á pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo A JESUCRISTO, de nada me sirve.
La dinámica anterior es muy interesante para comprender y entender, la explicación de por qué a pesar de repartir todas las posesiones para dar de comer a los empobrecidos, si se hace sin el amor y la caridad, de nada nos sirve. En realidad el amor y la caridad es lo mismo que dar todo lo que tienes para alimentar al más desposeído y necesitado:
“Entonces Jesús mirándole, amóle, y díjole: Una cosa te falta: ve, vende todo lo que tienes, y da á los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz. Mas él, entristecido por esta palabra, se fué triste, porque tenía muchas posesiones. Entonces Jesús, mirando alrededor, dice á sus discípulos: ¡Cuán dificilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! Y los discípulos se espantaron de sus palabras; mas Jesús respondiendo, les volvió á decir: ¡Hijos, cuán dificil es entrar en el reino de Dios, los que confían en las riquezas! Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que el rico entrar en el reino de Dios. Y ellos se espantaban más, diciendo dentro de sí: ¿Y quién podrá salvarse? Entonces Jesús mirándolos, dice: Para los hombres es imposible; mas para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios. Entonces Pedro comenzó á decirle: He aquí, nosotros hemos dejado todas las cosas, y te hemos seguido” (Marcos 10.21 al 28 – RVR1909).
¿Cómo comprender y entender toda esta dinámica? Jesús fue notable por su actividad y energía a favor de los más necesitados, entre los empobrecidos, enfermos y los sufridores por la falta del alimento, tanto espiritual como material, sin embargo, habla en contra de quienes no toman en cuenta a Dios en la vida cotidiana, de quienes se afanan y llenan de ansiedad y preocupación, debido a la desconfianza a Dios Padre. Lo mismo de quienes en el otro extremo se aferran al enriquecimiento, ya sea por acumulamiento, ambición, avaricia, codicia, envidia, lucro, opulencia, ostentación y vanidad. Lo que pasa es que según parafraseamos, en este caso el pasaje menciona el amor y caridad en referencia a Jesucristo: “Y si repartiese toda mi hacienda para dar de comer á pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo caridad, de nada me sirve” (1 Corintios 13.3 – RVR1909). El sentido de este mensaje es el siguiente: Y si repartiese toda mi hacienda para dar de comer á pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo A JESUCRISTO, de nada me sirve. Esto es semejante a la sociedad que se avergüenza, descarta y desecha a Jesucristo en sus vidas. Aquella sociedad que discrimina y excluye a Jesucristo en su cotidianidad. Uno de nuestros lemas es el siguiente: Mejorar la actitud y la personalidad según el ejemplo y modelo de Jesucristo, nos hace sus discípulos. ¡Enamórate de Jesucristo con toda la pasión! ¡Sin ánimo de lucro ni proselitismo! El cambio de mentalidad y sensibilidad espiritual, es tener a Jesucristo presente en toda circunstancia, lugar y momento, esto implica en todo el espacio y tiempo que abarca nuestras vidas. Significa esto que el propósito y sentido de la vida es vivir en, para y por Jesucristo. Así es, por esto hay que leer en profundidad la palabra de Dios: “Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis ignorando las Escrituras, y el poder de Dios” (Mateo 22.29 – RVR1909).
El ejemplo y modelo de Jesucristo en la sensibilidad espiritual, incluye la amabilidad, apacibilidad, bondad, compasión, dadivosidad, fraternidad, generosidad, misericordia, solidaridad, ternura, entre otros, además del amor y caridad. Hay un pasaje que describe a Jesucristo en todos estos principios, valores y virtudes: “La caridad es sufrida, es benigna; la caridad no tiene envidia, la caridad no hace sinrazón, no se ensancha; No es injuriosa, no busca lo suyo, no se irrita, no piensa el mal; No se huelga de la injusticia, mas se huelga de la verdad; Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” (1 Corintios 13.4 al 7 – RVR1909). Se insiste que el ejemplo y modelo rechazado por el mundo y la sociedad en general, es el de Jesucristo. En la historia de la humanidad han surgido decenas o cientos de filosofías y teorías, muchas de ellas o sus fundadores, gestores o promotores han prevalecido, especialmente se han vuelto famosas y reconocidas a nivel histórico y mundial. Pero al final se discrimina y excluye a Jesucristo, a quien el mundo no le da el debido reconocimiento, ni por respeto a la voluntad de Dios Padre.
¿Hasta qué grado, nivel o punto la humanidad está preparada para la segunda venida de Jesucristo? El distanciamiento por salud social a nivel mundial podría ser la antesala, de adquirir consciencia del respeto y temor a Dios en sociedad, además del reconocimiento del acercamiento al tiempo del fin y la pronta y más evidente e inminente segunda venida de Jesucristo. También reconocer la magnitud social de la discriminación y exclusión que se hace a Jesucristo y a la voluntad de Dios Padre. Esto inevitablemente requiere un cambio de mentalidad y sensibilidad espiritual, volvernos a Dios por la posibilidad de futuras pandemias aún más contagiosas y graves, que atentan un desastre mundial, reforzado por la evolución y mutación de enfermedades afectadas por el calentamiento global. Este volverse a Dios por parte de la sociedad, sería muestra de mansedumbre y humildad para pedir auxilio, ayuda y clemencia en tiempos de crisis mundial. Jesucristo dijo:
“En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, que hayas escondido estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las hayas revelado á los niños. Así, Padre, pues que así agradó en tus ojos. Todas las cosas me son entregadas de mi Padre: y nadie conoció al Hijo, sino el Padre; ni al Padre conoció alguno, sino el Hijo, y aquel á quien el Hijo lo quisiere revelar. Venid á mí todos los que estáis trabajados y cargados, que yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga” (Mateo 11.25 al 30 – RVR1909).
submitted by Neobiblismo to u/Neobiblismo [link] [comments]


2020.05.20 04:09 Neobiblismo La personalidad de los Discípulos de Jesucristo.

37) El Coronavirus COVID-19 y el manejo de conflictos.
El Coronavirus COVID-19 o SARS-CoV-2 afecta la forma de vida e interacción social, por consiguiente la calidad y estilo de vida. Hay una controversia urgente y el inevitable manejo de conflictos entre la polaridad económica y de salubridad. La agresividad de este virus es su capacitad de camuflar y engañar con su estrategia asintomática, además del incremento de afectación con nuevos síntomas. Al parecer pueden surgir nuevos brotes desde lo interior de cada nación, al estilo del legendario “Caballo de Troya”, de forma camuflada, silenciosa y tomando por sorpresa a los habitantes. No existen fronteras ni muros que detengan la propagación del virus. Se dice que la nueva realidad mundial nos obliga a coexistir con el virus, además de la posibilidad de utilizar en cada temporada pandémica, las caretas transparentes, cubrebocas o su combinación de por vida. Se requiere una mayor conciencia de aprecio a la salud y la vida a nivel global, sumado a la creciente necesidad de bancos de alimentos gratuitos en todo el mundo. La nueva cultura global es la educación y fomento del compartir y donar. Ahora es más consecuente e imprescindible la práctica del altruismo y la filantropía para ayudar a los necesitados. La pandemia global del Coronavirus COVID-19 o SARS-CoV-2, posiblemente se podría conservar por siempre como virus estacional, en el sentido de reaparecer cada año y provocar nuevas oleadas de circulación por el mundo, máxime con la migración laboral, turismo internacional y viajes por asuntos de negocios propios o trabajo asalariado, que son inevitables para la economía mundial. Además de los transportistas de alimentos, insumos, materias primas, mercancías y mobiliario en general, indispensables para la generación de comercio y empleo de cada nación.
El manejo de conflictos tiene relación con la capacidad de concertar o llegar a un acuerdo, donde se requiere la implementación de la administración, conducción y dirección en los desacuerdos entre personas. En el caso del manejo de conflictos a nivel social, implica una adaptación, ajuste o cambios, según las circunstancias, controversias y urgencias del momento, a través de las decisiones y medidas para bienestar y satisfacción del colectivo. Esto exige el control necesario frente a las amenazas del desempleo, catástrofes naturales, económicas de empobrecimiento, enfermedades sanitarias, escases alimentaria, falta de oportunidades educativas, seguridad ciudadana y social, entre otras que desafían el bienestar o vida de los involucrados. El mando encabezado para el manejo de conflictos, es la autoridad mediadora, poder convincente y expedito, o sea, pronto en la actuación y directriz consensuada entre sus integrantes. Prevalece el afecto, certeza, claridad, compromiso, comunicación, conciliación, condescendencia, confianza, cortesía, deferencia, diplomacia, equilibrio, experticia, formalidad, ingenio, integración, madurez, optimismo, persuasión, profesionalidad, razonabilidad, responsabilidad, seguridad, sensibilidad, seriedad y transparencia. También la flexibilidad, siempre y cuando sea sin temeridad. Además de una transmisión de la información confiable, creíble y veraz, búsqueda de la aptitud y compatibilidad de unir criterios. En un conflicto pueden intervenir las emociones, sentimientos y percepciones personales o entre personas, dentro de un grupo o entre grupos sociales, a lo interno de una nación o entre naciones.
El conflicto surge por la diferencia de análisis, opinión y pensamiento propio o en relación con los demás. Hay una diversidad de grados de conflictos y resoluciones según cada caso, pero en todos es indispensable su manejo con madurez y negociación, de la manera más efectiva y satisfactoria posible. El manejo de conflictos se hace indispensable para el diario vivir, porque la nueva normalidad de vida mundial, requiere el aislamiento y distanciamiento físico – social, de lo contrario si no hay un debido manejo de conflictos, estadísticamente el porcentaje de mortalidad oscila entre el cinco y el siete por ciento de la cantidad de contagios, excepto se cumpla responsablemente con las medidas sanitarias. ¿A cuál costo o precio de cantidad de vidas se pretende con el contagio colectivo provocado para la inmunidad de los habitantes? Aquí es donde se insiste en la importancia para los hábitos de la vida cotidiana, la disciplina de la personalidad, que abarcan el carácter y el temperamento. Se incluye las características de la idiosincrasia individual y social, para cumplir con las normas y protocolos sanitarios del aislamiento, distanciamiento y las buenas prácticas higiénicas. Además del sistema de principios, valores y virtudes determinantes para la calidad, estilo de vida saludable e interacción social sana. La influencia beneficiosa que se hace o se recibe, es bidireccional entre la colectividad, el individuo y viceversa.
La preparación para enfrentar las pandemias como la enfermedad COVID-19, incluye el área psicosocial en relación al comportamiento y la conducta, pero el componente psicológico del efecto de la pandemia, podría afectar en el individuo, la aflicción, angustia, ansiedad, claustrofobia, depresión, desánimo, desesperación, desmotivación, desmoralización, estrés, irritabilidad, miedo, temor, tensión, tristeza y violencia. La gobernabilidad del distanciamiento físico – social impone un crecimiento y fortalecimiento de la vida espiritual, la práctica del amor y el bien común: “Mas el que tuviere bienes de este mundo, y viere á su hermano tener necesidad, y le cerrare sus entrañas, ¿cómo está el amor de Dios en él? Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de obra y en verdad” (1 Juan 3.17 al 18 – RVR1909). Todo ser humano con ingresos fijos consolidados, puede compartir voluntariamente el tributo a Dios o diezmo solidario, para beneficio directo de quienes están a su alrededor, sin ningún tipo de ingreso de subsistencia. Este sistema posibilita un flujo directo de ayuda permanente entre el que tiene y el que no tiene nada, ya sean amistades, compañeros de estudio o trabajo, conocidos, familiares o vecinos. La nueva formalidad de vida con sus respectivos requisitos, que se han de ejecutar y observar responsablemente, posibilitan un aumento de la aceptación, amabilidad, austeridad, caridad, colaboración, compasión, consenso, cooperación, esperanza, generosidad, gratitud, humildad, modestia, misericordia, paciencia, pacificación, piedad, sencillez, solidaridad y voluntariedad.
Los valores comunitarios tienen su origen en Dios, como lo hemos demostrado bíblicamente en otras lecturas. La Biblia dice: “Hermanos míos, ¿qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? Y si el hermano ó la hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, Y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y hartaos; pero no les diereis las cosas que son necesarias para el cuerpo: ¿qué aprovechará? Así también la fe, si no tuviere obras, es muerta en sí misma. Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras: muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras” (Santiago 2.14 al 18 – RVR1909). Hay un debate acerca de la causa u origen de la imperante necesidad social de control y respeto total. Los acontecimientos sociales previos a la pandemia, manifiestan una anarquía y descontrol social, donde se requería una intervención divina. El conflicto humano contra la pandemia, posibilita en la humanidad un despertar de acercamiento hacia Dios. El enfoque de la accesibilidad, atención, cohesión, motivación, sentimientos, esfuerzo y unión con Dios Padre a través de su Hijo. Es hora de volver la vista hacia la sabiduría de Jesucristo el designado de Dios para el bienestar humano:
“¿Quién es sabio y avisado entre vosotros? muestre por buena conversación sus obras en mansedumbre de sabiduría. Pero si tenéis envidia amarga y contención en vuestros corazones, no os gloriés, ni seáis mentirosos contra la verdad: Que esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrena, animal, diabólica. Porque donde hay envidia y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. Mas la sabiduría que es de lo alto, primeramente es pura, después pacífica, modesta, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, no juzgadora, no fingida. Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen paz” (Santiago 3.13 al 18 – RVR1909).
El surgimiento de tipos de cepas con diferentes resistencias, requerirán nuevos tratamientos curativos y vacunas preventivas. Máxime la posibilidad de nuevas cepas o mutaciones de mayor peligrosidad. El manejo de conflictos en la apertura de la normalidad o según se le llama la desescalada, trae el debate de la preservación de la vida, entre la prioridad en la economía para la adquisición alimentaria y de servicios vitales, o la salud para evitar la enfermedad. Además entre el estilo de vida social antigua o la nueva moderación de vida espiritual, sin aglomeraciones festivas y de entretenimiento multitudinario. Lo que no es urgentemente necesario e impostergable para la subsistencia. Aunque la curva de contagio se aplane o baje, la cantidad de personas expuestas al virus, es mínimo en comparación a la totalidad de la población en cada país. Esto significa que tarde o temprano, habrá personas que por primera vez se exponen al contagio, con la posibilidad de nuevas oleadas que circulen en la interacción entre personas. Se vuelve un círculo vicioso interminable, en un tiempo indefinido y de contagio exponencial. Toda esta situación conmueve el corazón del ser humano hacia la oración, reflexión y súplica, mientras que otros han incrementado el delinquir con maldad y violencia, en claro desafío e irreverencia ante Dios. En cierta ocasión en el pasado dijo Dios lo siguiente: “Si yo cerrare los cielos, que no haya lluvia, y si mandare á la langosta que consuma la tierra, ó si enviare pestilencia á mi pueblo; Si se humillare mi pueblo, sobre los cuales ni nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. Ahora estarán abiertos mis ojos, y atentos mis oídos, á la oración en este lugar” (2 Crónicas 7.13 al 15 – RVR1909).
Es común en la dimensión natural una reacción secular del mundo con omisión de lo espiritual, por ejemplo, las expresiones ¡saldremos adelante!, ¡todo pasa! Mientras tanto en la dimensión espiritual las mismas expresiones son las siguientes: ¡saldremos adelante si Dios quiere o si Dios lo permite!, ¡todo pasa si Dios quiere o si Dios lo permite! La Biblia dice: “Porque aunque haya algunos que se llamen dioses, ó en el cielo, ó en la tierra (como hay muchos dioses y muchos señores), Nosotros empero no tenemos más de un Dios, el Padre, del cual son todas las cosas, y nosotros en él: y un Señor Jesucristo, por el cual son todas las cosas, y nosotros por él. Mas no en todos hay esta ciencia: porque algunos con conciencia del ídolo hasta aquí, comen como sacrificado á ídolos; y su conciencia, siendo flaca, es contaminada” (1 Corintios 8.5 al 7 – RVR1909). Es un asunto de conciencia, el Coronavirus COVID-19 es consecuencia de nuestras acciones y decisiones, especialmente la exclusión de aceptación, dedicación y reconocimiento a Jesucristo, según los especialistas en escatología debido al tiempo del fin. Al respecto hay abundancia de intérpretes, tanto de la ley como de la profecía. En nuestro caso resumimos como acontecimiento global la Edad del Calentamiento Global, seguido de la segunda venida de Jesucristo. Algunos inclusive científicos prominentes e investigadores, alegan que el Coronavirus COVID-19 es respuesta al mismo calentamiento global y al cambio climático.
Las siguientes palabras de Jesucristo se cumplen fielmente y finalmente mediante el Internet: “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, por testimonio á todos los Gentiles; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24.14 – RVR1909). Ya tenemos el calentamiento global inevitable, en relación con el aumento de la industrialización para dar abasto a la creciente sobrepoblación, la afectación de los procesos naturales del agua, el deshielo en las regiones frías y periféricas glaciares, la falta de agua potable indispensables para el lavado necesario contra la pandemia COVID-19, las consecuencias de la afectación en el proceso planetario de polinización, el cambio climático, la contaminación ambiental, la deforestación y efecto invernadero. Ahora el auge del poder del Internet, como medio de subsistencia para el comercio en línea, educación virtual, gestiones y trámites bancarios, pago de servicios públicos, redes de comunicaciones, reuniones laborales, telemedicina y teletrabajo, televisión y videoconferencias. Toda esta importancia del Internet, sin importar el dispositivo utilizado, sean celulares, computación fija, portátil o tabletas, móviles, pantallas o satelitales, preparan el camino final iniciado por la radio y televisión tradicional, en la predicación de Jesucristo en todo el mundo, entonces vendrá el fin en su segunda venida y todo ojo le verá: “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra se lamentarán sobre él. Así sea. Amén” (Apocalipsis 1.7 – RVR1909).
Mantenemos cierta cautela o reserva de interpretación, cuando algunos asocian una gran tribulación con una hambruna mundial: “Porque habrá entonces grande aflicción, cual no fué desde el principio del mundo hasta ahora, ni será. Y si aquellos días no fuesen acortados, ninguna carne sería salva; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados” (Mateo 24.21 al 22 – RVR1909). La hambruna y otros acontecimientos mencionados por Jesucristo, los indica como principios de dolores: “Y oiréis guerras, y rumores de guerras: mirad que no os turbéis; porque es menester que todo esto acontezca; mas aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestilencias, y hambres, y terremotos por los lugares. Y todas estas cosas, principio de dolores” (Mateo 24.6 al 8 – RVR1909). En nuestro caso según el contexto vivido o situación contemporánea, preferimos las siguientes expresiones: ¡saldremos adelante porque en Jesucristo confiamos!, ¡todo pasa porque en Jesucristo confiamos! Esta expresión está más acorde en alusión a la segunda venida de Jesucristo, para el cumplimiento de la trascendencia de la dimensión espiritual a la dimensión celestial. En este caso, referente al tiempo del fin, la segunda venida de Jesucristo es el acontecimiento identificado como el fin, o sea, cuando se dice el tiempo del fin se refiere al tiempo de la segunda venida de Jesucristo, quien viene a cambiar y solucionar el sistema de vida con la resurrección y transformación a cuerpo celestial: “Mas cuando venga lo que es perfecto, entonces lo que es en parte será quitado” (1 Corintios 13.10 – RVR1909).
Los tiempos actuales obligan una nueva comprensión de la Biblia en la Edad del Calentamiento Global, esta es la época que nos corresponde vivir, nuestro énfasis es Jesucristo como el centro de la ley y de la profecía. Evadir nuestro compromiso y responsabilidad con Cristo es tener un síndrome del avestruz, como figura alegórica de ignorar y actuar con indiferencia a las señales en torno a la segunda venida de Jesucristo. No debemos, en el buen sentido del “deber”, esconder la cabeza como se dice simbólicamente del avestruz, para invisibilidad de la acción y exclusión del enfoque de la fe en Jesucristo. Todo lo contrario, hay que incluir y visibilizar a Cristo en la sociedad civil. La mayor figura pública que ha visto nacer la historia de la humanidad es Jesucristo, como mensajero y representante de Dios Padre el Creador. Esconder, ocultar o rehuir nuestro compromiso y responsabilidad con Cristo, es negar al Salvador designado por Dios Padre, como el enviado, mensajero y vocero de su palabra divina, es excluir al Padre mismo que le da la autoridad a su Hijo. Las excusas o pretextos sobrenaturales de noticia mundial, de ninguna manera justifican los distractores o ruido para distorsionar nuestro deber hacia Jesucristo.
Toda la descripción en el párrafo anterior, tiene relación con la negación de los conflictos, donde se tiene absoluta dependencia a la intervención de ayuda de Dios, por consiguiente se requiere una habilidad espiritual, para el manejo de conflictos y enfrentar la crisis cotidiana, de la gravedad pandémica. La tendencia actual en la sociedad es desasociar la relación entre espiritualidad y religión. La religiosidad del fanatismo, odio y rivalidad religiosa, denigra y desprestigia la verdadera religión de amar al necesitado, ayudar y proveer para el huérfano, la viuda, el hacer el bien y el evitar el mal: “Si alguno piensa ser religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino engañando su corazón, la religión del tal es vana. La religión pura y sin mácula delante de Dios y Padre es esta: Visitar los huérfanos y las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha de este mundo” (Santiago 1.26 al 27 – RVR1909). El manejo de conflictos entre lo espiritual, religioso y secular, establece a Cristo como iglesia en lugar de religión, o sea, Cristo es iglesia pero no es religión. La iglesia es la unidad de fe en Cristo, la iglesia tiene como vínculo común a Cristo, el bien común de la iglesia es Cristo. La iglesia sigue obediente a Cristo, los religiosos defienden y siguen fieles a su propia religión.
La iglesia que es Cristo está inmersa en el fraccionamiento cristiano, en otras palabras, Cristo es el mismo para todas las comunidades cristianas, congregaciones, denominaciones, iglesias asociadas, iglesias clandestinas, estatales o legalizadas, iglesias formales e informales, iglesias institucionales, iglesias no tradicionales y tradicionales y religiones cristianas. El ingrediente de la religión es humano, el ingrediente de la iglesia es Cristo. La religión se rige por sus propias normas y reglas, la iglesia se rige por los principios, valores y virtudes de Cristo. La doctrina de la religión la establecen sus líderes y concilios religiosos, la doctrina de Jesucristo es la palabra directa y voluntad de Dios Padre: “Sobre todo principado, y potestad, y potencia, y señorío, y todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, mas aun en el venidero: Y sometió todas las cosas debajo de sus pies, y diólo por cabeza sobre todas las cosas á la iglesia, La cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que hinche todas las cosas en todos” (Efesios 1.21 al 23 – RVR1909). Si existe un nivel más elevado de espiritualidad, el mismo es directamente la relación auténtica y personal con Jesucristo. La pandemia global del Coronavirus COVID-19 o SARS-CoV-2 vino a quitar la religión a todo el mundo. La religión se puede ejercer sin Cristo, la iglesia se practica solo mediante Cristo.
La iglesia de ninguna manera es el edificio terrenal, la iglesia es el conjunto de practicantes y seguidores del ejemplo y modelo de vida de Cristo: “… así como Cristo es cabeza de la iglesia; y él es el que da la salud al cuerpo. Así que, como la iglesia está sujeta á Cristo,... así como Cristo amó á la iglesia, y se entregó á sí mismo por ella, Para santificarla limpiándola en el lavacro del agua por la palabra, Para presentársela gloriosa para sí, una iglesia que no tuviese mancha ni arruga, ni cosa semejante; sino que fuese santa y sin mancha” (Efesios 5.23 al 27 – RVR1909). Los templos y edificaciones eclesiásticas quedaron cerrados, ya sea voluntariamente o por órdenes sanitarias, inclusive en algunos casos clausuradas por mandato estatal, gubernamental o municipal. Mientras tanto en los comunitarios, congregantes, creyentes, integrantes y feligreses se fortalece y refuerza el sentido común y propósito de la vida en Cristo. Rebajar a Jesucristo a nivel de la religión, es igualar su preeminencia y trascendencia a cualquier tipo de religión. Esto es contraproducente a lo determinado y establecido por Dios Padre, contrario a su designio y voluntad. Jesucristo es exclusivo y único para todo ser humano.
Una simbología es el uso del cubrebocas generalizado en la mayoría de naciones a nivel mundial, tiene una representación de figura alegórica ante Dios, simboliza el respeto y reverencia ante la voluntad de Dios, especialmente en la aceptación, dedicación y reconocimiento de Jesucristo como la autoridad delegada por Dios Padre. Es tiempo de reformular y repensar nuestro comportamiento y conducta ante la voluntad celestial. La Biblia dice que calle delante de él toda la tierra:
“Mas Jehová está en su santo templo: calle delante de él toda la tierra. Oración de Habacuc profeta, sobre Sigionoth. Oh Jehová, oído he tu palabra, y temí: Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, En medio de los tiempos hazla conocer; En la ira acuérdate de la misericordia. Dios vendrá de Temán, Y el Santo del monte de Parán. (Selah.) Su gloria cubrió los cielos, Y la tierra se llenó de su alabanza. Y el resplandor fué como la luz; Rayos brillantes salían de su mano; Y allí estaba escondida su fortaleza. Delante de su rostro iba mortandad, Y á sus pies salían carbones encendidos. Paróse, y midió la tierra: Miró, é hizo temblar las gentes; Y los montes antiguos fueron desmenuzados, Los collados antiguos se humillaron á él. Sus caminos son eternos. He visto las tiendas de Cushán en aflicción; Las tiendas de la tierra de Madián temblaron. ¿Airóse Jehová contra los ríos? ¿Contra los ríos fué tu enojo? ¿Tu ira contra la mar, Cuando subiste sobre tus caballos, Y sobre tus carros de salud?” (Habacuc 2.20 al 3.8 – RVR1909).
submitted by Neobiblismo to u/Neobiblismo [link] [comments]


2020.05.20 04:00 Neobiblismo La personalidad de los Discípulos de Jesucristo.

39) La meditación, oración y reflexión, como preparación para el tiempo del fin.
Las personas muchas veces planean sus vidas en relación con el domicilio, estudio, familia, ocupación, trabajo, vacaciones, entre otros. En el caso de lo espiritual proyectado a lo celestial, la preparación para el tiempo del fin, es determinante en la misión del propósito y razón de ser de la persona en la vida presente, con la visión puesta en la condición futura deseada en la vida eterna. El tiempo del fin para una persona puede ser su duración de vida o longevidad, pero se podría cumplir con el fin del sistema mundial a la segunda venida de Jesucristo. Esto es indispensable para tener una coherencia adecuada, conveniente y correcta, en la espiritualidad correspondiente del ser humano, en armonía, conexión y sintonía, frente a la comunicación con Jesucristo como mediador ante Dios Padre. La barrera psicológica afecta y altera la transmisión emisor – receptor, en la codificación y decodificación del mensaje entre la humanidad como creación y Dios como su Creador. Por ejemplo, el distractor y ruido provocado por las costumbres y construcciones culturales que distancian al ser humano de Dios. Algunos tienen la creencia de vivir por vivir, sin necesidad de consagración y santificación a Jesucristo, por consiguiente el pensamiento de que ser santo es imposible o una utopía irrealizable. Sus vidas tienen una visión limitada, sin provisión más allá de esta vida, sin anhelar la salvación y vida eterna. No creen en la acción divina inherente a la trayectoria de vida de la experiencia humana.
En la crisis actual de la pandemia, se muestra una diversidad de factores mentales en las personas, que les imposibilita la comprensión y entendimiento con claridad del conocimiento, idea y plan de Dios. En el caso de la bondad, generosidad y solidaridad se contrasta con la altivez, egoísmo y prepotencia, como barrera de espiritualidad en la comunicación con Dios. Las personas espirituales son sensibles y poco apegadas a lo material del beneficio propio, pero espléndidas en ayudar y compartir para el bien común. Estas personas son proactivas que también aplica en lo espiritual, tienen la capacidad de iniciativa de anticipar y reaccionar a los hechos, con compromiso, decisión y responsabilidad. Se considera la proactividad como la actitud de mejorar y superar constantemente, cuando se mide las consecuencias y se actúa con la disposición de enfrentar cualquier situación, para resolver y aportar soluciones eficientes. Hay una relación con encontrar el sentido a la vida activa en la colaboración, cooperación, solidaridad y voluntariedad. La barrera del ofuscamiento en la comunicación efectiva, se presenta cuando hay un incremento de incertidumbre y preocupación, debido a la confusión de las ideas por la oscuridad de la razón, con la consecuente desorientación, equivocación y turbación. Se manifiesta mayormente a través de la irresolución y perplejidad de la duda de lo que se debe hacer en una determinada situación.
Es fundamental en estos casos potencializar la capacidad de saber escuchar y hacer. A nivel colectivo se presenta lo socio – emocional, que integra lo físico – mental del individuo con otros individuos en el ámbito de la sociedad. Se involucra lo que llaman el aprendizaje, educación y mejora continua, en cada persona y en la sociedad en general. Aunque hay una autonomía e independencia en la comprensión, compromiso y responsabilidad del ser humano, cada persona tiene una interdependencia con los demás, de igualdad en la correspondencia y reciprocidad. Esto se demuestra con la situación de la pandemia del COVID-19, donde se utiliza el aislamiento, cubrebocas y distanciamiento para evitar esparcir el contagio entre personas. El Coronavirus no discrimina a nadie y nos hace más iguales a todos los seres humanos como nunca antes visto. Lo socio – emocional nos ayuda a ser personas más colaborativas, cooperativas y serviciales, en nuestras interacciones cotidianas con otras personas, donde se requiere una mayor comunicación empática, para comprender las emociones ajenas y una auténtica identificación con los demás.
Nos renovamos y volvemos a Dios con decisión y obediencia, con la meditación cotidiana y piadosa de las Sagradas Escrituras, como alimento espiritual para nuestras vidas. Las mismas representan un sistema de principios y valores que nos centran, enfocan y ubican en Jesucristo, para salvación y vida eterna. Hay un arrepentimiento, conversión y resarcimiento, para volvernos al amor, fidelidad, lealtad y servicio a nuestro Señor. La naturaleza humana se cambia a espiritual mediante Cristo, para llevarnos al camino del conocimiento celestial, como enviado de Dios Padre. Esta meditación en la palabra de Dios, a través de Jesucristo, es una fuente de poder energética del Espíritu Santo, sumado a la práctica de la comunión en oración: “Y asimismo también el Espíritu ayuda nuestra flaqueza: porque qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos; sino que el mismo Espíritu pide por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones, sabe cuál es el intento del Espíritu, porque conforme á la voluntad de Dios, demanda por los santos” (Romanos 8.26 al 27 – RVR1909). La paz interior y serenidad, sin turbación física, mental o moral, se logra con la meditación, oración y reflexión espiritual en Cristo. Porque la persona se enfoca en Jesucristo, como fuente de vida abundante para salvación y vida eterna, especialmente por la confianza, convicción y seguridad, de haber encontrado y saber que Cristo es a quien buscaba, para alcanzar el amor, esperanza y fe, especialmente la felicidad de ser parte del amor de Dios.
La salud físico – mental colectiva e individual es necesaria para una buena relación socio – emocional, con el resultado de un mejor control de la ansiedad y del estrés. Especialmente para prevenir ciertos niveles del desánimo y depresivos. El dolor social provocado por la pandemia, podría generar la aflicción y sentimiento de haber ofendido, primeramente a Dios y seguidamente al prójimo. Es un arrepentimiento y pesar de nuestras acciones, de la omisión del bien y de la práctica del mal. Por esta razón, siempre hemos afirmado que no basta con la dimensión de lo natural, es indispensable actuar y mirar la trascendencia hacia lo espiritual, tener muy en claro el compromiso con los principios, valores y virtudes de Jesucristo. Aquí es donde se hace indispensable la meditación, oración y reflexión, para una vida saludable, inclusive para adquirir consciencia de comer el tipo correcto de alimentos y lograr una armonía sana en el organismo. Ejercitar la paciencia, se fortalece y robustece una firme salud emocional. El desarrollo y disciplina mental, la exploración en profundidad de la Biblia, con pensamiento analítico y sentido crítico, el lenguaje claro, conciso y sobre todo respetuoso.
El Internet se complementa a la radio y televisión, como medios poderosos de transmisión de valores, especialmente el evangelio de Jesucristo hasta lo último de la tierra. La combinación del auge del Internet con el desarrollo del calentamiento global en proceso, contribuyen al cumplimiento profético previo de la segunda venida de Jesucristo. La historia de la humanidad en los últimos aproximadamente seis mil años, se dividen en la Edad de la Agricultura y Ganadería, la Edad Industrial y de Telecomunicaciones, la Edad del Calentamiento Global y próximamente la Edad Definitiva del Reino Celestial. Debido a la influencia global de las actividades humanas en el cambio del clima, especialmente por su afectación al medio ambiente, algunos alegan su origen antropogénico, desde el punto de vista geológico y en el sentido de las actividades de influencia humana en detrimento de las capas terrestres del planeta. Esta afectación mundial sumada a la concordancia con el tiempo del fin, hacen urgente el clamar e invocar el nombre de Jesucristo como mediador ante Dios Padre, para rogar por su ayuda e intervención.
La humanidad culturalmente y socialmente hace del cristianismo un estereotipo o estigma repulsivo, así es como revolucionariamente luchan contra otros tipos de discriminación, pero discriminan a Jesucristo para evadir todo compromiso y responsabilidad ante Dios Padre. Previo a la pandemia COVID-19 o SARS-CoV-2 en el año 2019, se propagó la persecución a los cristianos con violencias consideradas a nivel de genocidio. También una oleada de contagios en las legislaciones de muchos países, con la aprobación de leyes que promueven comportamientos y conductas anticristianas, conocidas como la cultura e ideología de la muerte. Cuando se persigue a la iglesia cristiana se persigue a Jesús mismo, tal fue el caso de Saulo conocido posteriormente como Pablo:
“Y Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al príncipe de los sacerdotes, Y demandó de él letras para Damasco á las sinagogas, para que si hallase algunos hombres ó mujeres de esta secta, los trajese presos á Jerusalem. Y yendo por el camino, aconteció que llegando cerca de Damasco, súbitamente le cercó un resplandor de luz del cielo; Y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Y él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y él dijo: Yo soy Jesús á quien tú persigues: dura cosa te es dar coces contra el aguijón” (Hechos 9.1 al 5 – RVR1909).
Se dice que sin finalizar la primera oleada del Coronavirus en el mundo, ya hay indicios de otras oleadas consecutivas de la pandemia. Posiblemente este virus COVID-19 va a ser más agresivo, esto implica mejorar tratamientos curativos y vacunas preventivas. Hay que esperar la evolución del mundo frente a este peligro sanitario, con las consecuencias económicas y psicosociales, en relación con el comportamiento y la conducta humana. La hipótesis o teoría es que Dios tiene el control de lo que sucede, porque la tendencia de las naciones es discriminar, excluir y marginar a Dios mediante las legislaciones y revoluciones culturales, llamadas libertarias y progresistas, confundidas muchas veces con la anarquía y libertinaje. Los acontecimientos mundiales constituyen un pronunciamiento de Dios, quien determinará su última palabra en el destino final del planeta, máxime porque según las Sagradas Escrituras estamos en el tiempo del fin. La evidencia que comprueba la validez de cualquier tesis, serán los hechos reales de los sucesos enfrentados por el planeta.
Hasta ahora los hechos demostrados por las corrientes gobernantes del mundo, es la falta de consagración, dedicación, reconocimiento y santificación a Jesucristo. De ninguna manera hay rendimiento de cuentas por el rumbo discriminatorio e intolerante hacia Jesucristo, especialmente la actitud despectiva a la sangre derramada por Cristo en su crucifixión: “¿Cuánto pensáis que será más digno de mayor castigo, el que hollare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del testamento, en la cual fué santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? Sabemos quién es el que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará su pueblo. Horrenda cosa es caer en las manos del Dios vivo” (Hebreos 10.29 al 31 – RVR1909).
Los principios y valores correctos arraigados en nuestro corazón y mente, desde la interioridad con fuerza y profundidad, se manifiestan y reflejan hacia lo externo con la coherencia de vivir una vida de integridad. Se logra la excelencia de vida consagrada a Dios. Esto produce la armonía, paz y santidad de bienestar y salud espiritual, con la trascendencia desde la dimensión natural a la dimensión espiritual. Se concluye que esta vida no es del todo vida, sino una transición temporal, limitada por espacio y tiempo, a la verdadera vida intemporal, la vida celestial y eterna. Por lo tanto, el objeto o propósito de la vida presente tiene relación con la meta de formar parte del séquito celestial. Lo que llaman elevarse por encima del plano animal, carnal, diabólico y terrenal: “Pero si tenéis envidia amarga y contención en vuestros corazones, no os gloriés, ni seáis mentirosos contra la verdad: Que esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrena, animal, diabólica. Porque donde hay envidia y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa” (Santiago 3.14 al 16 – RVR1909). El ser humano se aferra y apega a lo terrenal, mientras tanto, Jesucristo es quien representa el conocimiento celestial: “El que de arriba viene, sobre todos es: el que es de la tierra, terreno es, y cosas terrenas habla: el que viene del cielo, sobre todos es” (Juan 3.31 – RVR1909).
La humanidad desprecia al Hijo de Dios, se dice que de cada siete o casi ocho personas del mundo, solamente dos o a futuro tres se hacen llamar cristianos. Esto representa tan solo un veinticinco por ciento, o sea, la cuarta parte de la población mundial en la actualidad, proyectado hasta un treinta por ciento a futuro. La siguiente parábola de Jesús menciona ciertas proporciones entre creyentes y solo oyentes (el subrayado es nuestro): “Y él dijo: A vosotros es dado conocer los misterios del reino de Dios; mas á los otros por parábolas... Y los de junto al camino Y los de sobre la piedra... Y la que cayó entre las espinas, éstos son los que oyeron; mas yéndose, son ahogados de los cuidados y de las riquezas y de los pasatiempos de la vida, y no llevan fruto. Mas la que en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y llevan fruto en paciencia” (Lucas 8.10 al 15 - RVR1909). Lo que pasa es que la tendencia del humano es trastornar los caminos rectos del Señor: “Mas les resistía Elimas el encantador (que así se interpreta su nombre), procurando apartar de la fe al procónsul. Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno del Espíritu Santo, poniendo en él los ojos, Dijo: Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia, ¿no cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor?” (Hechos 13.8 al 10 – RVR1909).
Inclusive se antepone la voz del mismo humano sin dar la gloria a Dios: “Y un día señalado, Herodes vestido de ropa real, se sentó en el tribunal, y arengóles. Y el pueblo aclamaba: Voz de Dios, y no de hombre. Y luego el ángel del Señor le hirió, por cuanto no dió la gloria á Dios; y espiró comido de gusanos” (Hechos 12.21 al 23 – RVR1909). Estas actitudes presentadas en individuos se generalizan en la sociedad mundial, basta con saber la información estadística de la persecución sufrida por los cristianos, a nivel de genocidio en todo el mundo actual. La dimensión espiritual y celestial requiere el empoderamiento en el Señor Jesucristo. La dimensión natural por sí misma, sin el poder de Dios de ninguna manera puede trascender finalmente a lo celestial. Solamente con el don de Dios podemos alcanzar perfección y santidad, con la debida coherencia en los principios y valores de Dios, en lo que se refiere a la vida como última instancia y de importancia suprema. La fuente que nos inspira y eleva es Jesucristo. La Biblia menciona lo siguiente: “Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, que piensas que el don de Dios se gane por dinero” (Hechos 8.20 – RVR1909). Se dice que fuimos seres celestiales que venimos al mundo a vivir una experiencia humana, de manera que ya hay un conocimiento previo, donde ningún ser humano queda impune de cualquier indecisión y desobediencia. En este sentido no hay acepción de personas para con Dios. La Biblia dice:
“Porque no hay acepción de personas para con Dios. Porque todos lo que sin ley pecaron, sin ley también perecerán; y todos los que en la ley pecaron, por la ley serán juzgados: Porque no los oidores de la ley son justos para con Dios, mas los hacedores de la ley serán justificados. Porque los Gentiles que no tienen ley, naturalmente haciendo lo que es de la ley, los tales, aunque no tengan ley, ellos son ley á sí mismos: Mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio juntamente sus conciencias, y acusándose y también excusándose sus pensamientos unos con otros; En el día que juzgará el Señor lo encubierto de los hombres, conforme á mi evangelio, por Jesucristo” (Romanos 2.11 al 16 – RVR1909).
Jesucristo es quien le da capacidad, fe y sentido a la vida del justo. La Biblia hace referencia del justo, en alusión al ejercicio de la fe y justicia con exactitud y precisión. La práctica eficiente de la justicia en el justo maximiza el poder del resultado de la oración: “Confesaos vuestras faltas unos á otros, y rogad los unos por los otros, para que seáis sanos; la oración del justo, obrando eficazmente, puede mucho. Elías era hombre sujeto á semejantes pasiones que nosotros, y rogó con oración que no lloviese, y no llovió sobre la tierra en tres años y seis meses. Y otra vez oró, y el cielo dió lluvia, y la tierra produjo su fruto” (Santiago 5.16 al 18 – RVR1909). La vida requiere un equilibrio con sabiduría, tener bien claro los principios y valores, con un compromiso y responsabilidad de practicar los mismos. La sabiduría consiste en el buen juicio y conocimiento profundo del temor a Dios: “Oirá el sabio, y aumentará el saber; Y el entendido adquirirá consejo; Para entender parábola y declaración; Palabras de sabios, y sus dichos oscuros. El principio de la sabiduría es el temor de Jehová: Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza” (Proverbios 1.5 al 7 – RVR1909).
En el caso de la fe está ligada a la consciencia de la invocación del nombre de Dios. La fe es certeza, confianza, convicción y seguridad en Dios. La fe es comprender y entender a Dios, con el efecto de una respiración de serenidad y tranquilidad, sin turbación física o moral, debido a la confianza y creencia en Dios. La fe se ejerce con el corazón y la mente, implica la actitud, emoción y sentimientos. La fe integra la personalidad con el carácter y temperamento. La intensidad de la fe tiene relación con la fuerza de unir o ligar a Dios, originalmente influenciada por la religión. En relación con invocar el nombre de Dios, se establece que su representación está en el nombre de Jesucristo, el nombre del Hijo de Dios que está por sobre todo nombre entre los seres humanos. En las últimas décadas la tendencia mundial en muchas naciones es legislar en contra de la fe y la invocación del nombre de Dios. Legislaciones en proceso en el mundo, referente al aborto, cannabis recreativo, eutanasia, matrimonio igualitario, suicidio asistido, entre otros, están pendientes por la conmoción de la pandemia del coronavirus COVID-19 o SARS-CoV-2. Hay que esperar el destino final del planeta, en lo económico y psicosocial, especialmente en el comportamiento y la conducta. Además de la expectativa futura de la llegada de nuevas cepas, pandemias y virus más contagiosos y letales. Posiblemente la nueva normalidad social sea el imprescindible e indispensable temor a Dios, congruente con la imperante moral y buenas costumbres.
El ser humano en su relación directa con Dios, tiene una conexión consciente del conocimiento de lo que hace y piensa, en función de la obediencia, respeto, reverencia y sumisión, más relacionados con el temor a Dios. La consciencia es un medio de cohesión de energía, enlace y fuerza de atracción del ser humano con su Creador: “Pues el fin del mandamiento es la caridad nacida de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida: De lo cual distrayéndose algunos, se apartaron á vanas pláticas; Queriendo ser doctores de la ley, sin entender ni lo que hablan, ni lo que afirman” (1 Timoteo 1.5 al 7 – RVR1909). Otro término que también aplica en lo espiritual es la sinergia, o sea, la acción conjunta para el logro de un fin común y un mismo resultado, hay un mayor alcance de la influencia en la unión del trabajo en equipo. Jesucristo es nuestro núcleo central, donde se agregan y adhieren fuertemente sus discípulos para formar un todo. Jesucristo es el proveedor del agua viva donde todos bebemos y saciamos nuestra sed espiritual, con la confianza y seguridad en la fuente de vida abundante. Ahora podemos ver a Jesucristo con una visión clara y sin ningún tipo de distorsión. En nuestro Señor podemos ver reflejado nuestro propio ser:
“Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Todo pámpano que en mí no lleva fruto, le quitará: y todo aquel que lleva fruto, le limpiará, para que lleve más fruto. Ya vosotros sois limpios por la palabra que os he hablado. Estad en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto de sí mismo, si no estuviere en la vid; así ni vosotros, si no estuviereis en mí. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos: el que está en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque sin mí nada podéis hacer. El que en mí no estuviere, será echado fuera como mal pámpano, y se secará; y los cogen, y los echan en el fuego, y arden. Si estuviereis en mí, y mis palabras estuvieren en vosotros, pedid todo lo que quisiereis, y os será hecho. En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos. Como el Padre me amó, también yo os he amado: estad en mi amor. Si guardareis mis mandamientos, estaréis en mi amor; como yo también he guardado los mandamientos de mi Padre, y estoy en su amor. Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido” (Juan 15.1 al 11 – RVR1909).
La gracia y paz de nuestro Señor Jesucristo, el amor en Cristo Jesús, el amor de Dios Padre y su fuerza y poder del Espíritu Santo sea con vuestra intención de espíritu. Amén. Escrito y recopilación con amor por un servidor, Frederick Alberto Mora Quesada en https://www.neobiblismo.org/
submitted by Neobiblismo to u/Neobiblismo [link] [comments]


2020.04.22 22:11 UrmahraR345 Relato corto: La Profecía/ Parte I

Relato corto: La Profecía/ Parte I
King Ancalaghon
El Rey Demoniaco del Viejo Mundo: Ancalaghon, resurgirá y pondrá en marcha a un ejército el doble de grande al de su Rival: Mordekaiser. Y entonces el rey Espectral y Demoníaco creara grandes terraplenes y se hará dueño de una buena parte de los dominios en Runnaterra. Y nadie ni nada podrá detenerlo, ni siquiera el gran Mordekaiser podrá detenerlo. Ni siquiera los Demacianos.
-------
Frontera entre el reino De Demacia Y Noxus, junto al río Arnoh, final del verano.
Vanguardia del Ejercito Demaciano.
Treinta mil soldados al servicio del reino de Demacia se apiñaban en su frontera, próximos al nacimiento del río Arnoh.
Era un ejército colosal el que Tianna Guardia Corona había reunido. Se decía que una comitiva Noxiana se había acercado lo suficiente en las fronteras del Arnoh y eso había provocado que una parte dela Vanguardia Valerosa liderada por Tianna, una de las mejores mariscales del Rey Jarvan IV se hiciera presente para frenar aquel avance en seco. La gran mariscal del Rey había constituido una descomunal fuerza defensiva que parecía insuperable, capaz de resistir, como hicieran ya en el pasado, o en cualquier embate con sus enemigos en la frontera demaciana, por muy brutal que éste pudiera llegar a ser. Pese a todo, Tianna, la mariscal demaciana al mando de aquella parte del ejército de la Guardia Valerosa , se sentía inquieta. Entre los pelotones había algunos pueblerinos y éstos habían extendido por todo el ejército el rumor de que había una profecía antigua que predecía el nuevo ataque de un Rey Demoniaco, que lo arrasaría todo a su paso. La profecía aseguraba que nada podría oponérsele y que descendería sobre ellos implacable, inclemente. Estos rumores incomodaban a Tianna. Ella sabía combatir contra enemigos tangibles, de carne y hueso: Contra los magos, contra los noxianos y contra los caudillos del norte helado que recientemente habían empezado a atacar las fronteras en Fossbarrow, pero no sabía bien cómo derrotar una profecía.
Llegaron a la zona del encuentro. La Vanguardia se sentía extraña. Un día antes sus integrantes habían tenido una pesadilla espeluznante de un Dragón de miles de millones de Kilómetros de altura. Tianna, sin embargo, no pareció darle mucha importancia, pese a las advertencias de algunos pueblerinos que le pedían encarecidamente que esperara a los refuerzos de otro capitán de compañía, un joven que recientemente había ascendido a rango de Comandante y que había creado una nueva compañía con un nombre propio: Los Asendicar.
La mariscal no lo comprendía. ¿Cómo un mísero pueblerino había llegado a rango de comandante? Negó con la cabeza. Aquel joven cuyo nombre era Rovian, estaba infringiendo y violando leyes y costumbres muy antiguas. Eso podía ser peligroso. Podía mermar el orden en Demacia, negó con la cabeza. Volvió a concentrarse en el asunto que de verdad importaba, el supuesto ataque de las legiones Noxianas.
Tianna arrugó el ceño mientras escrutaba el horizonte. Nada. Sólo la inmensa pradera ante ellos, a medio camino entre el vergel del nacimiento del Rio Arnoh a su derecha y la pradera a su izquierda. Estaban a pocas millas del Pueblo de Idhun. Más al norte del sector se encontraba Sidur que ya había caído en manos del ejército enemigo. Tianna miraba a su alrededor y se sintió bastante segura. Tenía al mejor ejército del mundo, y había reunido a varios miles de soldados en una densa formación que podría detener el avance de cualquier enemigo, no importaba las nuevas unidades o estrategias que fueran a usar aquellas supuestas legiones que según ella se acercaban a sus fronteras. Además contaba con el apoyo de varios regimientos de caballería, que lucharían hombro con hombro para salvaguardar entre todos el bien común de las tierras Demacianas. Estaban preparados, eran muchos, más de cien mil, y compartían el mismo objetivo de defender aquel territorio costara lo que costara. Tianna avanzó al frente; seguía intrigada por el horizonte despejado. No se veía nada más que pradera verde y pasto, sólo se escuchaba el viento. De pronto comprendió lo que le inquietaba. No se oía a ningún pájaro, nada. Ordeno a los voladores de Dragarracos que surcaran los cielos e informaran del acercamiento de algún ejército. Y el sol a sus espaldas comenzaba a ascender, esa podía ser una ventaja para ellos. Sin embargo, aquel silencio resultaba muy misterioso. Fue entonces cuando una de las voladoras de Dragarracos descendió y empezó a dar sus informes:
--- Mi mariscal, es el ejército enemigo, se acercan, pero…--- Aquí la mujer se detuvo un tanto dubitativa.
A Tianna no le gusto ese silencio.
--- ¿Pero? ¿Qué ocurre? ¿Habla?
--- Es el ejército, no guarda semejanza con los noxianos, al parecer se trata de otro ejército, y vienen con unas extrañas criaturas, no sabría cómo describirlas. Yo…
Tianna Levanto la mano interrumpiendo a su exploradora.
--- Bien. Eso es todo. Ya averiguaremos de qué se trata todo esto.
--------
Retaguardia del ejército enemigo
El Rey Demoniaco Ancalaghon, es decir, el terror de los dioses y señor de señores, estaba subido en un carro adornado con rostros extraños y símbolos viejos y antiguos. El carro de guerra tenia ruedas que resplandecían al estar reforzadas con remaches de bronce y unas afiladas y largas puntas de plata que al ponerse en marcha cortaban el aire con sus afiladas aspas por ambos flancos. El vehículo estaba tirado por cuatro Nauglirs negros, fuertes, recubiertos con cotas de malla para protegerlos de las flechas y lanzas enemigas. Ancalaghon hacía que su carro avanzara despacio, al paso, siguiendo la estela del grueso de su ejército infinito. Habían sido muchos milenios los que se había mantenido inactivo, esperando a que Runnaterra se hiciera débil, como lo era ahora. Débil. Patético. Aun recordaba la vieja era y a su rival: Mordekaiser. ¿Qué habría sido del poderoso señor de la muerte? El renacido de Hierro, así le gustaba autoproclamarse. La última vez que lo había visto había sido en Sidón, en la campaña contra los Bactrianos, eso, hacia miles de años, y ahora que lo recordaba Mordekaiser le había hablado de una guerra civil en su amada Noxii, aunque parecía no preocuparse demasiado por aquello; era como si ya hubiera sabido de la inminente traición. En ese momento el Rey Demoniaco acertó muy bien que Mordekaiser ya sabía sobre la traición y había dejado que sucediera, quizá para ir a aquel lugar llamado Mithna Rachnu’un, un imperio que había creado en el Reino de la Muerte. Sonrió. Eso era interesante.
Ancalaghon aun repasaba en su mente a todos los rivales que se habían interpuesto en su camino hacia el control absoluto de la Runnaterra que le correspondía por derecho de herencia, como heredero único y legítimo de los Naugrim: primero en la primera Edad, es decir, en la época de las estrellas, tuvo que vérselas con Glaurum y con Arstaxactra de Koqru y luego con las revueltas los seguidores de Mordekiaser, dirigidas por sus generales más preeminentes: Molón y Sevhatar; también tuvo que sufrir y solucionar la defección de toda occidente, de la que aún quedaba pendiente el problema de Bactria y Kemrri, para este objetivo final había tenido que pactar con Mordekaiser, eso hacia miles de millones de años, pero en la actualidad aquellos imperios se habían extinguido, ya no quedaba ni el recuerdo de lo que habrían sido. Ahora aquella región era conocida como Shurima.
“Patético” Pensó.
Antes el occidente y el oriente eran regiones poderosas y no necesitaban de ascendidos o de bendiciones mágicas o axiomantes estúpidos para mostrar su fortaleza. Era increíble que los seres humanos de aquella región hubieran olvidado la fuerza que los movía por dentro. Un poder más allá de la magia. Bueno, mejor para él, quizá más adelante podría tomar aquella basta región y someterlo a su dominio como habían hecho en el pasado. Por ahora solo necesitaba un establecimiento y que mejor lugar que aquella zona entre el débil imperio Noxiano y el Demaciano. Esto si le divertía: el poderoso imperio de Noxii reducido a un imperio débil, gobernado por tres idiotas y por uno que se había dejado poseer por un demonio: Raum. No podían mostrar más debilidad, En sus tiempos habrían matado a cualquier mortal por dejarse poseer por un demonio. Dejarse poseer por una entidad demoniaca era indicativo de inseguridad, y más aún, de debilidad. Ya en su momento Mordekaiser pondría orden en aquella región. Aquello no era de su incumbencia.
Ancalaghon miró al cielo: un día despejado aunque había unas extrañas aves que volaban y surcaban los cielos. Aunque al descender en dirección al río y divisar la línea del ejército demaciano, el rey se percató de que el sol, en su lento ascenso hacia lo alto del cielo, les cegaría.
El comandante o general de aquel ejército se había situado con el sol naciente a sus espaldas. Eran hábiles aquellos demacianos, había que reconocerlo. A Ancalaghon no le gustaban los retrasos. Argilak, su primer general acababa de llegar desde la vanguardia del ejército para recibir órdenes y el rey se dirigió a él con instrucciones precisas.
--- Haz avanzar la falange de inmediato.
--- ¿Contra el sol, mi temido señor? ---preguntó Argilak, no con duda, sino sólo buscando una confirmación de la orden.
--- Contra el sol ---se reafirmó el rey---. Usa los nuevos escudos que hemos diseñado para contrarrestar el sol. Será la misma táctica de siempre, el yunque y el martillo, pero esta vez modificare las cosas un poco, solo un poco.
Argilak sonrió.
--- Así se hará, mi rey. ---Y montando en un Valaruma de fuego que un soldado le dispuso, partió al galope hacia las unidades de vanguardia.
Todo estaba en marcha y el ejército demaciano no lo sabía.
--- Mi señor.
Ancalaghon volvió a voltearse para ver con seriedad a su otro explorador.
--- ¿Sucede algo?
--- Hemos averiguado la identidad de la general del ejército demaciano.
--- ¿La?
El explorador aguardo unos segundos en responder.
--- Si mi señor, al parecer es mujer.
Ancalaghon sonrió.
--- Vaya, que interesante, es mujer. Esto lo pone más interesante. Pues hay que mostrarle a esa mujer que no se hace trabajos de hombre.
Informa a los conductores de bestias, los quiero listos para el momento.
--- Así se hará, mi temido señor.
----------------
Vanguardia del ejercito Demaciano. Centro de la formación de la Vanguardia Valerosa
Tianna vio emerger en el horizonte al temido ejército del que sus exploradores hablaban. Eran miles, veinte mil, treinta mil, quizá algo más, acertó con extrañeza de que no guardaban semejanza alguna con las armaduras de los Noxianos. Estos eran diferentes y su ejército era más ordenado, más complejo. En las alas se veía a dos cuerpos de caballería. Jinetes a caballo y jinetes montados en otros animales extraños parecidos a lagartos gigantes. No era frecuente ver cuerpos armados de jinetes sobre criaturas semejantes, pero aquello no la importunó demasiado. Ya estaban ahí. Eso era lo importante. La espera había terminado. Al menos, en lo referente a visualizar al enemigo.
Tianna miró al cielo. El sol se elevaba lentamente y aún seguía a sus espaldas. No atacarían hasta pasadas unas horas. No tenía sentido hacerlo con el sol de cara. Los nuevos invasores esperarían. Eso era extraño. ¿Por qué estaban esperando? ¿Si esperaban más estarían en desventaja. Aquello no tenía ningún maldito sentido. No tenía ningún maldito sentido.
La mariscal caminaba relajada frente a sus tropas. Las examinaba con minuciosidad. Los escudos estaban limpios y las espadas eran largas y eso podía cambiar el curso de cualquier combate, las empuñaduras preparadas por manos firmes y los escudos colocados en formación. Resistirían. Tianna se volvió hacia el enemigo. Estos habían dispuesto una formación similar, pero para su sorpresa habían colocado unas lanzas tremendamente largas y empezaban a colocarse en una extraña formación. La formación, si a aquello se podía llamar formación, se asemejaba a un muro de picas: Primero, los de la primera fila colocaron sus enormes lanzas en ristre, y los de la segundo en vertical, acto seguido uno de los jefes militares, un general rugió y las filas de piqueros avanzaron rugiendo y cantando, al tiempo que un cuerno de guerra anunciaba el avance de aquella extraña formación que poco a poco se acercaba hacia la infantería demaciana.
Entonces Tianna dio órdenes de avanzar y solo le quedo observar. Seguía avanzando. La formación enemiga se encontraban a unos tres mil pasos. Era una distancia prudente para detenerse, pero seguían avanzando, no dudaban, no vacilaban, avanzaban impertérritos, sin miedo, sin temor, al tiempo que el constante sonido de sus pasos hacia retemblar la tierra. Tianna se detuvo y apretó los labios. El enemigo proseguía con su avance, impertérrito. ¿No les molestaba el sol? No era lógico atacar así.
Dos mil quinientos pasos.
Las puntas de aquellas exageradas y largas lanzas brillaban bajo la intensa luz del día. Tianna carraspeó y escupió en el suelo una vez más. Al volver a alzar la mirada observó que el avance del ejército enemigo no se detenía.
A dos mil pasos y seguían.
Tianna se pasó el dorso de la mano por debajo de la nariz. Se dio la vuelta entonces hacia uno de sus oficiales.
--- ¡Mi espada! ---gritó, y el poderoso tono de su voz transmitió a sus hombres el mensaje. Todos tensaron los músculos-- -. ¡Preparados para el ataque---vociferó la mariscal, y su orden se repitió a lo largo de la interminable línea defensiva del ejército demaciano.
Mil cuatrocientos, mil trescientos, mil doscientos pasos y no se detenían.
Tianna observaba las enormes y exageradamente largas lanzas del enemigo y había algo que no le gustaba, pero no sabía bien qué era.
Mil pasos.
--- ¡Que se preparen los arqueros! ---ordenó Tianna---. ¡Una lluvia de flechas apaciguará su avance! Varios miles de arqueros ajustaron sus arcos tras la larga línea de la primera formación. Era probable que el enemigo hiciera lo propio.
--- ¡Demacianos , preparad vuestros escudos! ---aulló la mariscal. Los demacianos de su formación levantaron sus escudos para protegerse de una posible lluvia de flechas, mientras en el fondo de sus corazones esperaban que las flechas no fueran a embestirles.
Ochocientos pasos, setecientos, seiscientos.
Aún no estaban a tiro de los arqueros. Debía esperar más. Tianna no llegaba a ver las alas. Sus oficiales de caballería deberían de decidir qué hacer, al menos en el principio del combate. Tras la embestida inicial, una vez asegurada la posición, iría a una de las alas para comprobar que las caballerías cumplían su función frente a la caballería del enemigo. Mantener la formación era clave, pero las alas debían resistir también o todo podría venirse abajo.
Quinientos, cuatrocientos, trescientos pasos.
Tianna iba a ordenar que los arqueros dispararan, cuando de improviso la formación enemiga se detuvo en seco. El contraste entre el ruido de los miles de pisadas avanzando con el silencio que sobrevino al detenerse de golpe era sobrecogedor. Tianna admiraba la disciplina incluso en el enemigo. Era una bonita exhibición, pero todo eso daba igual. No estaban en un desfile, sino en una batalla. La mariscal alzó su brazo para dar la orden a los arqueros cuando de pronto la extraña formación enemiga, treinta mil soldados, alzaron sus escudos. El sol reflejó sobre la superficie de los mismos con tal fuerza que cegó a todos los demacianos.
--- ¡Ahora, disparad ahora! ---gritó Tianna, pero ya era tarde, demasiado tarde. Los arqueros disparaban sin ver, cegados por treinta mil escudos que actuaban como espejos del sol y que herían la vista de sus contrincantes.
--- Escudos de plata ---comentó en voz baja uno de los oficiales ---. Están usando escudos de Plata. La Mariscal hizo callar al oficial con una mirada fulminante y volvió a dar órdenes.
--- ¡Escudos en tierra¡ ¡Hay que resistir su carga y protegerse de las flechas enemigas! ¡Escudos en tierra! ¡Ni un paso atrás! ¡Resistid!
Tianna daba las órdenes que debían darse a pesar del dolor ocular de su Guardia Valerosa.
Aquellos escudos de plata enemigos estaban retrasando el avance de la formación y el ataque de los arqueros. No se podía ver bien contra el reflejo del sol en aquellos malditos escudos. Era por eso por lo que estaban confiados. Tianna creyó ver al enemigo a unos doscientos pasos, luego la luz del reflejo de uno de aquellos escuderos la cegó, se situó entonces justo detrás de la línea principal. Miró otra vez. Parecían estar muy cerca. Se escuchaba al enemigo gritando. De pronto llegó el impacto brutal. Muchos de los demacianos de primera línea fueron atravesados por los piqueros enemigos. Más de lo que era esperable. Demacianos de la segunda y tercera fila reemplazaron con rapidez a los caídos y al fin pareció contenerse la avalancha enemiga, pero habían caído muchos soldados de la Vanguardia Valerosa bajo su mando. No era lógico. Tianna se acercó a la línea de la formación. Los enemigos empujaban y sus hombres y mujeres hacían todo lo posible por mantener la línea, pero de cuando en cuando una de aquellas lanzas exageradamente largas asomaba entre sus hombres y atravesaba a un soldado en el hombro, en la garganta o el pecho; en el cielo también habían empezado algunos combates y los dragarracos caían como lluvia.
Tianna comprendió lo que no le había gustado de aquellas lanzas: eran más largas, de casi 30 codos, cuando sus hombres solo usaban espadas. Esos codos de más les daban ventaja a los enemigos y los malditos parecían estar bien entrenados para sacar partido de aquella circunstancia. Sus hombres, pese a todo, parecían contraponer a la insuficiencia de sus armas con un mayor coraje y entrega. La línea se mantenía. Habían perdido muchos más hombres, pero la formación se mantenía. La cuestión era por cuánto tiempo más. El enemigo ni siquiera había utilizado arqueros. ¿Tanta confianza tenían en sí mismos? Tianna miró hacia los extremos de su formación. ¿Y las alas?
--- ¡Mi caballo! ---pidió la mariscal, y una hermosa yegua blanca apareció de entre los arqueros---. ¡Mantened la posición a toda costa! ¡Ni un paso atrás! ---fue lo último que ordenó a sus oficiales, y partió hacia el extremo izquierdo de su ejército. Tenía que saber qué ocurría con la caballería.
---------------
Retaguardia del ejército enemigo.
--- Parece que resisten ---comentó el rey Ancalaghon a sus consejeros y a su joven hijo Keleborn reunidos a su alrededor para contemplar el transcurso del combate. Ephiartes, el consejero del rey, guardaba silencio.
--- Deberíamos haber mandado a los valaraukar de fuego, a las bestias por delante o transformarnos y acabar con esto de una vez, ---dijo Keleborn nervioso.
Su padre le miró con severidad.
--- Tienes la impaciencia propia de tu juventud, pero impropia de un futuro rey ---le respondió Ancalaghon sin inmutarse-; la prudencia es siempre mejor consejera. Siempre estamos a tiempo de usar las bestias o de transformarnos y, de momento, quiero ser más cauto. ---Su hijo sabía del plan de su padre de intentar tener más y más bestias hasta conseguir una fuerza colosal invencible en todo Runnaterra, y más aún, en todo el mundo conocido, así que bajó la mirada y calló.
--- Hay que ver qué ocurre con las unidades de catafractor, veo que los demacianos tienen algo parecido, pero ahora que los veo bien parecen juguetes de niño, parecen una patética imitación de nuestros catafractor, por ahora deberíamos usar a la caballería ligera- -añadió Toante algo más cauto. El rey asintió un par de veces mientras respondía a Toante.
--- Estoy de acuerdo. Hay que ver lo que ocurre con las nuevas unidades de catafractor, pronto tendremos que ponerlos en acción y usarlos para contrarrestar el ataque de la caballería demaciana; por ahora hay que usar a la caballería ligera. Hoy nos la veremos. Ahora escuchen, en esta batalla y en las siguientes no usaremos magia. Me se dé buena manera por mis espías que estos Demacianos usan armaduras que les permiten absorber la magia, una pena que no sepan usar esa magia en su armadura, y si, ---añadió--- llevas razón Toante, tienen unidades algo parecidas a nuestros catafractor, pero no guardan mucha semejanza, más bien parece que tienen a esas unidades de decoro. Habrá que ver como esta mariscal o general usa a su caballería.
Keleborn miró de reojo con rencor y furia contenida a Toante, este último le estaba quitando la atención de su padre, pero no dijo nada. Ephiartes, el veterano consejero de Ancalaghon, veía con prevención el rencor latente de Keleborn hacia Toante. No era inteligente por parte de Ancalaghon promover ese enfrentamiento entre primo e hijo. Un ejército con generales que se desconfiaban entre sí o que competían de forma desmesurada por satisfacer las ansias de victoria del rey podía conducir todos los planes a un desastre, pero se guardó sus pensamientos. El rey no estaba para disensos esa mañana.
---------
Ejército Demaciano. Ala izquierda de la Vanguardia Valerosa.
Tianna llegó junto a la caballería en el extremo izquierdo de su ejército. La lucha era ya encarnizada. Los jinetes Demacianos y los jinetes del invasor combatían en una confusa maraña contra lanzas y otros jinetes enemigos montados en lagartos gigantes derribaban a la caballería ligera. Los Dahas, es decir, los jinetes de lagarto eran una nueva unidad del ejército de Ancalaghon en donde dos guerreros montaban en una sola criatura, que al entrar en combate, uno de los dos desmontaba y desde tierra hería a las monturas enemigas. Por su parte, los jinetes de la caballería ligera se beneficiaban de la mayor envergadura de esos animales, de modo que podían atacar a los demacianos desde más arriba, haciendo que sus golpes de espada hacia abajo fueran más potentes, para lo cual se ayudaban de unas armas que empuñaban con destreza. Tianna azuzó a su yegua y se introdujo en medio de la contienda. Consiguió zafarse de uno de los guerreros que había desmontado y le clavó su espada entre los ojos. Luego se adentró hasta embestir con su caballo a uno de los Dahas. Una espada le rozó la sien. Tianna se revolvió y sesgó de un tajo poderoso la mano que blandía el guerrero. Ella, la gran mariscal del rey, no era una del montón. Era Tianna. Veterana desde niña, desde siempre. No se iba a dejar amedrentar por guerreros de aspecto horrido y por un puñado de jinetes más o menos bien adiestrados.
Los malditos necesitarían algo más si querían hacerles retroceder.
--- ¡Masacrad a estos malditos! ¡Mantened las posiciones!
La voz de la mariscal reverberó por encima del fragor de la batalla inyectando ánimos a los guerreros de su ejército.
-------------
Retaguardia del ejército enemigo
Argilak había sido llamado por el rey.
Ancalaghon quería saber de primera mano cómo iban las cosas en el frente de la falange hoplat.
--- Resisten, mi rey ---respondió Argilak sin añadir más. Respiraba entrecortadamente y tenía sangre enemiga salpicada por brazos y piernas.
El rey miró el líquido rojo con aprecio. Argilak no era un genio, pero era un servidor leal y eso ya era mucho en los tiempos que le había tocado vivir.
--- ¿Y en las alas? ---inquirió el rey.
--- Por lo que me han dicho mis oficiales, ni los dahas ni la caballería ligera han conseguido abrir brecha alguna en ninguno de los dos extremos. No perdemos ni mucho ni menos, pero estamos estancados ---concluyó Argilak, sacudiéndose polvo y sangre entremezclados. Esperaba órdenes. Keleborn volvió a mirar a su padre, pero sin decir nada.
El rey cruzó sus ojos con los de su hijo y tras un segundo de silencio asintió una vez mientras daba las nuevas instrucciones.
--- ¡La resistencia de esa mujer empieza a resultarme impertinente! ¡Que las unidades de catafractos reemplacen a las fuerzas de caballería de las alas! ¡Keleborn, tú dirigirás el ataque por nuestra ala derecha y Toante, tú por la izquierda! ---Y luego, bajando la voz, pero de modo aun claramente nítido para todos---: Quiero acabar con esto antes del mediodía. Tengo hambre. Hambre de carne humana. Quiero prisioneros, me los comeré más adelante.
---------
Ejército Demaciano. Ala izquierda de la Vanguardia Valerosa.
Tianna había recibido un corte en uno de sus hombros. No era profundo y su armadura había amortiguado el impacto, pero la habían herido. Su sangre se confundía con la de una decena de enemigos que había abatido con los mandobles de su espada. Estaba cansada, pero no derrotada. Sus jinetes, valerosos, fuertes y valientes habían mantenido la pugna y el ala izquierda no había cedido terreno. Y de pronto las buenas noticias llegaban de todas partes: El ejército Invasor retrocedía, y en el ala derecha llegaba una oficial que confirmaba lo mismo. Los invasores replegaban su caballería. Si la formación de la Vanguardia Valerosa no estuviera tan estancada en el centro podría ordenar un avance, pero quizá fuera su oportunidad para intentar deshacer las alas enemigas y atacar la extraña formación de sus rivales por los extremos.
--- ¡Reagrupaos! ¡Rehaced la formación! ---Tianna gritaba mientras sus pensamientos se atropellaban. Estaba considerando lanzar una carga de persecución contra el enemigo que se batía en retirada, cuando observó algo que le hizo dudar. Los jinetes de sus enemigos, es decir, su caballería ligera se dividían en dos mientras galopaban hacia sus posiciones de retaguardia dejando un amplio pasillo central por el que emergían nuevas unidades montadas, estos eran diferentes. Los nuevos jinetes parecían cabalgar sobre caballos más robustos, pero no galopaban sino que más bien avanzaban al trote al tiempo que sus conductores portaban unas lanzas negras como la oscuridad exterior y lo empuñaban en vertical sin colocarse en posición de combate. Sin embargo, a medida que se acercaban la mariscal pudo comprobar que los jinetes que montaban aquellos pesados animales estaban recubiertos de cotas de malla de metal por todo el cuerpo, con brazos, piernas, pecho, todo perfectamente protegido y, lo más sorprendente aún: las propias bestias estaban completamente recubiertas de mallas densas que debían pesar una enormidad, pero que los caballos acertaban a trasladar con un trote decidido y, aparentemente, irrefrenable. Tianna sabía lo que se les venía encima. En la biblioteca del palacio del rey habían historias y mitos sobre los temibles catafractor de un rey demoniaco cuyo nombre había sido olvidado. Según lo que había leído y lo que había acertado a comprender, era que aquellas unidades eran lentas en sus maniobras, pero que esa lentitud la compensaban con su robustez absoluta. Se trataba de caballos y jinetes completamente acorazados, prácticamente indestructibles. Tianna, como otros muchos, pensaba en aquéllas eran historias del pasado, anteriores a las guerras Runicas.
La mariscal vio desaparecer a la caballería ligera tras las pesadas unidades catafractas. El suelo empezó a temblar bajo las pezuñas de su propia montura y el estruendo monocorde del avance de los caballos blindados penetró en los oídos de los jinetes del ejército demaciano que como ella, se sentían extrañados de ver unidades extrañas y nuevas, que nunca habían visto en un campo de batalla. Tianna se pasó la sudorosa y ensangrentada mano derecha por la boca. Tenía sed, pero ahora no había tiempo.
--- ¡Manteneos firmes! ¡Los caballos en línea! -Dudaba. No sabía si ordenar una carga o recibir a aquella temible caballería blindada allí mismo, todos juntos, detenidos sobre la pradera del Arnoh. Sabía que la duda era el principio de la derrota---. ¡A la carga, a la cargaaaaaa!
Ambas caballerías, la ligera Demaciana y la blindada enemiga se encontraron en aquel inmisericorde campo de batalla, al tiempo que los jinetes enemigos, dos manos en sus respectivas lanzas se colocaban en posición de combate, rugiendo, para así, acabar con aquellos demacianos que se creían muy osados de meterse en su camino.
Y ahí estaba Tianna, Guardia Corona, la primera en impulsar su yegua contra las unidades blindadas de catafractos que se lanzaban contra ellos. En pocos metros, los jinetes demacianos consiguieron una velocidad de carga muy superior a la de los caballos acorazados de los jinetes enemigos. Aquello insufló un soplo de esperanza en el compungido corazón de Tianna, pero aun así, a pesar de todo eso, tenía un mal presentimiento.
Y entonces, ambas caballerías se encontraron y chocaron. Impactaron con una fuerza más allá de la natural, algunos soldados volaron por los aires, otros fueron despedidos y murieron con una lanza clavada en el pecho. El choque fue bestial. Los caballos de los unos y los otros se estrellaron de forma brutal, pero en lugar de crearse la típica maraña de caballerías enemigas, tras el primer impacto y la consecuente caída de los animales de primera línea, una vez que los demacianos habían perdido la fuerza de su carga, los catafractos del rey Ancalaghon retomaron su avance empujando al enemigo hacia atrás. Tianna lanzó una lanza contra uno de los jinetes enemigos, pero éste se cubrió con un escudo y la lanzase desvió de su trayectoria. Tianna veía a sus hombres intentando herir a guerreros y bestias enemigas con las espadas o las lanzas, pero la mayoría de los golpes se estrellaba una y otra vez contra las poderosas protecciones de metal de los catafractos. En ese preciso momento, los catafractos, lentos pero tenaces, respondían con sus propias lanzas y con certeros golpes de espada a los mandobles demacianos. Pronto Tianna vio como decenas de sus jinetes caían heridos entre horribles gritos de dolor para terminar siendo pisoteados por los caballos que, con el peso adicional del metal protector que transportaban sobre sí, parecían bestias titanicas que lo arrasaban todo a su paso. La mariscal intentó reagrupar a sus jinetes para establecer una línea defensiva del ala izquierda de su ejército, pero los catafractos, ajenos a las inútiles maniobras del ejército demaciano, continuaban su avance como fantasmas venidos de otro mundo, de otro tiempo, de otra era anterior a la Runnaterra conocida, como seres casi inmortales, fríos, sólo concentrados en su destino de destruir por completo al enemigo que, obstinado, intentaba sobrevivir a su imperturbable carga de hierro y sangre.
Tianna era una militar curtida, madura y decidida. En el campo de batalla, sabía lo que debía hacerse, cómo debía hacerlo y en qué momento. Ordenó la retirada. Aquel flanco estaba perdido. Perdido.
submitted by UrmahraR345 to LeagueOfLegendsLatino [link] [comments]


2020.04.20 14:34 jutrozo Columna de Daniel Matamala: ¡Mierda! ¡La economía!

https://www.latercera.com/la-tercera-domingo/noticia/columna-de-daniel-matamala-mierda-la-economia/I4TGYMBWFBF6XNVYVWIG5LDAUU/

¡Mierda! ¡La economía!”, grita despavorido un dinosaurio mientras ve un asteroide a punto de impactar la Tierra. El meme -divertido y efectivo- resume bien el sentido común de estos días: hablar de la economía es una frivolidad en un momento en que la única preocupación debe ser evitar las muertes por el coronavirus.
El dinosaurio no solo es estúpido. Además, es inmoral. La discusión maniquea que domina las redes sociales no admite grises: de un lado, los altruistas preocupados de salvar vidas. Del otro, los codiciosos dispuestos a sacrificar inocentes con tal de cuidar sus bolsillos.
La bolsa o la vida. Para cualquier persona con un mínimo de ética, resulta obvia la elección.
Pero, lamentablemente, la vida real es más complicada que esas caricaturas.
Esta semana, el FMI anticipó que esta será la mayor crisis económica mundial en al menos 90 años, y el ministro de Hacienda sinceró que, “sin duda”, 2020 será el peor año para los hogares chilenos desde la traumática crisis de los 80.
Esos fríos números tienen un efecto directo: matan personas. Un país empobrecido tiene menos recursos para construir hospitales, formar médicos, vacunar a su población y tratar las aguas servidas. La relación es directa: mientras más rico es un país, más viven sus habitantes: 85 años en Singapur contra 59 en Somalia; 84 en Suiza contra 53 en la República Centroafricana. Mientras más ingreso per cápita, menos niños mueren antes del año de vida: 0,1% en Luxemburgo contra 8,7% en Sierra Leona.
Lo mismo ocurre dentro de cada país. Una familia más pobre se alimenta peor, vive en un ambiente más insalubre y, en consecuencia, muere antes. En promedio, una mujer de Vitacura o Providencia llega a los 88 años de edad. En La Pintana, solo a los 77. Son 11 años robados por la pobreza. Un niño nacido en Tiltil tiene el doble de probabilidades de morir antes del año de vida (1,02%) que uno que tuvo la suerte de nacer en Las Condes (0,49%).
La pobreza enferma y mata. Y también lo hacen las crisis económicas.
“El crecimiento económico es el factor más importante en la duración de la vida”, concluye el profesor de epidemiología de Yale Harvey Brenner, tras un estudio que comprobó la relación directa entre cesantía y mortalidad. “El empleo es el elemento esencial del estatus social y tiene consecuencias muy importantes para la autoestima”, dice Brenner. “Cuando lo pierden, las personas se vuelven más susceptibles a la depresión, las enfermedades cardiovasculares, el sida y muchos otros males que aumentan la mortalidad”.
Otro estudio, del Hospital Universitario de Copenhague, Dinamarca, comprobó que los pacientes con problemas cardíacos tienen 50% más riesgo de fallecer si pierden su empleo; la cesantía resulta más mortífera que tener diabetes o infartos previos.
Una investigación de científicos estadounidenses y canadienses que analizó más de 20 millones de pacientes en todo el mundo concluyó que el riesgo de muerte entre los cesantes es 63% mayor que entre quienes tienen trabajo.
Pues bien, en Chile, 56.986 empresas, que emplean a 786 mil personas, ya se han acogido a la ley que les permite suspender el pago de sueldos. Sumemos a los 300 mil chilenos que fueron despedidos solo en marzo, y tenemos ya a más de un millón de personas que se quedaron sin su fuente de ingresos o están en serio riesgo de perderla, al menos temporalmente, quedando acogidos solo al seguro de desempleo.
Y esto sin contar los efectos, muy difíciles de medir, de la cuarentena sobre la obesidad, el alcoholismo, la drogadicción, la depresión o la violencia intrafamiliar, males que empeoran la calidad de vida y provocan miles de muertes cada año en Chile.
¿Por qué, pese a toda esta evidencia, salvar la economía sigue pareciendo un eufemismo para beneficiar a algunos inescrupulosos?
Probablemente, porque las señales que recibimos desde el mundo del poder son precisamente esas.
Las isapres, después de su numerito de subir el precio de los planes, ahora se dieron el gusto de rechazar o reducir una de cada tres licencias médicas relacionadas con el coronavirus, obligando a la superintendencia a intervenir.
Las AFP Habitat y Capital informaron que planean repartir entre sus dueños $ 46.000.000.000 en dividendos, poco después de que se informara que cada afiliado a las AFP había perdido en promedio dos millones de pesos de sus ahorros en el primer trimestre del año.
En medio de la peor crisis sanitaria, económica y social de nuestra generación, unos enferman, otros se niegan a pagar. Unos pierden sus ahorros, otros reparten utilidades.
“No podemos matar la actividad económica por salvar vidas”, dijo el gerente general de la Cámara de Comercio de Santiago defendiendo la reapertura de los malls, y aunque luego se disculpó, la frase caló hondo. Entonces, cuando el comercio consigue que el gobierno le dé luz verde para reabrir los malls, la sospecha general es que se está pensando más en el bolsillo de sus dueños que en el bienestar de sus trabajadores.
Cuando el gobierno instruye a los empleados públicos volver a sus oficinas, muchos suponen que persigue alguna torcida ganancia particular. Cuando el plan de salvataje a las empresas es más rápido que la todavía pendiente asistencia a los trabajadores informales pauperizados por la crisis, millones de familias se sienten abandonadas a su suerte.
Salvar vidas es la prioridad. Hacerlo depende de un delicado equilibrio entre variables sanitarias, económicas y sociales. Pero, sobre todo, de una población que confíe en que esas medidas buscan el bien común y no el interés de unos pocos.
Es esa confianza la que hoy escasea en Chile.
submitted by jutrozo to chile [link] [comments]


2020.02.25 18:28 Holykris18 Sueño de los Guardianes - Volumen I Parte 1 - Capítulo 2 Proceso

Durante los últimos días, Chris, Guilian y Tsubaki se enfrentan día y noche contra los monstruos del bosque, sin un solo instante para detenerse. Los estragos que hubieran vivido los elfos de la aldea y las aldeas alrededor del bosque, todos ellos, los enfrentan cara a cara, cubriéndose las espaldas. Durante cada enfrentamiento, Tsubaki está observando el más mínimo detalle del poder que utiliza para cazar, cada flechazo, cada salto entre árboles, cada cuchillada, siempre con las palabras de Chris en su mente.
“¿Qué es lo que soy, si no una humana cazadora?” Cuando al fin acaban, después de una semana, se desploman en la casa en la que despertó Chris al inicio de su estancia y conversan después de una muy merecida siesta. Tsubaki le pregunta a Chris y Guilian sobre el poder que sale de sus armas. Ellos, de nuevo con una expresión entre incomodidad y curiosidad le responden que, sin lugar a duda, la energía que percibieron de cada uno de sus ataques es poder elemental.
Más en específico, el poder del elemento Viento, el más raro de los cuatro elementos. Al parecer, sus armas canalizan su poder elemental para mejorar las capacidades de cada ataque. Eso es lo que llegó a observar Chris con su percepción del elemento Tierra, pues cada ataque que lanzaba Tsubaki nunca era en movimiento, siempre desde un lugar fijo de entre los árboles.
Confundida y a la vez consternada, Tsubaki empieza a tener cada vez más dudas acerca del pasado que le contaron los aldeanos desde pequeña:
“En una noche fría y con mucho viento, de entre las hojas de otoño apareció una silueta, una mujer cargando a una bebé durmiendo con un amuleto. La mujer le entregó el infante al jefe de la aldea y le dijo que cuidara de ella, que eventualmente crecería en una poderosa guerrera. Una fuerte brisa levantó las hojas y desapareció sin dejar rastro alguno”
Tsubaki siempre pensó que “poderosa guerrera” significaba que sería una cazadora de monstruos, pero después de pelear a lado de Chris y Guilian se dio cuenta de que hay algo más, oculto dentro de ella. Es así como decide pedirle a Chris que le enseñe a usar este poder que nunca había escuchado en su vida, poder elemental. Al día siguiente, Chris lleva a Tsubaki al campo de entrenamiento de la aldea para tener privacidad y empiezan de inmediato.
Ésta era la primera vez que Chris iba a ser el maestro y no el alumno, así que le enseñaría lo que aprendió en su antiguo hogar. Existen cuatro elementos: Agua, Tierra, Fuego y Viento. Cada uno de ellos representa un aspecto de la naturaleza, la vida y todo lo que existe en nuestro mundo. Como los elementos son los fundamentos del mundo, el poder elemental de un adepto es la expresión de la fuerza de la naturaleza a través del adepto y al mismo tiempo el adepto se expresa a través de cómo interactúa con el mundo.
La forma de expresarse es a través de las ideas, con las cuales se llegan a crear palabras y acciones que moldean al mundo en el que vivimos. Todo empieza con eso, una idea, un pensamiento. Entre más nítida sea la imagen mental, mayor efecto tendrá la idea sobre el poder elemental.
Tsubaki, siendo una cazadora, aclara su mente y se concentra en una imagen mental en concreto. El viento empieza a soplar, las hojas de los árboles hacen ruido en los alrededores por el movimiento. Tsubaki empezó a generar viento a través del bosque y Chris se sorprendió por lo rápido que había aprendido a manejar el poder elemental.
Tras toda una tarde de práctica, Tsubaki pudo generar una ráfaga de viento lo suficientemente fuerte como para empujar objetos algo pesados. Motivada y con seguridad tras un día de entrenamiento, se dirige a la casa del jefe de la aldea, para hacerle preguntas.
Resulta que, el jefe dejó de ser cazador por una herida que recibió de un monstruo. Siendo talentoso, tal vez ya no podría cazar, pero sí liderar a los cazadores, trayendo prosperidad a la aldea. Él mismo entrenó a Tsubaki desde niña para ser cazadora, pero como no era un elfo, sus ataques no iban a ser tan efectivos, por lo que él le dio las armas con las que él era cazador, un arco y flechas y un juego de cuchillos, todos hechos de un material especial que conduce la energía de quien las usa.
De esa forma, Tsubaki, sin quererlo, entrenó su poder elemental y tiene un “contenedor” bastante desarrollado, y ahora, ya podía acceder al contenido de ese contenedor. Ahora Tsubaki era una adepta de Viento.
Ella le hace una última pregunta al jefe de la aldea, ¿dónde está el amuleto con el que me entregaron? El jefe le entrega el amuleto, que colgaba de su cuello por tantos años, y se lo entrega en sus manos. Un pequeño amuleto de lados rectos con símbolos extraños y un dragón en el lado izquierdo curveado, como si faltara una parte.
Estaba claro, ese amuleto lleva pistas acerca del origen de Tsubaki, de quién lleva la otra parte del amuleto. Con un objetivo claro y dos nuevos amigos, Tsubaki decide empezar su viaje al mundo. Ahora Chris, Guilian y Tsubaki se juntan para viajar por el mundo.
Recordando Chris su objetivo original para adentrarse a ese bosque, le pregunta al jefe si conoce al elfo que le salvó la vida al sastre y, en efecto, se trata de él mismo. Chris de inmediato le pide que vaya al pueblo para que le pueda agradecer tras más de 50 años de lo sucedido y tras un periodo de inconformidad, accede.
Una vez que lleguen al pueblo, Tsubaki y el jefe separarán sus caminos y ella empieza a despedirse de todos en la aldea. No es un adiós, sino un hasta luego, porque es seguro que algún día ella regresará, no permanentemente pero sí que les contará todo tipo de historias del mundo exterior.
La salida del jefe y el exterminio de los monstruos fueron incentivos para abrir un paso directo a la aldea para abrirse al mundo y comerciar, pues seguramente el lugar es más accesible y seguro.
Una vez llegando al pueblo del que inicialmente fueron echados Chris y Guilian, Tsubaki y el jefe se separan, pero la despedida es interrumpida por un escándalo a las afueras, trayendo recuerdos agridulces a los dos jóvenes.
Un grupo de viajeros es expulsado del pueblo del mismo modo que ellos dos y terminan acercándose a ellos. Resulta que estos viajeros también son adeptos y tras un breve momento para recuperar el aliento, empiezan a hablar mientras se alejan más del pueblo.
Chris y sus amigos no tienen un destino fijo así que cualquier lugar es un buen comienzo. Los viajeros les cuentan que se dirigen a una nación de adeptos y de inmediato les llama la atención. Resulta que están cerca de una serie de montañas que resguardan una nación de adeptos, todos y cada uno de sus habitantes tienen poderes igual que ellos y es la mejor opción para vivir tranquilamente en un mundo tan hostil.
Dicho lugar se encuentra a unos cuantos días de viaje y deciden sin chistar elegirlo su siguiente destino. Muy seguramente haya pistas de la familia de Tsubaki y será un lugar interesante para Guilian y Chris.
Una vez que llegan a las primeras montañas que le rodean se encuentran con una duda, cómo adentrarse. No hay señales de vigías, caminos ni nada que se asemeje a una entrada o salida del territorio. Chris de inmediato decide inspeccionar el lugar a medida que se van adentrando a la montaña.
Después de algunas horas escalando la montaña Chris detecta unas construcciones dentro de la piedra. Sería imperceptible para adeptos que no fueran de Tierra, y de inmediato Chris mueve la tierra para excavar hacia dentro de la montaña. No se ve mucho desde afuera por el cambio de luz así que Chris y uno de los viajeros deciden entrar a echar un vistazo.
Apenas entrando son apuntados por lanzas de unos hombres con armadura y ellos deciden contar la verdad, que solo quieren entrar al territorio porque son adeptos y les muestran sus poderes. Los demás entran y proceden a hacer lo mismo y uno de los guardias les guía a través de las instalaciones.
Resulta que entraron a los túneles restringidos a los civiles por el cual vigilan el exterior y el camino al territorio y al fin entienden el comportamiento del principio. ¿Cuántos ataques habrán recibido en el territorio para hacer una red de vigilancia dentro de las montañas? A medida que avanzan empiezan a ver una luz al final del túnel y de inmediato empiezan a acelerar el paso.
Cuando salen, se dan cuenta de que están justo en el lugar que les habían prometido, la nación de adeptos, Vodheim. La ciudadela que ven desde lo alto de una de las montañas internas se ve como nada que se imaginaban, caminos perfectamente alineados, edificios mucho más altos que cualquier construcción en cualquier pueblo y aldea conectados por puentes.
A lo lejos, más montañas que rodean el territorio y se ven completamente verdes y al alejarse de la montaña por la que salieron se dan cuenta que la superficie está trabajada para tener cultivos en toda su superficie. Hazañas como esa es imposible si eres un agricultor sin poderes.
Cuando llegan a la entrada de la ciudadela el guardia que los encaminó les dice que deben “registrarse”, crear una identidad con la cual vivir dentro del territorio. El registro no es muy exigente, nombre, elemento al que eres afín, habilidades alternativas, pero lo curioso es que, de forma totalmente opcional, se te pregunte tu origen.
Una vez terminado el registro, les dan una pequeña carta con la información que dieron, algo llamado “credencial” y que deben llevar consigo en todo momento. Algo curioso son los símbolos que está en las esquinas superiores, el de la derecha es la insignia de Vodheim, una gota de rocío rodeada de montañas, haciendo clara alusión a las montañas que rodean al territorio, pero la gota en el centro ¿qué representa? En la esquina superior izquierda hay seis círculos de distintos conjuntos de colores, uno de ellos con los colores de Vodheim, azul y gris verdoso.
Después de echarle un vistazo a la credencial, son encaminados hacia el interior de la ciudadela y de repente el cielo se ilumina por unos instantes y escuchan un estruendo. Algo sucedió, recién entrando al territorio y siguen el ruido hasta su origen. Una multitud de personas están rodeando a un hombre extraño, portando una enorme espada y armadura y a su alrededor hay algunos guardias caídos y civiles, los daños en la zona indicando que hubo combate.
Un solo joven estaba apenas manteniéndose de pie, con todas sus fuerzas concentra lo último de su poder elemental en su puño y le lanza un golpe. El hombre misterioso desvía el ataque con su espada y arremete contra lo que le queda de vida. En menos de un parpadeo se escucha un sonido metálico, Chris desenvainó su espada y bloqueó el ataque al joven.
La fuerza aumentada y su espada son apenas suficientes para detener la espada del hombre misterioso, en un solo cruce de miradas queda claro, ambos retroceden y anuncian que ahora están en un duelo, y como es costumbre de guerreros, intercambian unas palabras. El hombre misterioso se presenta, Caellach, el Ojo de Tigre y General Imperial, algunos civiles confirman que sus aldeas fueron atacadas por gente con esas armaduras y uniformes, por lo que su presentación es más que fidedigna.
Chris también se le presenta, “Me llamo Chris, un hombre perdido y sin futuro claro”, patea el cuerpo del joven malherido hacia atrás de él y le cae a una chica de cabello largo y oscuro y le dice que lo lleve de inmediato con algún curandero. De inmediato Guilian carga al joven y Tsubaki le pide a la chica que los guíe y ella empieza a hablar temblorosa y empieza a correr, y ellos terminan siguiéndola.
Chris pone una postura con su espada y recibe de lleno el ataque de Caellach, el sonido del choque es suficiente para saber que ambos tienen la misma fuerza. Uno, dos y hasta tres golpes más y todos los bloquea Chris, no los desvía, los detiene de frente. Un choque más y se mantienen forcejeando las espadas para desestabilizar al otro, un paso en falso y sería la derrota.
Caellach deja de poner fuerza y hace que Chris pierda el equilibrio, en ese solo instante le arremete un espadazo directo a su pecho, pero Chris también tenía planeado fingir perder, pues gira su cuerpo boca arriba, pasando la espada de Caellach a escasos centímetros frente a él, golpea su espada con la suya con tal fuerza que la termina rompiendo y cayendo al suelo de espaldas.
De inmediato retrocede Caellach e intenta asimilar lo sucedido, mientras la multitud alrededor se queda pasmada. Chris se pone de pie y le dice que el combate ha terminado, pues ya no tiene un arma con el cual pelear contra su espada. Caellach solo sonríe, con una expresión muy clara, pues toda la cara decía que quiere seguir combatiendo, pero le da la razón.
Caellach saca de su armadura un pequeño objeto circular y lo avienta al suelo, este genera un disco que libera una columna de luz que se va lejos al cielo y les da la orden a sus hombres de retirarse. Estos se introducen a la columna de luz y le dirige unas últimas palabras a su nuevo rival: “Es una pena que no trajera mi verdadera espada, el Colmillo de Dragón, pero ten por seguro que la próxima vez pelearemos hasta que solo uno quede de pie y empuñando su espada. Hasta entonces, Chris”
Chris le responde con un simple “Haz lo que quieras, Caellach” y le hace una seña con su espada, dándole a entender que acepta el reto dónde y cuándo se vuelvan a encontrar. Se dice que cuando dos personas pelean, están expresando su verdadero interior, sin mentira alguna, por ello, independientemente del género, edad o cultura, en un duelo solo existen las dos personas en su mundo exclusivo, y es inevitable desarrollar cierta simpatía, por lo que ambos guerreros suelen volverse rivales.
Con un nuevo rival en el mundo y marcando un antes y un después en Vodheim en su primer día, Chris y sus amigos jamás pudieron imaginarse que este encuentro solo sería el inicio hacia una serie de eventos que cambiaría al mundo a un futuro incierto y desmesurado. El principio del fin y el fin del principio.
submitted by Holykris18 to u/Holykris18 [link] [comments]


2019.12.30 21:25 guicho_20 Comunismo en la Biblia de José Porfirio Miranda.

Este texto lo saque de aquí: https://cefmiranda.org/esp/2016/03/03/porfirio-miranda-y-el-comunismo/
Por Joseph Ferraro Serra[1]
  1. Comunismo en la Biblia
Antes de empezar nuestra intervención, es preciso recalcar que cuando Porfirio Miranda habla de comunismo y lo defiende no se trata de la versión que existía en la Unión Soviética, el cual, como él apunta muy atinadamente, fue más bien un capitalismo de Estado.[2] Cuando Porfirio habla del comunismo, se refiere al comunismo de la Biblia.
“Que un cristiano se diga antimarxista, puede comprenderse”, nos dice Porfirio Miranda en su libro Comunismo en la Biblia, pues “hay numerosas variedades de marxismo, y es posible que ese cristiano se refiera a alguna de las muchas filosofías materialistas que se autodenominan marxistas aunque tienen muy poco que ver con Marx”.
“Que un cristiano se diga no sólo antimarxista sino también antiMarx, probablemente se debe a que no ha leído a Marx completo y su odio adolece de simple ignorancia.”
“Pero que un cristiano se diga anticomunista, eso ya es otra cosa y constituye sin duda alguna el mayor escándalo de nuestro siglo.”[3]
Éstas son las palabras iniciales del libro mencionado de Porfirio Miranda. Es preciso entonces preguntar ¿por qué, de acuerdo con él, el anticomunismo por parte de los cristianos constituye el mayor escándalo del siglo pasado y, como Porfirio seguramente diría, del nuestro también?
Porfirio mismo nos proporciona la respuesta a nuestra interrogación. De acuerdo con él, la idea de comunismo está con todas sus letras en el Nuevo Testamento, al grado de que en estos veinte siglos nadie ha sido capaz de dar una mejor definición de lo que es el comunismo que la formulada por San Lucas en Acto 2,44-45 y 4,32-35. La definición misma de comunismo que Marx toma de Louis Blanc, “de cada uno según sus capacidades, a cada uno según sus necesidades”, está inspirada en la formulación que Lucas redactó dieciocho siglos antes, si no es que copiada de ella.[4]
Sin embargo, a pesar de esto, de acuerdo con Porfirio se habla generalmente en el mundo de “defender del comunismo a la civilización cristiana”. Por ello Porfirio, tal vez un poco molesto, replica que “no hay palabras para enfatizar suficientemente esta exclamación: ¡Pero si la iniciativa comunista en la historia de Occidente es iniciativa cristiana!… ¿Qué especie de locura se ha abatido (sobre el mundo occidental para que combata) como a máximo enemigo lo que es el proyecto cristiano por excelencia?” Por tanto, Porfirio recalca que “no hay demos­tración más clara del lavado cerebral a que nos tiene sometidos el establishment, que el hecho de que la concepción oficial y divulgada del cristianismo sea anticomunista”.[5] [6] [7]
¿Realmente es cierto lo que Porfirio ha afirmado en referenci a a la concepción oficial de la Iglesia, o exagera? Para llegar a la respuesta, demos un breve repaso a los pronunciamientos papales acerca del comunismo o el socialismo.
Como el lector ha de saber, la Revolución francesa y la Revolución industrial fueron responsables de la formación de la hegemonía burguesa en Occidente y de la constitución de dos nuevas clases sociales, de acuerdo con el papa Pío XI, “la una, con ser la menos numerosa, gozando de casi todas las ventaj as que los inventos modernos proporcionan tan abundantemente; la otra, en cambio, compuesta de ingente muchedumbre de obreros reducida a angustiosa miseria,
luchando en vano por salir de las estrecheces en que vivía”,6 recurriendo algunos a métodos violentos.7 O así como anotó el papa León XIII, “un número sumamente reducido de opulentos y adinerados ha impuesto poco menos que el yugo de la esclavitud a una muchedumbre infinita de proletarios”,8 convirtiendo a los obreros en una clase revolucionaria,9
Debido a las graves injusticias practicadas en contra de los obreros por la hegemonía burguesa, pronto surgieron varias corrientes socialistas que cuestionaban dicha hegemonía, la más importante de las cuales fue, por supuesto, de inspiración marxista. Aunque León XEH apuntó lo ya citado en referencia al capitalismo, tuvo mucho más que decir del comunismo o del socialismo.
Si vemos la encíclica Rerum novarum de 1891, la primera de una serie de cartas pastorales sobre el problema social, y la que forma la base para la doctrina social católica, encontramos que este papa expresó su pensamiento en el sentido de que la doctrina socialista ataca el fundamento principal del orden social en tanto que niega el derecho a la propiedad privada.10 Por tanto, el Papa apuntó que el socialismo es una peste’1 que presenta “el derecho de la propiedad como pura invención humana”. El socialismo proclama, además, la comunidad de bienes y “declara que no puede tolerarse con paciencia la pobreza y que es lícito violar impunemente el derecho de propiedad de los ricos”.12 Además el socialismo o el comunismo constituía “el cáncer mortal que” estaba “invadiendo las articulaciones más íntimas de la sociedad humana, poniéndola en peligro de muerte”.13 Al fin, aunque la miseria de los proletarios según León XIII se debe a abusos en el sistema capitalista, a un capitalismo liberal, lo que los socialistas pretenden es mucho peor: al negar el derecho a la propiedad privada quieren destruir el fundamento de la sociedad y, por tanto, a la sociedad y a la civilización misma. Según León XIII, los socialistas atizan “el odio de los indigentes contra los ricos, tratan de acabar con la propiedad privada de los bienes”, pequdican “a las propias clases obreras”, ejercen “violencia contra los legítimos poseedores, altera la misión de la república y agita fundamentalmente a las naciones”.14
Por supuesto, cuando León XIII apunta que los socialistas niegan el derecho a la propiedad privada, se refiere al dominio individual sobre medios sociales de producción y no sobre bienes de consumo. Luego, es claro que al negar el derecho individual sobre los medios sociales de producción, los socialistas no ponen en tela de juicio a cualquier tipo de sociedad sino a la sociedad capitalista, la que no se identifica con la civilización ni tampoco con la abstracción “sociedad”. No se sigue, por tanto, que al negar el derecho individual sobre los medios sociales de producción, los socialistas deseen destruir a la sociedad misma. Apesar del hecho recalcado por Porfirio en el sentido de que el proyecto comunista es cristiano, por lo menos en el caso del papa León XIII se ve claramente que, en las palabras de Porfirio, “la concepción oficial y divulgada del cristianismo [es] anticomunista”.15 Y no sólo es anticomunista sin más; para León XÍTT es obligación de la Iglesia enseñar “las doctrinas y los preceptos que garantizan la salvación y la tranquilidad de la sociedad [capitalista moderna] y detienen radicalmente la funesta propaganda del socialismo [el subrayado es nuestro]”.16 Para cumplir con esta función, nos dice León XIII, “la Iglesia de Cristo posee para combatir la plaga del socialismo medios más eficaces que todas las legislaciones humanas, que todas las prohibiciones de los magistrados y que todas las armas militares”. Sólo necesita que los gobiernos “devuelvan a la Iglesia su eterna libertad para que ésta pueda desplegar con eficacia su benéfico influjo en favor de la sociedad humana”.17 Se trata, pues, no sólo de una condena del comunismo sino también de un tipo de cruzada en su contra. ¿Qué podemos decir de la postura sobre el comunismo de Pío X3, el segundo papa en importancia referente a la formulación de la doctrina social católica?
Para conmemorar el cuadragésimo aniversario de la Rerum novarum de León XIII, Pío XI emitió una encíclica social intitulada Quadragesimo anno. Según Pío XI, esta doctrina comunista había merecido la condena de la Iglesia repetidas veces. En 1846 Pío IX (Quipluribus) vio los peligros del comunismo y afirmó que era una “doctrina totalmente contraria al derecho”, una “doctrina que, si se admitiera, llevaría a la radical subversión de los derechos, bienes y propiedades de todos y aun de la misma sociedad humana”. En 1878 León XHI
(Quod apostolici muneris) definió el comunismo como una “mortal enfermedad que se infiltra por las articulaciones más íntimas de la sociedad humana, poniéndola en peligro de muerte”.18 Y el mismo Pío XI, debido al gran peligro que el comunismo se presentaba para la civilización capitalista y la religión, lo condenó en Miserentissimus redemptor (1928), Quadragesimo anno (1931), Caritate Christi (1932), Acerva animi (1932), Dilectissima nobis (1933),19 y dedicó una encíclica entera a esta condena, la Divini redemptoris en 1937. De esta manera, según Pío XI el papado había 2llamado la atención sobre el peligro comunista con más frecuencia y de un modo más persuasivo que cualquier otra autoridad pública terrena.”20
En resumen, para Pío XI el comunismo “proponía un remedio que, siendo mucho peor que el mismo mal, arrojaría a la sociedad humana en mayores peligros”,21 el comunismo es “un sistema lleno de errores y sofismas, contrario a la razón y la revelación divina; un sistema subversivo del orden social [capitalista], porque destruye las bases fundamentales de éste; un sistema desconocedor del verdadero origen, de la verdadera naturaleza y del verdadero fin del Estado; un sistema, finalmente, que niega los derechos, la dignidad y la libertad de la persona humana”.22
En la encíclica Divini redemptoris de 1937, escrita en ocasión de la guerra civil o revolución comunista que estaba tomando lugar en España, Pío XI relató la barbarie de las persecuciones comunistas en contra de la Iglesia. Sin embargo, sin querer justificar las persecuciones por nuestra parte, hay que recordar que los pontífices se habían pronunciado antes en favor de una cruzada en contra del comunismo, y al parecer Marx y Engels la mencionan en el Manifiesto del Partido Comunista de 1848.23 Por ello, ¿qué más podía esperar la Iglesia oficial de los comunistas?
Sin embargo, Pío XI hace notar que los comunistas han cambiado de táctica. “Los jefes del comunismo aparentan ser los más celosos defensores y propa­gandistas del movimiento por la paz mundial”; en algunas partes del mundo, “los
comunistas… invitan a los católicos a colaborar amistosamente con ellos en el campo del humanitarismo y de la caridad”.24 Incluso, hay socialistas moderados que prometen “abstenerse de toda violencia”.25 De cualquier manera, Pío XI recalca que aun “si acaso el socialismo, como todos los errores, tiene una parte de verdad (lo cual nunca han negado los Sumos Pontífices), el concepto de la sociedad que le es característico y sobre el cual descansa, es inconciliable con el verdadero cristianismo. Socialismo religioso y socialismo cristiano son términos contradictorios: nadie puede al mismo tiempo ser buen católico y socialista verdadero”.26 A fin de cuentas, para Pío XI “el comunismo es intrínsecamente malo, y no se puede admitir2 una colaboración “con el comunismo en terreno alguno”.27 Así como en el caso de su antecesor, León XIII, Pío XI consideró que una finalidad de la Iglesia es desterrar el comunismo.28 ¿Que podemos decir de Juan XXIII, el papa responsable de convocar al Concilio Vaticano II?
Aunque Juan XXIII empleó una táctica diferente con los comunistas, en el sentido de que en la época moderna la Iglesia “prefiere usar de la medicina de la misericordia más que de la severidad” y que “piensa que hay que remediar a los necesitados mostrándoles la validez de su doctrina sagrada más que condenándolos”,29 de todos modos hay condenas bastantes explícitas. En su encíclica Mater et magistra de 1961, un poco más de un año antes de reunirse el Concilio Vaticano II, Juan XXIII recordó a los fieles que en los tiempos de León Xm los revolucionarios proponían a los obreros “remedios peores que los males” del capitalismo.30 Más aún, afirmó que la lucha de clases que el marxismo predica va contra la naturaleza y es contraria “a la concepción cristiana de la vida”.31 Por tanto, Juan XXffl dejó en claro que Pío XI ya había manifestado que “la oposición entre comunismo y cristianismo es radical [el subrayado es nuestro]” y que “de ningún modo puede admitirse que los católicos militen en las filas del socialismo moderado”.32
25 Pío XI, Quadragesimo amo, p. 71.
16 Ibid., p. 77.
Por supuesto, hay una condena de ateísmo que, a su vez, implica una condena de la doctrina económica del comunismo. En la encíclica Mater et magistra, sin mencionar al comunismo por su nombre, Juan XXIII señala que “el aspecto más siniestramente típico de la época moderna consiste en el absurdo tentativo de querer reconstruir un orden temporal sólido y fecundo prescindiendo de Dios”.33 O, dicho de otro modo, para el papa “el error más radical en la época moderna es el de considerar la exigencia religiosa del espíritu humano como expresión del sentimiento o de la fantasía, o bien como un producto de una contingencia histórica, que se ha de eliminar como elemento anacrónico o como obstáculo al progreso”.34 Esta teoría no sólo pone en peligro el fundamento mismo de un orden social sólido, es decir, el de la propiedad privada sobre los medios sociales de producción, sino que constituye un peligro para la paz del mundo: “Cualquiera que sea el progreso técnico y económico”, nos dice el papa Juan XXIII, “no habrá en el mundo justicia ni paz, mientras los hombres no vuelvan al sentimiento de la dignidad de criaturas y de hijos de Dios”.35
Por supuesto Pablo VI, el papa que llevó al Concilio Vaticano II a su terminación, también condena el comunismo, sea como una doctrina atea, sea como una doctrina económico-social. En su encíclica Ecclesiam suam (1964), Pablo VI habló de que muchas personas profesan abiertamente su impiedad de ser ateos; y, más aún, “la sostienen como programa de educación humana y de conducta política, en la ingenua pero fatal convicción de liberar al hombre de viejos y falsos conceptos de la vida y del mundo para darles en su lugar, según dicen, una concepción científica y conforme a las exigencias del progreso moderno”.36 Según Pablo VI, este ateísmo es “el fenómeno más grave de nuestro tiempo”. Dicha teoría, al negar la existencia de Dios, “es fundamentalmente equivocada: no responde a las exigencias últimas e inderogables del pensamiento, priva al orden racional del mundo de sus bases auténticas y fecundas, introduce en la vida humana no una fórmula que todo lo resuelve, sino un dogma ciego que la degrada y la entristece y destruye en su misma raíz todo sistema social que sobre ese concepto pretende fúndarse”. A fin de cuentas, “no es una liberación,
sino un drama que intenta sofocar la luz del Dios vivo”.37 Estas razones, dice Pablo VI, lo obligan, y con él a todas las personas que “estiman los valores religiosos, a condenar los sistemas ideológicos que niegan a Dios y oprimen a la Iglesia, sistemas identificados frecuentemente con regímenes económicos, sociales y políticos, y entre ellos especialmente el comunismo ateo [el subrayado es nuestro]”.38
En 1971, alrededor de 6 años después del Concilio, Pablo VI, en su encíclica Octogésimo veniens, siguió en la misma línea respecto al comunismo. Al parecer, el experimento de realizar el diálogo y una cooperación con marxistas en relación con los problemas sociales en países no socialistas no resultó como se esperaba. En vez de que los cristianos convirtiesen a los comunistas, los comunistas parecen haber convertido a los católicos. Por ello, Pablo VI advirtió que “el cristiano que quiere vivir su fe en una acción política concebida como servicio, tampoco puede adherirse sin contradicción a sistemas ideológicos que se oponen radicalmente o en los puntos sustanciales a su fe y a su concepción del hombre”; en especial, no puede acercarse “a la ideología marxista, a su materialismo ateo, a su dialéctica de violencia y a la manera como ella entiende la libertad individual dentro de la colectividad, negando al mismo tiempo toda trascendencia al hombre y a su historia personal y colectiva”.39 Entre el liberalismo y el comunismo, el peor de los dos para el papado, como debe ser obvio, es el comunismo ateo.
Siguiendo con el tema del socialismo y el marxismo, nos dice Pablo VI que “hoy día, los cristianos se sienten atraídos por las corrientes socialistas y sus diversas evoluciones”. Sin embargo, recuerda a los fieles que se trata de ideologías que son incompatibles con la fe.40 Huelga decir que, con respecto al comunismo, el papa Juan Pablo II ha seguido en la misma línea que sus antecesores.41
Hemos visto que para fines de diálogo Juan XXIII, Pablo VI e incluso el Concilio Vaticano II condenaron el comunismo bajo la etiqueta del ateísmo,42 algo que se encuentra también en Juan Pablo II.43 Porfirio se percató de este hecho y tuvo la crítica correspondiente. Después de señalar que “los marxistas
nIbid., p. 88.
39 Pablo VI, Octogésima adveniens, p. 26.
*°Ibid., p. 31,34.
últimamente nos han estado haciendo el favor de promover la idea [del comunismo] en ausencia nuestra, en culpable ausencia nuestra”, critica la identificación del comunismo con el marxismo. Para él, ‘ ‘identificar comunismo con marxismo implica ignorancia crasa de la historia. No es cierto que el establishment esté luchando contra el materialismo ateo, como se dicen a sí mismos los poderosos para tran­quilizar sus conciencias; esa su lucha represiva viene de mucho antes, existió durante muchos siglos en los que ningún comunista era materialista y ningún comunista era ateo, y ni siquiera existían el materialismo ni el ateísmo. El marxismo es un mero episodio en la historia del proyecto comunista. El Papa y los otros poderosos de la tierra no están combatiendo contra el ateísmo sino contra nosotros que somos cristianos, que creemos en Dios y en Jesucristo, y que lo único que queremos es realizar el Evangelio”.44
Por tanto, Porfirio observa que “el denunciar el materialismo es un mero pretexto para la persecución anticomunista; si ese pretexto no existiera, los señores inventarían otro, como de hecho inventaron otro durante la Edad Media, y otros diferentes en el siglo XVI, y otros más en los siglos XVII y XVHI. Si el materialismo fuese la razón de la persecución anticomunista ¿cómo se explica que persiguieran al comunismo desde mucho antes de que existiera el materialismo? No, lo que persiguen y reprimen es el comunismo en cuanto tal, ¡pero el proyecto comunista está defendido explícitamente en la Biblia como propio y característico del cristianismo, no lo inventaron ni los marxistas ni los grupos cristianos medievales o modernos”.45
Por tanto, señala Miranda, “cuando la propaganda doctrinal oficial afirma que la idea comunista no es separable de las ideologías materialistas, está negando hechos tan evidentes e inocultables como la luz del sol: en el primer cristianismo y durante dieciocho siglos existió la idea comunista sin materialismo de ninguna especie. Y hoy mismo ¿qué relación lógica puede señalarse entre ‘tener todo en común’ (Act 2,45) y negar la existencia y eficacia del espíritu? La verdad es precisamente al revés: que el comunismo no puede realizarse si no reconocemos la infinita respetabilidad de Dios en cada uno de los prójimos… El fracaso del comunismo soviético tiene que ver con eso”, que en la URSS lo que había es capitalismo de Estado, no comunismo. “Entonces ¿por qué el cristianismo oficial hace la guerra contra” un modo de vida que está expresamente patrocinado en
los orígenes “del cristianismo y que lógicamente sólo puede realizarse con base en auténtico cristianismo? Negar la existencia del espíritu es más bien inseparable de buscar cada uno su propio provecho y ganancia egoístamente, como el capitalismo enseña”. Difundir que “el comunismo no se puede separar del mate­rialismo es una falsedad monstruosa ‘a la Hitler ’, que mienten con tanto mayor aplomo cuanto más falsas son. Examinada objetivamente, es la inversión diametral de los hechos reales”.46 La Iglesia oficial, por tanto, de acuerdo con la verificación de las primeras aseveraciones de Porfirio, ha sido y es anticomunista y, en consecuencia, anticristiana.
“Quítense también la idea de que a nosotros, —prosigue Porfirio— aunque no neguemos el espíritu, nos importe más lo material que lo espiritual”. De acuerdo con él, “en primer lugar, el criterio final que Jesucristo dejó establecido como único es ‘tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, era forastero y me acogisteis, estaba desnudo y me vestísteis, enfermo y me visitasteis, encarcelado y vinisteis a verme’ (Mt 25,3 5s)”. Porfirio recalca que “si eso es preocuparse más por lo material que por lo espiritual, el pretendido esplritualismo oficial debe dirigir su acusación sin rodeos contra Jesucristo mismo”.47 Porfirio pregunta ¿cómo se puede dar de comer a todos los que tienen hambre si se dejan “los medios de producción en manos privadas que necesariamente los destinan para el aumento del capital y no para la satisfacción de las necesidades de la población?” Pregunta dónde hay mayor espiritualidad, ¿en tranquilizarse con el pensamiento de que “siempre ha habido muertos de hambre?”, o en querer ser fiel “a Jesucristo poniendo todos los medios para darles de comer a los hambrientos sabiendo que se arruinará uno su futuro y su prestigio social” y que uno se expone “a la represión, a la cárcel, [y] a la tortura”, algo que estoy seguro que Porfirio aplicaría también a los teólogos de la liberación a pesar de la crítica que hace a esta corriente. De lo anterior se colige que aquí hay para Miranda otra evidencia de que “el enfrentamiento es de una interpretación de la Biblia contra otra, no de cristianos contra ateos. Con la diferencia de que” los cristianos comunistas toman “el mensaje de Jesucristo a la letra y sin glosa”.48
*La parte faltante esta en el link. Este texto es una "reseña" de Joseph Ferraro Serra sobre el texto Comunismo en la Biblia de Porfirio Miranda. Hice el pegado tal y como esta en la página.
submitted by guicho_20 to mexico [link] [comments]


2019.12.30 02:57 alforo_ La vigésimo quinta Conferencia de Partes, también conocida como COP25 o Cumbre del Clima de Chile-Madrid, ha fracasado estrepitosamente. ¿Por qué?

Respuesta simple y breve:
Dentro del capitalismo es imposible dar una solución a la crisis climática, porque es el capitalismo quien la genera, necesariamente.
Ampliando un poco la respuesta:
La situación es ya tan apurada que ni siquiera se puede intentar maquillar. En esta cumbre, al contrario de las anteriores, no se ha podido hacer ver que se hace algo cuando en realidad no se hace nada. Ya estamos en el tiempo de descuento, y ya está claro que no hay manera. Cualquier medida estructural de las que se tienen que tomar ya atenta directamente contra el capitalismo, así que al final no se toma ninguna medida.
Pero si sigue el capitalismo, no seguirá el clima. No seguirá la civilización. No seguirá la Humanidad. Y, obviamente, tampoco seguirá el propio capitalismo, pero para cuando eso pase ya será demasiado tarde.
Como ven, la cosa es muy simple. Hemos fracasado porque con el planteamiento que había era imposible triunfar. Si no empezamos por el abandono del capitalismo no hay absolutamente nada que hacer. En la lucha contra el Cambio Climático ése debe ser el primer y principal paso. Cualquier otra estrategia está condenada al fracaso.
La pregunta clave ahora es:
¿Cómo se siente Vd. después de leer esto?
Si es Vd. un lector asiduo de este blog, nada de lo que he escrito arriba le habrá sorprendido. Ya hemos presentado a lo largo y ancho de estas páginas sobradamente datos para hacer comprender que no hay ninguna solución a nuestros problemas de sostenibilidad (de los cuales la crisis ambiental solo es una parte) que no pase por el abandono del capitalismo.
Pero si es Vd. un lector casual o accidental, seguramente se siente ahora mismo... incómodo. Incómodo, sí, porque he entrado directo a decir, sin paños calientes, que hay que abandonar el capitalismo.
Si Vd. no me conoce, pensará quizá que soy un idealista, o un ingenuo, o un radical con una fuerte agenda política, o un loco con ansias destructivas, o qué se yo. Pero en realidad soy un científico, y he llegado a esta conclusión simplemente analizando los datos.
Si ha llegado hasta aquí, estará planteándose dejar de leer. Alguien que critica así al capitalismo no sabe de lo que habla, por más científico que diga ser, así que todo lo que haya escrito debajo debe ser absurdo.
En ese caso, tengo otra pregunta para Vd.
¿Por qué le molesta que se critique al capitalismo?
Al fin y al cabo, tenemos libertad de expresión, ¿no?, así que podemos hablar de todo, siempre que se haga de una manera respetuosa y razonable. Además, Vd. mismo sabe de sobras que hay cosas que no funcionan bien en el capitalismo, no es un simple ni un fanático. Quizá esté Vd. pensando que, bueno, el capitalismo ha demostrado ser un sistema que funciona, y si lo abandonásemos, como digo yo, sería el desastre, habría desempleo, hambre, revueltas... No hay otros sistemas alternativos, el comunismo demostró ser mucho peor y mucho más autoritario. ¿Qué estoy proponiendo yo, entonces? ¿Pretendo colar un discurso marxista haciéndolo pasar por ecologista, aprovechándome de los males del planeta para colarla bien gorda? ¿Qué alternativas estoy dando yo? Además, se tendría que preguntar a la gente, no intentar imponerle nada a nadie, por más científico que sea.
Y aquí de nuevo se estará planteando dejar de leer.
Tranquilícese. Yo no he venido a proponer una alternativa, porque los sistemas sociales se tienen que construir por consenso. En particular, yo no vengo a venderle el comunismo, porque el sistema comunista, tal y como ha funcionado en la Tierra, es capitalismo de estado y por tanto adolece exactamente de los mismos problemas en materia de sostenibilidad, con el agravante de que encima es represivo y no democrático.
Yo solo he venido a explicarle por qué el capitalismo ya no funciona. Por qué, a pesar de sus logros del pasado, solo va traer sufrimiento y eventualmente nuestra destrucción en el futuro. Por qué tenemos que abandonarlo.
Yo solo soy el doctor que viene a darle el diagnóstico. Lo que haya que construir después es una cosa que tendremos que hablarla entre todos. Pero lo primero es entender por qué el capitalismo es el problema.
Y por qué Vd., si aún se atreve a seguir leyendo, se siente tan incómodo.
Por qué el capitalismo es insostenible.
Por algo muy sencillo.
El capitalismo necesita del crecimiento exponencial.
Le pongo un ejemplo sencillo. Coja una calculadora y sígame.
Hemos oído miles de veces que para que España cree empleo neto, el PIB tiene que crecer como mínimo un 2,2% anual. Que por debajo del 2% de crecimiento en España se destruye empleo.
Vamos a suponer que en España el Productor Interior Bruto anual o PIB (valor monetario de todos los bienes y servicios producidos en un territorio durante un período de tiempo) creciera siempre un 2% de media.
Crecer un 2% anual significa multiplicar por 1,02 cada año. Si multiplicamos ese 1,02 anual 25 veces, para saber que nos da al cabo de 25 años, nos sale 1,64. En suma, que el PIB tendría que crecer un 64% cada 25 años. Y si lo miramos a 100 años vista (es decir, multiplicamos 4 veces por 1,64) nos da 7,24 o, lo que es lo mismo, aumentar el PIB un 624 %.
Fíjense bien lo que estamos diciendo: cada siglo, para que no aumente el paro, tendríamos que multiplicar el PIB por más de 7. Si Vd. no está habituado a trabajar con números quizá no vea la enormidad de esto, pero realmente es algo grave. Para producir tanto PIB España tendría que incrementar varias veces (no 7, pero fácilmente 4 o 5 veces) su consumo de energía y materiales. A veces se explica el cuento de que se puede incrementar el PIB disminuyendo el consumo de energía, pero no es verdad y no ha pasado (de manera consistente) en ningún país del mundo. Encima, la mejor manera de hacer crecer el PIB es aumentando la población. ¿Vd. se imaginan una España con 5 veces más población dentro de un siglo, es decir, con unos 250 millones de habitantes? Y lo peor es que al siglo siguiente debería volver a multiplicarse por 4, hasta los 1250 millones, y en un siglo más ya sería de 6.250 millones, como cuatro veces y media la población actual de la India y el 80% de la población del planeta. Y cada siglo subiendo exponencialmente, de esa manera.
Es obvio que eso no es posible en un planeta finito. Al principio, cuando comenzó la Revolución Industrial, era fácil crecer tanto: éramos pocos, no teníamos de nada, y además disponíamos de muchísimos combustibles fósiles y minerales fáciles de extraer. Pero a medida que la población ha ido creciendo y nos hemos ido desarrollando la cosa se ha ido poniendo cada vez más complicada. Hasta el punto que se está volviendo imposible. Los combustibles fósiles ya no son capaces de seguir nuestro ritmo y, al contrario, su producción empieza a bajar. Los gases resultantes de su quema hacen que el planeta retenga más radiación y se caliente. Hemos contaminado todos los mares, arrasado la mayoría de las pesquerías, polucionado el mismo aire que respiramos. Y ahora tendríamos que multiplicar todo eso por 5 en el próximo siglo. No vamos a poder. No hay recursos suficientes, y el planeta no puede absorber más residuos. Y este planeta es todo lo que tenemos: deje de soñar con colonizar otros planetas.
Pero el capitalismo necesita del crecimiento económico. Entienda esto: lo necesita. Lo define. Sin crecimiento económico no hay capitalismo; habrá otra cosa, pero no será capitalismo.
El capitalismo se caracteriza porque el capital tiene derecho a una remuneración.
En las sociedades precapitalistas, se pagaba por un trabajo, por un servicio. A veces el servicio era impuesto, como la protección que daba el señor feudal a sus vasallos, pero en todo caso se pagaba de lo que había, de lo que se producía. No había necesidad de crecer.
En el capitalismo, al capital que se invierte se le paga un interés. Fíjese bien: el interés es un porcentaje. Yo te dejo el dinero y tú me lo devuelves y además me das un 2% adicional, o el interés que se haya estipulado. Es decir, tú has de trabajar para producir por tanto como te he dejado más un 2% adicional. Has de multiplicar la producción por 1,02 al menos, si quieres devolverme la deuda. Y si el año que viene te vuelvo a dejar dinero para mantener tu actual producción, que ya es un 2% más grande que la del primer año, tendrás que volver a multiplicar por 1,02 para poderme pagar. Y así todo el rato, en 25 años tu producción habrá crecido un 64%, y en un siglo se habrá multiplicado por 7,24, y así todo el rato. Hasta que algo reviente. Las crisis recurrentes del capitalismo, les dicen: hay un momento que algo se rompe, algo no puede seguir creciendo. Entonces se hace borrón y cuenta nueva, y volvemos a comenzar.
Por eso necesitamos crecer siempre: porque los capitalistas necesitan colocar su dinero en múltiples inversiones y que les den rendimiento. Pero el mundo está ya saturado, agotado. No da más de sí. Y los síntomas de este agotamiento se multiplican. Los ríos envenenados, el clima desestabilizado, los recursos agotándose... El capitalismo está llegando a su fin, porque no puede seguir, porque físicamente es imposible seguir. Hasta aquí lo hizo más o menos bien, al menos desde la óptica de los países más desarrollados, pero ya está, estamos llegando al final del trayecto.
Y no se equivoque: los primeros que saben esto son los propios capitalistas. El gran capital internacional es perfectamente consciente de que hemos llegado al final del camino.
El Duelo.
El capital está de luto. Está pasando un proceso de duelo. La doctora Kübler-Ross hizo un modelo para describir las fases típicas por las que se pasa en un proceso de duelo, es decir, las reacciones psicológicas cuando te comunican una noticia grave, y son por estas fases por las que ahora mismo están pasando los principales agentes económicos del mundo, a los que por simplificar llamaremos los capitalistas.




Y mientras el capital tiene su Duelo, el resto de los mortales tenemos el Tabú. El Tabú de no poder decir que el capitalismo no es bueno.
El Tabú.
Todos nosotros, desde muy jóvenes, hemos sido adoctrinados en el discurso del capitalismo. Asumimos de manera natural ciertos aspectos del capitalismo que atribuimos a la naturaleza humana, aunque no sea cierto. Aunque el capitalismo per se sea una cosa relativamente nueva en la historia de la humanidad (no llega a los dos siglos de vida), no queda nadie vivo que pueda recordar ninguna otra cosa, y eso se utiliza para fijar esta idea que los valores del capitalismo (individualismo, egoísmo, competición, obsesión por el consumo y el dinero, despreocupación por las generaciones posteriores...) son realmente sustanciales a los humanos desde siempre.
A esas ideas más o menos concretas y a escala humana, se le une otra idea más abstracta y a una escala social, que es la del crecimiento. Todos tenemos inculcada la idea de que el crecimiento es bueno, porque identificamos crecimiento con bienestar, desarrollo, mejora de las condiciones de vida, libertad... Sin embargo, el crecimiento por sí mismo no significa nada de eso; y resulta obvio que un exceso de crecimiento puede ser negativo (por ejemplo, intentando meter más cosas en un espacio ya lleno, o también si pensamos en una enfermedad o en un tumor). Sin embargo, todos sabemos (porque se nos ha repetido mil veces) que cuando no hay crecimiento nos va mal: hay desempleo, pobreza, crimen, hambre... Se asocia la idea de Crecimiento con la idea de Progreso (la cual es también una idea travestida, porque se asocia el Progreso con la Mejora).
El capitalismo está tan infiltrado en todos los aspectos de la vida que criticarlo nos hace sentirnos incómodos. Todos sabemos que los anticapitalistas son gente marginal, inadaptados, destructivos e incluso parásitos. A quien ataca directamente al capitalismo se le suele criticar que sus hábitos de consumo son posibles gracias al capitalismo, inclusive en aquéllos que se creen más desconectados del mismo, y que eso evidencia la hipocresía de los anticapitalistas. La idea subyacente es que realmente no hay nada fuera del capitalismo, incluso entre los que se empeñan en lo contrario; que el anticapitalismo no deja de ser una excentricidad y un lujo que solo se pueden permitir los que viven en una sociedad capitalista, y que si quisieran ser coherentes deberían irse a vivir a las cavernas y vestirse con taparrabos. Por todo esto, criticar el capitalismo implica superar la vergüenza de la estigmatización, de tener un comportamiento socialmente inaceptable.
Se podría discutir en extenso cuál es el origen de este tabú, y cómo la aparición de la socialdemocracia consolidó la legitimidad del capitalismo ya que la izquierda renunció a intentar superar el capitalismo a cambio del mantenimiento de un Estado del Bienestar (renuncia que por cierto ahora se le paga considerando "radicales de izquierda" a partidos que defienden posiciones socialdemócratas mientras que a un tiempo se va desmantelando el Estado del Bienestar). Lo cierto es que el capitalismo ha conseguido la Hegemonía del Discurso, de modo que actualmente es muy difícil ser tomado en serio cuando se critican las bases mismas del capitalismo (por ejemplo, cada vez que se habla de hacer ciertas reformas que suenan muy radicales hay que aclarar rápidamente que mediante renovables o tecnología en general se va a poder mantener la competitividad y el crecimiento). Quien se sale del guión marcado es criticado con dureza (por ejemplo, a los que hablan de redistribuir la riqueza se les dice que en realidad quieren redistribuir la pobreza) y así todos aprendemos que hay cosas que no podemos decir porque no son de buen tono en las reuniones sociales. Nadie nos ha dicho que no podamos hablar de estos temas, supuestamente tenemos libertad de expresión, pero la Hegemonía del Discurso del capitalismo es tal que nos autocensuramos cuando detectamos que nos vamos a dar de bruces con algunos de los límites impuestos. Y así, aceptando esas convenciones sociales no escritas, vivimos nuestras vidas, esperando ser sujetos productivos y dichosos y no meternos en líos innecesarios.
El problema comienza cuando, investigando, uno encuentra alguno de los múltiples síntomas de que el capitalismo se está estrellando con los límites biofísicos del planeta, y que no va a ser posible seguir manteniéndolo; más aún, que si no paramos el capitalismo cuanto antes van a sobrevenir grandes calamidades a la humanidad. Puede ser por el cambio climático, puede ser por la crisis energética, puede ser por la contaminación de los mares, o por la polución atmosférica, la pérdida de biodiversidad, el envenamiento por plásticos o metales pesados, la disminución de la cantidad de agua potable, la Sexta Extinción, la degradación de las condiciones laborales, el drama de la emigración masiva, la desertización... Y así mil temas mas. Escoja cualquiera, profundice y la misma verdad emergerá: no podemos seguir de la misma manera. Y cuando intente entender por qué seguimos de la misma manera, por qué seguimos emitiendo CO2 y tirando plástico, por qué no nos anticipamos a la crisis energética o a la de desposesión, llegará inevitablemente a la cuestión de que hace falta decrecer. No decrecer para siempre, claro está: decrecer lo justo y necesario para tener un nivel adecuado para todo el mundo y estable, y entonces mantenerlo. Porque, al final, ¿para qué uno quiere crecer siempre?
Es entonces cuando se produce otra manifestación de la Hegemonía del Discurso del capitalismo, conocida como TINA (There is no alternative, No hay alternativa). El convencimiento de la Hegemonía del capitalismo es tal que la mayoría gente cree que, efectivamente, no hay alternativa al capitalismo. Este mensaje, TINA, es repetido frecuentemente en los medios de comunicación, y particularmente cuando los costurones por los que está reventando el capitalismo se hacen más evidentes. TINA tiene un importante efecto desmovilizador: es habitual oír decir que no hay nada que podamos hacer, que no podemos cambiar las cosas, que de nada sirven las pequeñas acciones individuales o colectivas. No es cierto en absoluto, y en la historia de la humanidad un grupo de personas que se decide a levantarse y actuar son capaces de arrastrar a una gran masa que no se atrevía a actuar pero que tenía las mismas motivaciones. Sin embargo, cuesta mucho luchar contra TINA, y requiere mucha pedagogía y paciencia.
Otra de las características de la Hegemonía del Discurso es la del establecimiento de un marco conceptual erróneo. Es común ver en definiciones del capitalismo que se trata de un sistema basado en la propiedad privada de los bienes de producción y en el libre mercado, cosas que son ciertas e importantes para el capitalismo, pero que no lo definen en absoluto ya que tales cosas han existido antes que el capitalismo y seguramente seguirán existiendo una vez el capitalismo desaparezca. La característica verdaderamente distintiva y definitoria del capitalismo es que el capital tiene derecho a recibir una remuneración, que es proporcional a su propio tamaño. Estos errores de planteamiento llevan a una gran confusión en la discusiones: no será la primera vez que me encuentre a alguien a quien no le gusta que yo "ataque el capitalismo" (en realidad, yo critico o más bien expongo sus inconsistencias) porque estoy "atacando" (en el sentido de "querer acabar con") el libre mercado o la propiedad privada. En realidad, el mantenimiento del libre mercado o la propiedad privada es una cuestión de discusión política, pertinente sin duda, pero en realidad independiente (en bastante extensión) de la viabilidad o no del capitalismo, y en todo caso es un tema en el que yo no entro.
También es común encontrarse con quien cree que lo opuesto al capitalismo es el comunismo, y que si uno critica al capitalismo defiende el comunismo. El eje capitalismo-comunismo no tiene nada que ver con el problema de la inviabilidad del capitalismo, entre otras cosas porque el comunismo es también inviable; esa visión es por tanto otro ejemplo más de la reducción de la discusión a única dimensión que es en realidad ajena a la del verdadero problema. Ítem más cuando el paradigma de lo que muchos consideran hoy en día un país comunista es China, que es donde se fabrican los objetos que se consumen en todo el mundo capitalista. A decir verdad, China es hoy en día un sistema de capitalismo de Estado, en el que el Estado detenta la propiedad de todos los medios de producción y ésta se dirige a la acumulación de capital (¿o es que alguien cree que el estado chino dedica sus recursos a satisfacer las necesidades de sus ciudadanos?); la diferencia principal de China con las democracias occidentales es que China es una dictadura, lo cual le hace ser, paradójicamente (o no), más eficiente desde el punto de vista de la producción y la acumulación de capital.
El Tabú del Capitalismo, que como hemos visto va desde la autocensura hasta el derrotismo, pasando por la confusión conceptual, lleva a la futilidad de tantas acciones. Hace poco participé en un grupo donde se discutía hacer un comunicado para denunciar el fracaso de la COP25. En un momento dado, se convino eliminar de él la palabra "capitalismo" porque, según alguien dijo, "los sistemas comunistas también están agravando el problema y particularmente China es el mayor emisor de CO2 del mundo". De modo que al final se descafeinó completamente el comunicado por mor de una absurda linearización del problema, que no entiende que es a través de las otras dimensiones que quedan completamente inexploradas que se debe buscar la solución.
Estar a estas alturas del problema intentando contemporizar con el capitalismo y no llamar a las cosas por su nombres nos lleva, básicamente, a perder un tiempo que ya no tenemos. No hay negociación posible con y en el capitalismo, y en particular con eso que se ha dado en llamar neoliberalismo. No hay ninguna posibilidad de éxito sin salirse previamente de ese marco conceptual. Seamos un poco menos arrogantes: no somos los primeros que hemos intentado "humanizar" el capitalismo. ¿Por qué no íbamos a fracasar como hicieron nuestros mayores? Tendríamos que leer un poquito la Historia y comprender que por esa vía no vamos a ningún lado, no estamos yendo a ningún lado.
La Salida:
Hay que superar el capitalismo. No hay que destruirlo: hay que salir de su trampa lógica. Explicar, mostrar, demostrar y comprender por qué seguir en la línea de progresión que nos marca el capitalismo solo nos va llevar a nuestra destrucción, a nuestra extinción.
Necesitamos comprenderlo para poder pasar página, para empezar a articular una respuesta que merezca la pena. No podemos seguir escribiendo y (limitadamente) divulgando más comunicados que son rápidamente ignorados, ahogados en el fragor de la propaganda que no cesa. ¿De qué sirve que salga mi compañero Jordi Solé diciendo aquello de que "la fiesta se acabado" si a continuación, en la misma tele, en el mismo telediario, te asaltan con el anuncio de una marca de agua, colonia o coche? Y es que, como dice Marcel Coderch, la publicidad debería ser considerada delito de incitación al consumo y completamente prohibida.
Hay que movilizar a la gente, sí, a la ciudadanía. Y se le tiene que hacer comprender que con "el sistema" no se puede negociar. Porque lo que deseamos, porque lo que necesitamos, aunque no lo entendamos, supondría su muerte. ¿Qué podemos negociar, entonces?
Tenemos además el problema de que nuestros representantes no nos representan. Delante del grave problema ambiental, de recursos, de sostenibilidad en suma, que tenemos nuestros representantes se embarcan en discusiones aparentemente técnicas que tras el fárragos de articulados, disposiciones y leyes lo único que procuran es la distracción y la inacción. Todos los términos de la discusión política actual son completamente erróneos: no vamos a solucionar el problema con coches eléctricos, ni con renovables, ni con centrales nucleares, ni con gas natural como combustible de transición, ni con captura y secuestro de carbono, ni con fusión nuclear, ni con eficiencia y ahorro, ni con grafeno, ni con hidrógeno, ni con helio 3 de la Luna, ni con combustibles artificiales, ni con biocombustibles, ni con fracking, ni con carbón limpio, ni con smart grids, ni con el 5G, ni con nada de nada de todo lo que se está oyendo hablar. Solo hay una opción real: decrecer. El decrecimiento es la única salida del atolladero. Y es la única que no se discute seriamente. Nuestros representantes políticos lo saben, pero no quieren llevar la discusión a los términos lógicos, los únicos razonables, los únicos posibles. No se atreven a transitar ese camino, por miedo a la incomprensión ciudadana, sí, pero también y sobre todo por miedo al rechazo y hostilidad del mundo económico. Y, por tanto, no nos representan. No están haciendo aquello para lo que los elegimos, que es buscar nuestro bien. No lo buscan. Únicamente evitan meterse en problemas ellos, al menos durante los 4 años que estén en el cargo.
No podemos negociar con "el sistema", ni podemos esperar que nuestros representantes nos representen. Solo nos tenemos a nosotros mismos para intentar sobrevivir.
No es éste un llamado per se a la desobediencia, pero si a la exigencia. Tenemos que explicar, tenemos que hacer entender, y tenemos que reaccionar ya. Si la ciudadanía no entiende los términos exactos de lo que está pasando y por qué está pasando, seguiremos como los burros dando vueltas a la noria que extrae la vida del planeta. http://crashoil.blogspot.com/2019/12/duelo-tabu-y-capitalismo.html
submitted by alforo_ to podemos [link] [comments]


¿CUANTO TIEMPO LE QUEDA A LA TIERRA? QUE EDAD TIENE LA TIERRA? Cosas que no sabias sobre la tierra LA ESCALOFRIANTE PREDICCION MUNDIAL DE LOS SIMPSON ¿Qué edad dice la Biblia que tiene la tierra? ¿Por qué la Tierra tiene desiertos? - YouTube Las rocas, el diluvio y la edad de la tierra ¿Qué edad tiene el Núcleo Interno de la Tierra? Nueva ...

Calculadora Edad ¿Qué edad soy yo

  1. ¿CUANTO TIEMPO LE QUEDA A LA TIERRA?
  2. QUE EDAD TIENE LA TIERRA?
  3. Cosas que no sabias sobre la tierra
  4. LA ESCALOFRIANTE PREDICCION MUNDIAL DE LOS SIMPSON
  5. ¿Qué edad dice la Biblia que tiene la tierra?
  6. ¿Por qué la Tierra tiene desiertos? - YouTube
  7. Las rocas, el diluvio y la edad de la tierra
  8. ¿Qué edad tiene el Núcleo Interno de la Tierra? Nueva ...

Las 7 predicciones de Stephen Hawking sobre el futuro de la Tierra en los próximos 200 años - Duration: 11:06 ... 7 Cosas que aun DESCONOCES de la TIERRA y Del UNIVERSO - Duration: 7:19 ... Cosas que no sabias sobre la tierra La tierra no tarda en girar sobre su propio eje 24 horas, mas bien tarda 23 horas, 56 minutos y 4 segundos. La Tierra está girando y no sólo eso, también se ... La mayoría en la comunidad científica propone que nuestro planeta tiene 4.6 billones de años de antigüedad. La idea de una tierra vieja nos viene originalmente gracias a los geólogos que ... ¿Qué edad dice la Biblia que tiene la tierra? Francisco Herrera Sánchez. ... Película Sud completa (en español ) -HD - Duration: ... LOS 6000 AÑOS Y EL 2031 LA ÚLTIMA GENERACIÓN ... QUE EDAD TIENE LA TIERRA? QUE EDAD TIENE LA TIERRA? ... LOS SECRETOS DE LA BIBLIA EP2 - Duration: ... Aliens en la luna la verdad al descubierto documental en español - Duration: ... #ciencia #Tierra ExoPlanetas.com El núcleo interno es fundamental para la existencia del campo magnético terrestre que nos protege de la radiación del cosmos... LA ESCALOFRIANTE PREDICCION MUNDIAL DE LOS SIMPSON-un futuro muy oscuro nos predicen los simpson. ... Las 7 predicciones de los Simpsons que se hicieron realidad ... 10 veces en que los simpson ... ¿Por qué la Tierra tiene desiertos? Por la misma razón que tiene bosques lluviosos: ¡¡Las células de Hadley!! ¡Apóyanos en Patreon! https://www.patreon.com...